Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54

Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54

© Copyrigth Fernando Conde Torrens, el viernes 18-3-2.011

.

        Una vez que han quedado definidos los dos tipos de bípedos que se ven a diario por nuestras ciudades, conviene que demos algunas características más, a fin de que queden perfectamente caracterizados y haya síntomas externos mediante los que se puedan identificar. Todo ello para nuestro mejor conocimiento de la especie y para un mejor paso por esta vida, conscientes, ahora, de que no todos nuestros contactos lo son con seres humanos de verdad. Con un ejemplo se comprenderá mejor la utilidad de estar al tanto de esta “Teoría evolutiva complementaria“.

        Si vamos por la calle y el perro dogo del vecino de la acera de enfrente se pone, furioso, a  ladrarnos cuando pasamos a tres metros de él, haremos un movimiento de alejamiento y miraremos al dueño; el dueño tirará de la correa, tal vez le diga o nos diga algo, y seguiremos nuestro caminar sin que el suceso nos deje mayores secuelas. Pero si hubiera sido un humano quien nos hubiera vociferado con la bravura del chucho, por ejemplo, un amigo, un pariente, el jefe, un compañero de trabajo, etc., la cosa habría dejado sin duda una huella más profunda.

        Ya se aprecia que no es lo mismo que nos ladre un animal cuadrúpedo o que nos “ladre” un bípedo al que conceptuamos de humano. Pero eso es así si desconocemos las ventajas de la Teoría recién enunciada. Porque, si la conocemos y adoptamos, no estableceremos ya la diferencia entre animal y humano por las extremidades que se apoyen en el suelo, sino por otras propiedades más elaboradas que requerirán un estudio más detallado.

        Hemos definido en el Capítulo anterior que el simulacro de humano, o accésit a humano, el bípedos omnívoro en tareas de supervivencia, o bots, sólo se ocupaba, como sus siglas indican, de las mismas labores que sus hermanos cuadrúpedos, en comer, vivir, reproducirse y morir. Mientras que el brae incorpora la Ética como guía de su existencia.

        Si miramos a ambos especímenes desde un punto de vista más elevado, sólo será plenamente humano el bípedo cuyos comportamientos estén mayoritariamente regidos por unas reglas auto-impuestas y aceptadas, reglas que le impiden abusar de los demás bípedos con plena libertad, a su antojo, según su humor. Si un bípedo no opera con tales restricciones como propias, entrará en la zona bots y no deberemos preocuparnos por sus comportamientos, como no nos inquietamos por el rugir de las hormigas, el ladrido de los perros, el graznido de las urracas o el croar de las ranas en un amable atardecer de verano.

        Puestos a hablar de los bípedos no bots, de los brae, se observa en ellos asimismo una diferenciación que conviene detallar. Todos ellos aceptan que su comportamiento debe regularse por la Ética, pero también en esto hay niveles de afino. Así, los braes en su primer tramo encuentran suficientes las reglas de Moral que se dan en nuestra religión cristiana. Y las siguen, las toman como norma de vida, procuran obedecerlas. No cabe considerar insuficiente este nivel o tramo de la Evolución. Sería como si todos los monarcas de la Tierra consideraran humano sólo a los monarcas de otros reinos, mientras el resto de la Humanidad sería tenida en menos. Sería, qué duda cabe, un intolerable complejo de superioridad.

.

Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54

   Creciendo hacia arriba

.

        Mantiene la Teoría recién expuesta que el aceptar la Moral cristiana como Decálogo sumo supone una primer tramo del comportamiento brae. La segunda y definitiva etapa es cuando las normas de la Moral cristiana se le demuestran, al brae en cuestión, insuficientes y busca otras Normas más exigentes, que le proporcionen más satisfacción emocional, inmaterial o íntima, que la que le pone en la mano la simple Moral cristiana. La Moral se le queda corta a nuestro brae avanzado y entra en una fase de búsqueda de Normas de más alto rango. De ahí que denominemos “buscador” al brae inconformista o inquieto. Cuando finalmente se tope con otro brae que ya se haya asentado en un Camino de más alto Nivel, o con un libro escrito por un tal, comenzará el trabajo de lograr acceder él a dicha Vía.

        Mantiene la Teoría que tanto los brae gobernados por la Moral cristiana como los brae que han dejado atrás la Moral y operan a un mayor Nivel, se encuentran en una de estas dos fases: El acceso al nivel de la Norma madre, o bien el dominio – o asunción innata – de la Norma madre. Es decir, uno puede proponerse gobernar su comportamiento por tal Norma o tal otra. Pero eso no quiere decir que lo logre de inmediato. Hay un período de adaptación, tanto más largo cuanto más reciente sea el haber dejado atrás el comportamiento bots.

    Así, hay braes recién llegados, que han sobrepasado la línea divisoria hace sólo unos pocos lustros, cuyo período de adaptación a la Norma elegida, la Moral de la religión local, les lleva toda una vida, sin nunca lograr que los mandatos de tal Regla se cumplan cotidianamente, de manera innata, involuntaria, plena. Otros, han superado ese período de adaptación y la cumplen de manera consuetudinaria. A los tales les llega la crisis, prolegómeno de más elevadas Metas. Y terminan siendo candidatos a la Vía Superior, que por fin harán suya.

        Así que, dice la Teoría, no son iguales los comportamientos de todos los brae afincados en la Moral, ni de todos los brae que, con la Moral superada, apuestan por la Vía Superior. Dependerá de cómo de conquistada, asumida, interiorizada y hecha ser se encuentre la Norma elegida como guía de comportamiento. Y esta conquista, en todos los casos, se mide por el tiempo de permanencia en el tramo en cuestión, porque las cosas en este tema cuestan.

        Pero, afortunadamente, parece que nos dotaron – nadie sabe cuándo, dónde, ni quién – de unos bypass, chips, cartuchos, programas o focos de luz – como a los gusanos de luz, o luciérnagas – que nos permiten ser tanto más veloces en nuestra puesta a punto, o alcance de la Vía deseada, cuanto más lejos estemos del penoso tramo bots. Esto es especialmente útil y esperanzador para el brae que tiene superada la etapa de la Moral. Y tal dotación es de agradecer, a quien proceda.

        Nos quedan algunos detalles más, como la clasificación cuantitativa de nuestra sociedad occidental en uno u otro tramo de la Evolución. Eso queda para la tal vez tercera y definitiva entrega. A este respecto, ya adelantamos, no debemos ser demasiado optimistas.

.

Enlace con el próximo día Una Tesis inquietante 3 Mundo helenístico 55.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54  . Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54  . Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54

. Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54  . Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54  . Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54

. Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54  . Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54  . Una Tesis inquietante 2 Mundo helenístico 54

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *