Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Una evacuación

………A continuación narro una experiencia personal vivida y contrastada con una segunda protagonista, Delfín. Juntas tratamos de viajar con nuestras Energías a esos planos de elevada densidad si sentimos la llamada de alguien que puede necesitarnos. Eso es una evacuación. La principal condición que reúnen nuestras Energías, para poder serles de utilidad, es la de estar interactuando con los planos densos que se crean en la tierra, es decir, estamos encarnadas en un cuerpo físico, y, en consecuencia, trabajamos con un cerebro creador y sensor de Energías densas. Todos los que convivimos ahora en este planeta tenemos, por lo  tanto, esa capacidad en potencia. Juzgue el lector por sí mismo:


……….Lo primero que experimenté fue la caída en el vacío de ese bebé desde la terraza de aquel piso. Siempre se reviven en primer lugar los hechos que han originado la Energía densa, como si se experimentaran en primera persona. Podía ver por mis ojos cómo caía a cámara lenta hacia el suelo, y cómo iba quedando atrás aquel hombre que me retenía, amenazador, entre sus brazos, sin dejar  que mi madre me tocara. La luz de una farola impidió que dirigiera una última mirada a mi madre. No dejaban de gritar y me llegaba al alma el dolor de ella. Ese hombre iba también a hacer daño a mi madre y quizás un daño terrible. Estaba poseído por una maldad sin límites, y era muy violento. Ella era mi mundo, mi seguridad, y temía que la dañara, sin darme cuenta de que ya nunca más  encontraría su cobijo. Aquella posibilidad me conmocionaba tanto que ni siquiera era del todo consciente del daño que estaban infringiendo a mi persona. 


……….La siguiente imagen me causó aún mayor repulsión. Esta vez fue a  través de los ojos del agresor. Era momentos antes de la escena anterior. El hombre abusaba sexualmente de un bebé que apenas contaba con un año y medio. Poco le importaba hacerla llorar, tan solo quería saciar su curiosidad mórbida. Lo único que le preocupaba era que su joven madre, que dormía en una habitación cercana, le descubriera. 


……….Por último, sentí, como madre que soy, y como la madre de aquella criatura, una repulsión sin límites, una incredulidad paralizante al descubrirle. ¿Cómo podía alguien llegar a eso? Era repulsivo, nauseabundo… Entré en cólera, al tiempo que una profunda tristeza se apoderaba de mi Energía: Había permitido que todo aquello sucediera. Lloré profundamente…


……….«¡Despierta!» me dije, saliendo de mi ensimismamiento, «no dejes que esto te paralice a ti también». Tenía que actuar, debía cambiar ese giro de las Energías que atrapaban a ese bebé en aquella pesadilla. Yo puedo comunicarme con la Energía del bebé, y entrar en su campo, porque mi cerebro me permite comprender su situación, experimentarla, y reaccionar ante ella. Puedo dejar que me altere, como le alteró a aquella criatura, y dar otra respuesta diferente que mostrarle. Puedo comunicársela, y hacérsela ver, para que decida si permanecer en su respuesta, o alterarla. Y así lo hice.  


……….Inmediatamente sentí el amor de una madre por sus criaturas, y me centré en esa Energía, para envolver a la niña, y pedirle que despertarla de su pesadilla. Le mostré dónde había quedado atrapada, y a dónde podía ir, si despertaba. Desde donde ella se encontraba no iba a poder ver más a su madre, tan sólo seguir sufriendo su pérdida. Si atravesaba el túnel de luz, podría ver a su madre siempre que lo deseara, e incluso susurrarle cosas al oído, mientras dormía. Podría arroparla, y protegerla, desde ese Otro Lado, para hacerle más llevadera la amarga vida que iba a tener que llevar en la tierra. 


……….Además, le hablé de su Equipo de Guías, que la esperaban al otro lado, y la añoraban también. Tanto Delfín como yo, tratamos de arroparla con todo nuestro amor, para darle fuerzas, y permitirle despertar de aquel letargo atemporal. 


……….Por un instante, pensé en la situación que retenía a la niña en aquel estado. No se trataba de un letargo, sino más bien de una pesadilla, de la que no despiertas hasta que no consigues detener esa alteración energética extrema. Es comparable a un estado  catatónico de nuestra Energía. Ya no tienes un cuerpo que tira de tu Energía hacia el plano físico de vigilia con un simple respingo para hacernos despertar de la pesadilla. Deambulamos en un nivel frenéticamente alterado de gran producción residual de Energía, que nos impide plantearnos cualquier otra posibilidad. 


……….Una gran masa de Energías atrapadas en esta situación produce una cantidad ingente de Energía residual. Esta Energía residual alimenta algo; probablemente al propio plano energético, o al resto de almas que quedan ahí atrapadas, ensordeciéndolas aún más frente a otras vibraciones no perniciosas. 


……….Sentí en ese momento la certeza de que nuestros Guías no pueden hacer nada por los que quedamos así atrapados, y se me ocurrió pensar en la cantidad de niños que a lo largo de la historia de la Humanidad habrían sufrido un desenlace de estas características. Pensé en la cantidad de veces que algún niño no habría podido superar una muerte trágica, ante su inocente interpretación de unos hechos extremadamente dolorosos. Probablemente, miles de grupos de Evolución tendrían a uno de sus compañeros vagando por algún plano provocado por estas circunstancias.


……….Le pedí a la pequeña que llamara al resto de almas que se encontraban por aquel plano en el que ella vagaba. Dirigí mi pensamiento y Energía a esa nueva masa, tratando de mostrarles la puerta de luz que yo misma imaginaba como la salida de aquel plano. Llamé a unos perros guías, que suelen ayudarnos en estas ocasiones a arropar a las almas que desean salir de los planos densos. Ellos les guiaban hacia la Luz. El trabajo ya estaba iniciado y sentí que iba bien, así que distancié mi conciencia de aquel lugar para volver a mis tareas cotidianas. Sentía claramente que aquello seguía su curso: Mi Energía estaba trabajando frenéticamente. 

. Una evacuación

……….Al cabo de unos momentos y sin saber por qué, abrí un periódico por una página al azar y sin ánimo de leerlo. Me encontré con la  iguiente imagen:

.  Una evacuación

Una evacuación

      Una evacuación

 .. Una evacuación
 ……….Comprendí el mensaje de inmediato: Había salido bien.

. Una evacuación
Siguiente artículo:


……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «Año 303. Inventan el Cristianismo», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En la Web http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

. Una evacuación

Una evacuación           Aportación de M.

. Una evacuación

. Una evacuación

. Una evacuación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *