Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Venecia, la poderosa

© Copyright  Fernando Conde Torrens

……….

……….

……….

……….No podemos pasar de largo por Venecia, tiene demasiado riqueza, paisaje e historia como para mirar hacia otro lado, el de los mosaicos. Nos paramos un poco en esta singular ciudad, capital de una República que llegó a considerarse Imperio. Del año 700 al 1.800 la Historia de lo que hoy es Europa no se puede entender sin incluir a Venecia. En estos momentos no podemos detenernos en su Historia, cuajada de hechos a destacar. Pero es un hecho que, junto con el Imperio romano de Oriente, Venecia salvó a la actual Europa del acoso y potencia del Islam de entonces. Echamos un vistazo superficial a lo que hoy es Venecia y sólo una rápida mirada a su pasado esplendor, colegido por los restos del mismo.

……….El Gran Canal tiene forma de gancho de carnicero, una letra S invertida, y divide a la ciudad en dos partes sensiblemente iguales. En su extremo norte, la entrada de la estación y de la Autopista que termina en Venecia. En el extremo sur del Gran Canal, dando frente al mar, la Plaza de San Marcos. Este Gran Canal lo cruzan tres únicos puentes: Al norte, un puente innominado, cuesta arriba la mitad, cuesta abajo la otra mitad, por donde se entra en Venecia, vengas de donde vengas, con tus maletas arrastrando, el puente de Rialto, a media altura del Canal, y el puente de la Academia, la sur de la ciudad, no lejos de la Plaza de San Marcos.

……….Venecia, al igual que Rávena, está construida en medio de una zona pantanosa, lo que significaba una buena defensa en la Antigüedad, y, por tanto, seguridad. Ambas fueron capitales de gran importancia en su tiempo. Como se ve en el plano que sigue, Venecia está cosida por canales, que apenas dejan manzanas de casas con una o dos calles transversales. Estas calles, cortadas por un canal, se prosiguen a base de puentes. Tampoco es  posible seguir la ribera del Gran Canal a pié, ya que el paseo se corta y hay que buscar el puente que te permita pasar a la manzana siguiente.

……….Por todo ello, pasear por Venecia es toda una aventura, en la que uno se hace a la idea de que la ciudad no tiene gente normal, autóctona, de que la que va a la compra, hace la comida, come en su casa y hace vida normal, como la que uno hace en su ciudad. No. Todo parece estar dedicado al turista y es difícil encontrar una tienda de ultramarinos donde venzan berzas; en Venecia casi no se ven ni alubia, ni patatas, ni melocotones en las tiendas, de veras. De eso sólo hay en los restaurantes.

……….Presentada, pues, la ciudad del doing nothing, no hacer nada más que mirar, que dicen los ingleses, pasemos a dar un plano de la ciudad.

 

Plano de Venecia.

(Fuente: Lo Splendore di Venezia. Storti Edizioni, 2.006.)

……….

……….Será bueno retroceder un poco en el tiempo y captar cómo los venecianos le fueron robando terreno a la marisma y construyeron un suelo firme donde poner sus casas o palacios. Para ello, veamos cómo es el subsuelo sobre el que no sé bien si descansa o navega Venecia. El plano que viene a continuación está tomado desde el norte, de  modo que San Marcos está al fondo del plano, donde las dos columnas ésas que se vislumbran apenas. A las islas de la parte norte y cercana a nosotros, hoy más unidas, llegan las vías del ferrocarril. El agua del pantano, en verde, la tierra en beige claro.

 ……….

Plano iconográfico de Venecia y sus islas. Cosmografía de Tolomeo, segunda mitad del siglo XV. Biblioteca Apostólica Vaticana. Roma.

(Fuente: Una Città una Republica un Impero. Venezia 697-1.797, pág. 14. Alvise Zorzi, Mondadori, 2.005.)

 

……….El Gran Canal está bordeado de Palacios, casa regias de los siglos XV y XVI, como luego veremos. Lo primero que tiene que hacer todo turista que se precie es colgarse una cámara al hombro y dirigirse a la Plaza de San Marcos. Lo comprobará el lector viajero, pero toda ciudad italiana que se precie ha de tener una gran Plaza rectangular, porticada, desnuda, y en uno de sus extremos tendrá dicha Plaza un Campanil, alto como él solo. Venecia, claro está, tiene todo eso. Veámoslo.

Plaza de San Marcos, la basílica al fondo, a su lado el Palacio Ducal y a la derecha, el Campanil.

 

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….Todo viajero entra en la basílica de San Marcos, admira sus interiores, que veremos en detalle a la hora de volver los mosaicos, y cuando ha terminado el interior, se sale al exterior y toma fotos de la Piaza de San Marcos y de la la Piazzeta. La Piaza es el lugar de las ceremonias ducales de antaño, Napoleón Bonaparte las cortó para siempre. Al salir afuera se ve las copias de los dos enormes caballos de bronce que se trajeron los venecianos de Constantinopla cuando la tomaron por necesidades del guión. Dentro de la basílica no se puede hacer fotos, fuera sí, por eso el lector ve las copias, pero eran igualitas, preciosos.

 

Copia de cuatro caballos suyo originales adornaban el hipódromo de Constantinopla.

(Fuente: Colección particular.)

 ……….

……….Desde la balaustrada del San Marcos, ésta es la vista sobre la Plaza, a la que enseguida bajamos y nos sentamos en esas sillas que nos están esperando.

Plaza de San Marcos vista desde la balaustrada de la basílica.

(Fuente: Colección particular.)

 

……….Al mediodía, a la hora de comer y a la tarde, la Plaza de San Marcos se anima hasta lo infinito. Las terrazas de las cafeterías se llenan de color, música y turistas cansados, que pagan por una cerveza pero que, en realidad, lo que quieren es descansar los pies o los riñones.

 

Una terraza de la Plaza de San Marcos en plena faena.

(Fuente: Colección particular.)

.

.

Siguiente artículo: Venecia, la poderosa.

.

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *