Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía, o las habilidades de unos escritores que no sabían puntuar sus textos.

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

.

.

        Hoy podría titular el artículo «Tengo un libro en las manos». Porque así es. Hace un par de años, los Reyes me dejaron el libro que da título al artículo de hoy. Es un libro que sólo lo puede uno comprar en una ocasión especial, como regalo de Navidad, por ejemplo. No sé cuánto costó, como lo pagaron los Reyes …

        Ediciones Folio quiso dedicar al tema un libro que estuviera a la altura de la Grecia clásica. El gran formato del libro, la selección de obras reproducidas y la profesionalidad del texto han logrado el objetivo. Una imagen vale más que mil palabras. Y pienso que nada mejor que acompañar algunos artículos con una de las obras clásicas reproducidas en dicho libro. Y de paso, dar a conocer y recomendar el libro al lector amante de lo clásico. He elegido una reproducción de la solapa del libro, una crátera del año 440 a C. En ella, Hermes confía al pequeño Dionisos a las ninfas de Nysa.

        Una crátera es una pieza de vajilla griega o romana, con dos asas, utilizada para mezclar el agua y el vino, dice mi Diccionario Espasa 15. Creo recordar que los griegos no bebían vino sólo, sino que lo mezclaban con agua. Así, la juerga consciente duraba más. De ahí el uso de las cráteras. Unas eran para uso más común y otras estaban decoradas con todo esmero, como la que se reproduce en la foto. Tratamos de conocer de cerca cómo vivían los griegos allá por el cambio de era o incluso 300 años después. Las imágenes que iremos exponiendo nos ayudarán a ello.

.

Crátera del siglo V a C. Grecia Antigua. Ediciones Folio

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía

.

        El acudir a un libro ha venido porque hoy vamos a tratar de la Taquigrafía, que los griegos dominaban y usaban en aquella lejana época. Al encontrar documentos con signos taquigráficos en la colección de la Duke University – taquigráficos o criptográficos, que tanto me da, pues ambas acepciones me sirven – recordé un libro que tengo desde hace años, obra de un escritor al que tengo gran estima, las Pláticas de Epicteto. También lo tengo entre las manos.

        Editado por ALMA MATER, S.A. 1.957 en versión bilingüe, reproduce las enseñanzas de aquel filósofo que vivió en el siglo I, entre el año 50 y el 120/130, Epicteto. Fue esclavo, discípulo de un Maestro estoico, Musonio Rufo, manumitido por su amo, filósofo expulsado de Roma por Domiciano el año 94, se refugió en Nicópolis, al oeste de Grecia. Allí enseñó. Hacia el año 115, cuando ya Epicteto tenía 65 años, acude a sus clases un joven de 20 años, hijo de acomodada familia griega, de nombre Flavio Arriano.

        Flavio se entusiasma con las enseñanzas de su ya viejo maestro y decide perpetuarlas, editarlas. ¿Qué es lo que hace para ello? Pero leamos lo que dice Pablo Jordán de Urríes y Azara, cuando revisa y traduce las Pláticas de Epicteto editadas por su discípulo Arriano, en colaboración con Alma Mater.

        «Entre sus discípulos asiduos, en época ya tardía, un solo nombre cierto ha llegado a nosotros, el de Arriano, político e historiador a quien debemos el texto, quizás taquigráfico, de las Pláticas de Epicteto.» (Introducción, página XXVII)

        El hecho es que los 4 libros de las Pláticas nos presentan una trascripción plena de diálogos, como de alguien que explica una lección de Ética con ejemplos, escenas inventadas, diálogos chispeantes, con todas los visos de haber sido tomadas mediante esa técnica, la taquigrafía. Pero lo importante no es si lo fueron o no. Lo importante es que el Licenciado en Letras al que Alma Mater confía la traducción de esta obra acepta como normal que Arriano en el siglo I se hiciera, mediante taquígrafos, con las lecciones de su maestro Epicteto, residente en Nicópolis.

        Más adelante de su Introducción, insiste:

        «Las Pláticas, repetimos, son el texto, sin duda taquigráfico, más o menos completo, más o menos retocado, de la enseñanza oral de Epicteto, …»

        No voy a reproducir texto alguno de las Pláticas, no es el objetivo del blog. Pero sí decir que leer cualquier capítulo de las Pláticas, de cualquiera de sus 4 tomos, es como asistir a una clase en la que Epicteto habla con su lengua ocurrente, burlona y rica en enseñanza. Si hubiera grabadoras en la época, uno pensaría que le tomaron en magnetofón todo lo que decía y que luego lo pusieron por escrito. Insisto, no me importa si la explicación de la viveza de la escena tiene otro origen. Lo que me interesa es la explicación de alguien que sabe mucho más que yo.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía   Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía   Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía 

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía   Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía   Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía 

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía   Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  

Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía  Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía   Tesis 76 Grecia Epicteto y la taquigrafía 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *