Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tinieblas contra Luz

………. En este artículo, tinieblas contra luz, se amplía lo dicho en el anterior con las ideas fuerza que contenían las falsas Cartas del falso obispo de Antioquía Ignacio, al que le encantaba ir a Roma para ser devorado por las fieras.

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

……….Mientras la casta sacerdotal, como representante de la Divinidad sobre la tierra, acaparaba poder en su contacto con los poderosos, se ocupaba de modelar las conciencias del pueblo con una doctrina ideada por el poder y hecha a la medida del poder.

……….¿Qué aportaba esa «religión» al común de los mortales? Voy a hacerlo con las palabras de la propia jerarquía constantiniana. No me invento nada, me baso en las cartas de San Ignacio, obispo de Antioquía, a las 6 comunidades de Roma, Éfeso, Magnesia, Trales, Filadelfia, Esmirna y al obispo de Esmirna, San Policarpo. Es parte del análisis que hice, antes de saber de Simón, de todos los escritos cristianos posteriores al siglo I y anteriores a Constantino. En las siete cartas del susodicho obispo, todas firmadas por Simón, aparecen multitud de ideas-fuerza. Ordenándolas por contenido, éste es el resumen.

……….

Tinieblas contra Luz

   Tinieblas contra Luz

.

……….a) Todos deben someterse al obispo.

……….b) Hay que mirar al obispo como al propio Jesucristo, o como a Dios Padre.

……….c) No hay que hacer nada a sus espaldas.

……….d) Es deber del fiel estar en el ámbito del altar.

……….e) Si no acepta el ámbito del altar, es un engreído y un soberbio.

……….f) Este ámbito del altar es la única vía de salvación.

……….g) La sede de la jerarquía es Roma.

……….h) Se promociona la figura de Pedro.

……….i) Se hace referencia a la base de una roca inconmovible.

……….j) Se habla de una organización eclesial extendida por toda la tierra.

……….k) Se establece como objetivo la mayor gloria de Dios.

……….

……….2. Se argumenta en favor de la propia doctrina y en contra de otra ajena.

……….a) La doctrina ajena es denominada herejía.

……….b) La doctrina ajena se localiza en los principios y se liga al judaísmo.

……….c) Tales «judíos antiguos» niegan la resurrección de Jesús.

……….d) Niegan asimismo la Eucaristía.

………. e) Tales judíos «aparentan ser dignos de todo crédito».

……….f) Su doctrina aparece ligada a lo que se denomina especulación y engreimiento.

……….g) Está en duda la plena historicidad de los Evangelios.

……….h) Esos «judíos» no emplean «Jesucristo» para llamar a Jesús.

   ……….

……….3. Las citas sacadas de las Escrituras son aceptadas como demostración.

……….

……….4. La apocalíptica es algo vigente y operativo.

……….. Tinieblas contra Luz

……….5. Se habla del fuego inextinguible como castigo.

……….. Tinieblas contra Luz

……….6. Se usa la palabra «cristianos» y se potencia el orgullo de llevar tal nombre.

……….. Tinieblas contra Luz

……….7. Se argumenta en favor de la novedad que aporta el Cristianismo.

……….. Tinieblas contra Luz

……….Puedo demostrar cada línea de las anteriores con citas de las 7 cartas, a razón de entre 3 y 10 pasajes de dichas cartas por apartado. Ya se comprende que listar tales pasajes en este artículo es inviable. No obstante, el lector interesado puede acceder a la carta a los Efesios en este enlace. En el mismo, el lector tiene un estudio similar al del presente artículo, con las «verdades» que se «deducen» de las cartas de Ignacio, lo que Eusebio quiso. Se capta cómo unos escritos de Eusebio refuerzan a otros. Al final del enlace figuran las 14 citas evangélicas que el viajero Ignacio incluye en su Carta a los Efesios. Esto fue uno de los factores que me hizo sospechar, ¿qué llevaba consigo Ignacio camino de la muerte? ¿El Nuevo Testamento entero? Eso y el estilo rebuscado, amanerado, impropio de alguien que camina hacia su fin seguro. Y más detalles. El lector puede captar este aspecto del estilo artificial.

……….En este otro enlace hay fragmentos de cartas de Ignacio. Especialmente de la dirigida a los Romanos, hecha para demostrar que Roma ya esa «cabeza» desde los principios.

……….Finalmente en este enlace, (hoy en día caído), figura un poco de historia de las cartas. Ver el apartado «Controversia», que trata de otras cartas, también falsificadas, «escritas» por Ignacio a San Juan e incluso a la Virgen, del mismo estilo y tan auténticas como la carta de Jesucristo.

……….Alguien pensará que estas cosas ya no funcionan así, que eso ya no tiene importancia, que son agua pasada. En efecto, lo son. Han estado vigentes sólo durante 1.600 años. Han comenzado a ser impresentables para nuestra sociedad occidental hace … ¿cuánto? Porque aún está viva la generación, a la que pertenezco, que ha vivido gran parte de esta mentalidad. En nuestro país, allá por el año 1.952, año en que el autor de estas líneas hizo su Primera Comunión, gran parte de los planteamientos de «San Ignacio» seguían vigentes.

……….El clero estaba abundantemente representado en las Cortes de la nación. Se nos hablaba del fuego eterno, de la eterna condenación, del pecado mortal, de ser la nuestra la única religión verdadera, se predicaba con la Biblia como argumento … No se despotricaba de los judíos, pero basta con echar un vistazo a la Historia, incluso a la reciente, para ver el efecto que tuvieron las piadosas cartas de San Ignacio, mártir virtual. Santo imaginario, que sólo aparece en los escritos firmados por Simón y en otros posteriores ya a Nicea, cuando Simón tiene ya monaguillos que coadyuvan al «montaje», los «Santos Padres».

……….Y fue durante esos 16 siglos cuando se echaron los sólidos cimientos de la mentalidad en la que tú y yo, amigo lector, íbamos a nacer. Mientras se ponía de moda la manera de tratar los asuntos mundanos por parte de los dirigentes de cada nación y cada momento. No comentamos el error de prescindir de la Historia. No seamos tan miopes como para pensar que todo ha sido siempre como ahora. La casta sacerdotal se ha amoldado a las «tragaderas» de la sociedad y ha ido escondiendo las ideas más grotescas y extremas en el baúl de los recuerdos, a medida que la sociedad no las admitía. Pero le fueron útiles hasta ese momento. Y las usó. Y nos condicionan también.

……….Fijarnos sólo en las falsas cartas de Ignacio de Antioquía sería incompleto e indirecto. La fe constantiniana ha hecho dos cosas para «favorecer» al pueblo llano:

……….Ha atraído a los fieles a su redil, donde la casta sacerdotal es la protagonista, no el fiel.

……….2. Ha tapado el acceso al Conocimiento, a la Felicidad, a la plena realización.

……….Me voy a fijar en este segundo objetivo de la casta sacerdotal, porque en él reside la maldad intrínseca de la fe constantiniana, su letal efecto sobre Occidente. La peor de las consecuencias, la más nefasta, es precisamente impedir el objetivo de la existencia del ser humano en este planeta, su maduración, su evolución, su plena realización.

……….Ya comprendo que hablar de Conocimiento, después de 17 siglos de labor en contra de él, es un riesgo. Si hablo de Felicidad permanente en este mundo puedo ser tachado de sectario o de chiflado. La Sabiduría no existe, al decir de Constantino y sus acólitos. Y todas esas «verdades» se han metido hasta el tuétano del lector, sin que él lo atribuya a la casta sacerdotal, sino al propio estado de la ciencia, al conocimiento de hoy en día. Porque así lo afirmaban todos sus profesores y maestros, modelados también ellos hasta el tuétano.

……….Aunque sólo sea a nivel de hipótesis, demos por posible, sólo por un momento, que la manipulación constantiniana, mantenida durante 17 siglos, haya modelado nuestra civilización y que quizás no seamos conscientes de ello. Y creemos que el mundo tiene que ser así, que la vida es así. Fin de la hipótesis. No. La casta sacerdotal creada por Constantino, monopolizadora de la cultura gracias a las benditas invasiones, la ha hecho así. No tiene que ser así. Es como es porque así la han modelado durante siglos personas poquito … ¿cómo diríamos? … evolucionadas.

……….Hay que pararse en ese «impedir el objetivo existencial del ser humano». Eso nos requiere otro artículo. Por hoy ya hemos dado al lector tema suficiente para su consideración. Mañana más.

……….. Tinieblas contra Luz

Siguiente artículo: El gran pecado de la Iglesia.

……….. Tinieblas contra Luz

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

. Tinieblas contra Luz

. Tinieblas contra Luz

. Tinieblas contra Luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *