Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2

Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

.

.

        La postura de nuestro Invitado, en este enlace.

        Hola de nuevo.

                                Me agradan las dudas de los lectores, porque van al corazón del blog, que trata de ser un periódico independiente, editado por un particular, con toda la independencia y toda la subjetividad que ello supone. Una oferta amplia de blogs y que cada lector elija los que más le van.

        Vamos, por tanto, a tus dudas. Dices «no entiendo cómo están las firmas de Simón tanto en los textos manipulados como en los que no lo están«. Me lo explico perfectamente por el comentario que haces después. La probabilidad de que en 5 líneas en griego haya una firma es del 50%. ¿Qué significa esto? Que yo tomo 100 grupos de 5 líneas en griego y encontraré 50 firmas de Simón en ellas. Quizás encuentre 52 o tal vez 48. Pero a la siguiente tentativa encontraré, respectivamente, 48 o bien 52. Esta probabilidad de ocurrir algo un 50 % se verifica con grandes cantidades. Si tomara 1.000.000 de grupos de 5 líneas, hallaría medio millón de firmas, o algo muy muy cercano.

        ¿Y si tomo un solo grupo de 5 líneas? Puede ocurrir cualquier cosa, que haya en esas 5 líneas una firma de Simón o que no la haya. Pero si no la hay y prescindo de la primera de esas 5 líneas, considerándola como cuña azul, y añado la línea siguiente del texto, para volver a tener 5 líneas, la probabilidad de que en esta nueva tentativa halle una firma de Simón es próxima a la certeza.

        Hay una firma de Simón en la mitad de los grupos que se formen. No puede evitar el eliminar algunas frases, para que aparezcan firmas de Simón. Si la probabilidad fuera del 100% o próxima, 95%, aparecerían firmas una detrás de otra. Pero no es así, la probabilidad es del 50%, eso está bastante comprobado ya a estas alturas. Por ello, las cuñas azules son inevitables.

        En los textos no intervenidos por el caballero, ¿cómo están las firmas? Responderé cuando haya podido hacer la cantidad suficiente de pruebas como para no tropezar dos veces en la misma piedra. He de admitir que los hallazgos de Métodos anteriores a hallar las firmas me dieron la pauta de que las firmas existían y me hicieron no prestar atención al azar. Me dejé de estudiar ese aspecto. Eso fue un fallo mío y estoy pagando por ello. Y no me quejo, es lo justo.

.

Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2

.

        Cuando tenga tiempo para analizar a fondo textos no manipulados por el caballero, obtendré respuestas y haré las pruebas necesarias para poder hablar con seguridad. Mientras tanto, hay que esperar. Una investigación avanza con lentitud. Me hicieron falta 10 años para llegar a unas conclusiones que no tenían en cuenta el factor azar. ¿Harán falta otros 10 años? ¡Ni mucho menos! Pero sí algún tiempo, no me decido a cuantificar, el que haga falta. Yo deseo que sea el menor posible. Pero siempre el necesario. De hoy para mañana, no.

        Las firmas deben estar seguidas, si el autor no es el azar. Volver a la misma situación, precisar líneas en blanco para formar las firmas, sería prueba de que el azar es el que está detrás.

        Estoy completamente de acuerdo en que lo fundamental ya es aclarar si Eusebio está detrás de todo el Cristianismo o todo es un sueño. Y de que lo sabremos. No obstante, hay otro medio de saber si todo el NT es obra de una sola persona o es de los autores que figuran como tales. Y ese estudio no lo haré yo, sino Profesionales de la Letras.

        Si personas independientes y que hayan captado la importancia de averiguar cuál fue realmente el origen de nuestra filosofía de vida, si personas preparadas – no como yo – estudiaran con sus instrumentos, filológicamente fiables, este tema, llegarían también a la misma conclusión a que pueda llegarse mediante el Método de las firmas. Ambos estudios corren por caminos paralelos, si es que, en efecto, el camino del estudio filológico está en marcha, de lo que tengo un mínimo indicio, en sentido positivo.

        Así que terminaré esta corta pero densa Tertulia con la misma frase que tú terminas tu comunicación: En seguida sabremos la solución. Dando al vocablo «en seguida» un sentido amplio y no demasiado literal.

        Un fuerte abrazo.

                                    Fernando

.

        PD: Aparentemente no tiene nada que ver, pero tu comunicación ha sido el factor desencadenante:

 En Agosto, nos vamos todos de vacaciones. El blog y yo también. 

        Hace un par de Tertulias me decía otro lector amigo que me tomara un relax. Le voy a hacer caso en esto, me vendrá muy bien. Llevamos desde el 20 de Septiembre pasado a crónica diaria y eso exige un esfuerzo que cansa y resta tiempo para otras actividades.

        Por tanto, aunque lo repetirá más veces, en Agosto cerramos la edición del blog y volveremos a abrir las puertas el 1 de Septiembre. Hasta finales de Julio, aquí estaremos, con nuestro viaje a la Antigüedad y cuantas cosas surjan.

.

……………………………………………………………………………………….

.

        PD. de 2.018.

.

        En esta Web actuamos como «Notario Mayor del Reino» de la investigación llevada a cabo. Algunas ideas que se defendían en 2.005 han quedado superadas, al haber encontrado lo que se buscaba. Pero hemos querido mantenerlas aquí, como testimonio de que en una investigación la luz se va haciendo poco a poco. Eso lo saben bien quienes han investigado.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2  Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2  Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2  Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2

Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2  Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2  Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2  Tesis 71 Lo que no alteró el caballero 2

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *