Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tesis 24. Algoritmo. Triunfo clamoroso

 

© Copyright Fernando Conde Torrens, el 19-4-2.005

 .

 .

 .

……….Ahora que el lector conoce la esencia del método del algoritmo, deseo llevarle al día antes de haberlo descubierto. Parece importante describir a qué problemas se hacía frente y así algunas personas comprenderán los medios puestos a punto para resolverlos.

……….Realmente, y sin ser consciente de ello, el método primero estaba diseñado para separar dos escritos distintos, uno conteniendo doctrina auténtica de una fase añadida que no la contuviera, dando por hecho que ambos tomaban la forma de un relato biográfico. Las frases largas o la multitudes virtuales son pruebas evidentes de estar este método de separación basado en aspectos biográficos. El tácito campo de aplicación se terminó al dejar atrás los Evangelios. Por eso, el fruto en los otros dos escritos, Romanos y Apocalipsis, fue no tan brillante como el logrado con Marcos o Juan original.

……….La Didajé, mostrada hace dos días, fue un paréntesis, de puro sencilla. Con las cartas de Ignacio, la separación se presentaba más complicada. No había relato biográfico, muchos instrumentos del método primero se mostraban inoperantes, no había manera de entrar en los escritos de Ignacio. No había doctrina auténtica a separar de otra falaz. No se daban los supuestos que hacían viable el método primero. Cierto que mostraban indicios extraños, la cantidad de citas, los símiles musicales y una convicción absoluta de querer morir despedazado por las fieras, ante la que uno no sabía cómo posicionarse.

……….Ello exigió un proceso de reflexión y, alguna vez había que confesarlo, de la manera más extraordinaria, llegó la inspiración, tumbado sobre la cama, a media noche de un caluroso día del verano de 1.996. El método surgió de pronto, siguiendo la vieja técnica de que uno pregunta y a la noche, o al día siguiente, llega la respuesta. A eso le llamaban antes consultarlo con la almohada. Un familiar mío usaba la siesta. Yo prefiero la larga noche. Sea como sea, raras veces falla.

……….Lo triunfal del caso es que, yo no lo sabía, pero la carta elegida, la de Ignacio a los Efesios, tenía una característica que me iba a ayudar a obtener grandes frutos, el original tenía argumento. Con el método recién llovido del cielo (es una manera metafórica de hablar) ignoraba qué se iba a conseguir, aunque su evidencia racional me ofrecía esperanzas indudables.

……….Al aplicarlo, y tras un pequeño forcejeo y un ligero ajuste, resultó el original que el lector ya conoce.

……….La pregunta ahora es si tales frutos pueden esperarse siempre. Si cada vez que se aplique el método segundo se conseguirá el original del escrito en cuestión. Y la respuesta ha de ser negativa, pero debe añadirse inmediatamente que se logrará una aproximación útil. En los numerosos casos en que haya que analizar las etapas de redacción de escritos en los que no intervenga doctrina profunda, verdadera, universal, el método del algoritmo permitirá siempre una aproximación a la solución. Felizmente, el método del algoritmo no es el último recurso, queda lo mejor.

……….Veremos hoy las condiciones que debe cumplir el escrito original para ser separado de manera nítida por el método en estudio. La experiencia proporciona tal conocimiento. Por otra parte, tampoco es necesario aplicar el método segundo una y otra vez. Conocidas los trucos del falsificador (llamarle interpolador es elevarlo a una categoría que no tiene, es un villano y un “chorizo”, indigno incluso de llamarse falsario. No diremos que actúa sin vergüenza, aunque lo haga, pero falsificador es lo menos que cabe adjudicarle) puede decirse que el método directo es rápido y eficaz, porque es global.

……….Quiere decirse que cuando tenemos ante nosotros una colección de escritos falsificados supuestamente por la misma persona, el problema está resuelto siempre que hayamos “destripado” una de sus obras, una de sus actuaciones. Diseccionada una de las cartas del falso Ignacio, el resto fue, como suele decirse, coser y cantar. Y ello gracias a que disponíamos ya de todos sus instrumentos, sus muletillas, sus formas de argumentar, las ideas fuerza que inoculaba en los escritos, toda su panoplia falsificadora. Y con ella en nuestro poder, reconocer sus demás actuaciones resultó infalible, incluso monótono.

……….Es como si a una banda de delincuentes habituales, la Policía descubre su modus operandi, el coche con el que se desplazan para sus fechorías, los componentes de la banda, sus domicilios y su lugar de reunión. Hay para elegir cómo se les quiere echar el guante. Pues igual. Conocidas las ideas-fuerza, las muletillas y los modos de argumentar, se subrayan y directamente se elimina en un solo bloque todo la interpolación, quedando el original mondo. Cuando de un falsificador se conocen sus características, su vida de incógnito ha terminado, deja de ser una fantasma para convertirse en un pasmarote.

……….Vamos a ofrecer al lector los dos procesos mediante los que se obtuvo Efesios original y la Carta de “Pablo” a los Romanos. El primero condujo a Efesios original por la sola aplicación del método segundo, o del algoritmo. No ocurrirá así con la Epístola a los Romanos. La razón, se ha explicado, la carencia de argumento de las cartas de “Pablo”. En Efesios original, el falso Ignacio, agradece a los de Éfeso la visita de sus compañeros, le lanza elogios, les advierte contra lo malos predicadores y les pide ayuda para la comunidad de Antioquía. Todo ello da un contenido, un cuerpo, a la etapa original. Y ello ayuda a rastrear ese relato.

……….Con las Epístolas de Pablo nos encontraremos con otro panorama diferente. No diré de momento cuál, porque se supone que no pocos lectores de estas líneas intentarán descubrir Romanos original mediante el método del algoritmo. Y sería como contar el final de una película de suspense. Lo que sí se les puede decir es que el original que obtengan se parecerá al original real, en poder del autor de estas líneas, más que se parece a él el texto que ha llegado a nosotros como Epístola de San Pablo a los Romanos.

……….Otro aspecto que conviene resaltar es que la aplicación del presente método conduce a un conocimiento del escrito analizado inigualable. Proporciona un diagnóstico tremendamente cercano y eficaz de la mentalidad del falsificador y todo ello aun no llegándose al original último y definitivo. 

……….Ello hace que el conocimiento del método sólo pueda lograrse practicándolo. 

……….Ello hace que toda crítica teórica sea simplemente un prejuicio adornado de tecnicismos. 

……….Y ello hará que este autor se muestre educado y cortés con los abarrotados de prejuicios, pero que sus argumentaciones mentales vayan directamente al cubo de la basura, salvo casos excepcionales, que Dios me libre de negar a priori su posible existencia. 

……….No obstante, remitiré a este pasaje a los críticos impacientes.

……….Dado que en el enlace del artículo anterior está suficientemente explicado la teoría del método, que éste es muy simple, que se basa en muletillas y bloques, que ambos conceptos son difícilmente criticables dentro del campo lingüístico, que una aplicación cauta y prudente en exceso conduce al mismo resultado que otra decidida y expeditiva, sólo que con más iteraciones, en el próximo artículo iniciaremos la aplicación del método a la carta de Ignacio a los Efesios para seguir luego con la Epístola de San Pablo a los Romanos.

……….El método puede aplicarse con el texto en castellano. A tal fin, facilitaré una equivalencia para que se localicen las muletillas más llamativas de Romanos, ese “Me guenoito“, que editores liberales pudieran traducir, en su afán de novedad, mediante vocablos distintos, con lo que se perdería una clave importante. Pero eso, a partir de mañana. 

……….Animo al lector a que capte primero con todo detalle cómo aplicar el método y tome luego su Epístola a los Romanos en la izquierda y un rotulador rojo en la diestra y vaya subrayando muletillas y apuntando cuáles y en qué capítulos están la muletillas encontradas.

……….Se lo va a pasar bien. Será una experiencia inolvidable, no exagero. Ya me lo dirá después. Hasta mañana, trabajadores.

……….

Siguiente artículo: Tesis 25. Algoritmo. Gráfico de marcas.

 ……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud”, recientemente “Año 303. Inventan el Cristianismo” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *