Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tesis 54 Firmas Versículos sí

Tesis 54 Firmas Versículos sí

© Copyright Fernando Conde Torrens, el 22-5-2.005

.

.

.

        Antes de mostrar las pruebas prometidas, voy a dejar clara cuál ha sido mi postura en la discusión mantenida sobre este asunto, el de la forma que tenía el texto inicial. Siempre he dado por hecho que el autor original escribió separando en versículos. La razón, había hallado cadenas de firmas en los versículos. Las firmas tenían para mí mayor valor que ninguna otra cosa, porque las firmas estaban anunciadas, en el Martirio de Policarpo. Y además estaban en todos los sitios. Las separaban frases y aun versículos sin firma, pero estos tenían características peculiares, diferenciadoras, que denotaban que venían de otra mano. Esta característica las eliminaba, como añadidas después.

        Con las frases, separadas por las modernas comas, ya era otro cantar, había que prescindir de bastantes comas. Y prescindía. Y cuando se comenzó a echarme en cara que había arbitrariedad en mi elección de qué coma me convenía y qué coma me sobraba, comencé a fijarme en qué comas «me» sobraban. Y vi características diferenciadoras en ellas, que las hacía posiblemente añadidas más tarde.

        Hace tiempo le comentaba a un amigo, y lo dejé escrito en este blog, que las frases del griego al que yo estaba acostumbrado carecían prácticamente de comas. Los escritores griegos apenas usaban comas. En el Nuevo Testamento, las comas pululan. ¿Quién las ha puesto? Uniendo el hecho de que sobraban comas para la cadena de firmas con la normal escritura en griego, carente casi por completo de signos de puntuación, emití la teoría de la siembra de comas, para dificultar el hallazgo de las firmas en las frases. Siembra posterior, claro está, a descubrirse la trampa colocada por Eusebio, el firmante secreto.

        Del hecho de que se tradujera rápidamente el texto griego al latín, tan temprano como el año 384, con San Dámaso, San Jerónimo y Teodosio, Papa, Secretario y Emperador, respectivamente, unido a que se prohibiera traducir la Biblia del griego durante toda la Edad Media, se deduce que hay un objetivo claro de que no se maneje el texto griego original. ¿Motivo? Tal vez las firmas, si existían y era conocido el hecho.

        Y debía hacer frente a las afirmaciones ya conocidas: No se conocían los versículos en el siglo IV. Tampoco hay comas en el Nuevo Testamento, no hay signos de puntuación. Había que salir de dudas, había que terminar con la discusión de si había o no versículos y si había o no signos de puntuación.

        Y si se pudiera demostrar que había versículos y que había signos de puntuación, entonces quedaba probado que mis objetores o ignoraban de lo que hablaban y vivían engañados, o bien otra cosa peor, que mi buena educación me impulsa a dejar a la sagacidad del lector.

        Hay una primera pregunta que quiero plantear al lector. Dicen mis detractores que en los textos originales no había signos de puntuación. Los expertos, los críticos bíblicos, los eruditos, distinguen y dejan escrito en sus análisis si en un texto sagrado falta una letra. Por ejemplo, distinguen si pone el artículo «el«, en griego «to» en nominativo (sujeto), o está en acusativo (complemento directo) y es «ton«. Distinguen, y reflejan por escrito, si el texto sagrado dice «en» o bien dice «o en«, que sería simplemente «en» o bien sería «el que en«. Es decir, hilan fino. Y me parece muy bien. Porque se trata de un texto sagrado.

        ¿Qué decir, entonces, del hecho de que, de la noche a la mañana, un texto sagrado en griego, que carece por completo de signos de puntuación, aparezca cuajado de ellos? ¿De dónde han salido? ¿Quién los ha colocado a su arbitrio? ¿Con qué autoridad? ¿Es el texto suyo y hace con él lo que quiere? ¿Tiene la inspiración de todos los Evangelistas juntos y se permite corregirlos a todos ellos de un plumazo? ¿O bien será que no siente ningún respeto por los textos sagrados y los maneja a su antojo, s´il faut?

        No quiero que esta pregunta pase desapercibida. Es muy importante. Es una contradicción. Si me dicen, para negar mis cadenas en las frases, que no había signos de puntuación, cielo santo, ¿cómo no ven que las comas salpican el texto evangélico? Mire el lector por su cuenta. No merece la pena que ponga aquí ejemplos.

        Por otro lado, la falta de versículos en los principales manuscritos, que dejamos claro ayer. No sabían escribir en versículos, no escribían en versículos de hecho, pero lo que falta de uno a otro códice, son … versículos. ¿Cómo es posible? ¿No habíamos dicho que escribían de corrido? ¿Cómo pueden ponerse de acuerdo copistas a miles de leguas de distancia y a cientos de años, para, todos ellos, dejarse de copiar versículos del texto sagrado original? Algo vuelve a no encajar, en esta historia que se nos asegura es Historia.

        Bien, me dije, no habrá más remedio que acudir a los orígenes. Y le pedí a un amigo, entendido en estas lides, una copia de un papiro auténtico, de un fragmento del Nuevo Testamento escrito en griego, antes de Nicea, en mayúsculas, sin versículos, sin signos de puntuación. Y me armé de paciencia y de una lupa que tengo de mis tiempos en las Artes Gráficas, «cuenta-hilos» se llaman. Y allá estaban, las separaciones entre versículos y los signos de puntuación, esperando que los fuera a ver.

        Trataré de presentárselos al lector y que cada uno juzgue por sí mismo. El fragmento que me dejó mi amigo pertenece al papiro Bodmer P 75, propiedad de la Bodmer Fondation, de Ginebra. Y contiene una parte del capítulo 14 de Juan. Al estudiar despacio ése y otros fragmentos que he logrado reunir, armado de mi cuenta-hilos, he descubierto cosas sorprendentes, cosas que estaba lejos de suponer. Según las copian diferentes copistas, son las que siguen:

.

        1. El autor del texto primitivo numera las páginas del papiro-libro.

        2. Separa los versículos por un espacio con un punto en él.

        3. Separa párrafos con un gran espacio, en el que no pone punto.

        4. Usa otros pocos puntos que no separan versículos, nuestras comas.

        5. Coloca guiones al fin de línea. Indica así que una palabra o frase está incompleta.

        6. Los nombres propios los escribe con mayúsculas, que identifica con dos puntos.

        7. Los nombres sagrados (nomina sacra) los abrevia y coloca una raya encima.

        8. Hablando griego, la lectura del texto, con la puntuación que tiene, es fácil.

        Veamos cada punto con detalle.

.

Tesis 54 Firmas Versículos sí

.

        1. El autor numera las páginas del papiro-libro. El papiro de mi amigo es realmente un códice, es decir, tiene forma de libro. Se espera que un papiro tenga forma de rollo. No es el caso del papiro de mi amigo. Las páginas del papiro-libro van numeradas, las que dispongo llevan los números 106 y 107. Pero no se numeran con números, se numeran con letras griegas. Dan a las letras valores numéricos. La clave alfa-numérica para paginar un libro era:

.

1   2    3    4    5    6   7   8   9

a – b – g – d – e – 5 – z – h – q

.

        A partir de ahí, el 10 se representa con la letra «i» y las que siguen:

.

10  20  30  40  50  60  70  80  90

i  –  k  –  l  –  m  –  n  –  x  –  o  –  p  –  y

.

        Lo que puedo añadir es que las centenas las representaban con la letra «ro», nuestra «r». De manera que ellos, como nosotros, marcaban las páginas de sus libros con una letra hasta el 9, con dos letras, hasta el 99, y con tres letras del 100 en adelante. ¡Qué curioso! Y yo que me había creído lo de que escribían a manotazos, sin versículos, ni signos de puntuación … Vaya, vaya con estos autores griegos …

        Mañana, más, lector amigo. Nos esperan sorpresas inconmensurables. Y con documentos a la vista.

……….

Siguiente artículo: Tesis 55. Firmas. Helos aquí.

 ……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén»,  «La Salud», recientemente «Año 303. Inventan el Cristianismo» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….

Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí 

 Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí  Tesis 54 Firmas Versículos sí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *