Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Versos de Oro pitagóricos

Los VERSOS DE ORO PITAGÓRICOS – tanto como yo sé – son lo más antiguo que nos ha llegado de explicaciones verídicas hechas en el lenguaje habitual, sin metáforas, sin «misterios», con total claridad, en lo que hoy es la actual Europa.

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

    
………. Voy a volver a mis fuentes, a mis clásicos. Tienen aún muchas cosas que decir. Remontándonos a lo primero, allá por el año 500 antes de Cristo, uno se queda atónito de que ya en aquellas tempranas fechas hubiera Maestros que tuvieran las cosas tan claras como para dejar escritas estas recomendaciones. Los llamados «Versos de oro» son de la Escuela Pitagórica de Sabiduría. Con ellos se formó Sócrates, que murió el 399 a.C. Así se enseñaba el Camino hace 2.500 años y alguno más.

.

VERSOS DE ORO

Versos de Oro pitagóricos

1 Establece al Dios Inmortal y Más Alto como fundamento.

2 Estima y admira la doctrina y a continuación a los maestros ilustres,

3 que te han servido con su «semilla», actuando con Perfección,

4 a tus progenitores, a los parientes que has logrado.

5 Y respecto a los otros, que el que actúa con Perfección sea tu mejor amigo.

6 Que tus palabras y tus obras parezcan suaves a los que ayudas.

7 Si puedes, no odies a los amigos que se han separado de ti a causa de pequeñeces.

8 Domina el orgullo. La Esencia por ley natural está cerca .

9. Las cosas son así. Acostúmbrate a ser dueño de lo siguiente:

10 Del «apetito» lo primero de todo, y del «sueño» que te agarra, y de tu principio vital.

11 Deseos y acciones vergonzosas, jamás, ni contigo ni con los demás.

13 Después ejercita la Perfección en tus palabras y en tus actos.

14 Y sobre todo acostúmbrate, nada sin el Logos que en ti mismo albergas,

15 pues conocerse a sí mismo, como morir, es el destino de todos.

16 Sobre la fortuna, acepta tener en un tiempo y no tener en otro.

17 Acostúmbrate a dominar las contrariedades que padezcas,

18 y la posición que tengas aquí, sobrellévala, que no te irrite.

19 Ponerse en movimiento para sobresalir, en la medida en que uno pueda.

20 Sábete que no se envían más contrariedades a los que son rectos.

21 Sobre las cosas que te lancen los humanos, felices unos e infelices otros,

22 ni te engrían ni te insulten. Sepáralas de ti mismo.

23 Si alguno te engaña, ten calma.

24 Interroga a lo tuyo. Por encima de todo actúa con perfección.

25 Que nadie, ni con palabras ni con obras, te engañe,

26 de modo que ni actúes ni digas lo que para ti no sea lo mejor.

27 Delibera contigo mismo antes de actuar, de modo que tu obra no sea insensata.

28 Cosas miserables hacen y dicen los humanos sin Logos.

29 De modo que por ello lleva a término lo que no te deje luego sin riendas.

30 No hagas algo de lo que no estés seguro,

31 aprende todo lo necesario y desplegarás  así una  vida plena.

32 Es necesario no ser despreocupado sobre la salud del cuerpo,

33 sino tener medida en alimentación, bebida y ejercicio corporal.

34 Y por medida me refiero a que todo eso no te cause molestia.

35 Acostúmbrate a un género de vida limpio y varonil.

36 Y pon atención en todo lo que haces, ya que la envidia tiene fuerza.

37 No gastes en exceso, como hacen los desconocedores de lo perfecto.

38 Ni seas tacaño. La medida es lo mejor en todo.

39 Actúa de modo que no te entorpezcas, reflexionado contigo mismo antes de obrar.

40 Lucha para que tus ojos no concilien el sueño

41 antes de que hayas reflexionado contigo mismo cada obra del día.

42 Qué he hecho? Qué he dejado de hacer? Algo que debía hacer no he realizado?

43 Examina desde el principio lo que has emprendido.

44 y después por las obras mediocres, repréndete. De las buenas, alégrate.

45 Esfuérzate, trabaja en esto. Es necesario practicar a fondo estas cosas.

46 Estas cosas te pondrán tras las huellas de la perfección divina,                       

47 Así es, te lo aseguro por el que dio a nuestras personas la semilla,

48 la Esencia del  Principio Eterno.

49 Pide a los dioses que puedas realizar esto.

50 Conocerás la Esencia de los dioses inmortales y de los mortales hombres,

51 y lo que se difunde, y lo que prevalece en cada uno.

52 Conocerás, como es voluntad divina, que la Esencia es igual en todo,

53 de forma que nada esperarás, por nada te desesperarás y nada te estará oculto.

54 Conocerás que el humano infortunado se designa a sí mismo para hacerse daño,

55 la Madurez, que existe para los plenos, ni existe para ellos ni lo llegan a saber.

56 Pocos hay que se libren del mal.

57 Tal es la condición de los humanos si sus corazones están trastornados.

58 Como ruedas van de un lado a otro, desconocedores de lo que llevan consigo,

58 poseyendo golosinas, infelices,

59 teniendo por compañera natural la discordia que hace daño,

60 a la que es preciso no promover, sino librarse de ella y abandonarla.

61 Padre Dios, verdaderamente de muchos males se liberarían los humanos

62 si respetaran lo Absoluto y tuvieran relación con la Semilla.

63 Tú en cambio ten confianza, puesto que la sagrada Esencia ya mencionada revela

64 que el linaje de los humanos es de origen divino.

65 De modo que si cumples y participas conseguirás ponerla en movimiento en ti,

66 y curada del todo tu alma, te librarás de los padecimientos causados por los humanos.

67 Aléjate de los manjares indicados en «Purificaciones» y «Liberación del alma».

68 Percátate de todas estas cosas

69 siendo tú el conductor colocado sobre el Conocimiento pleno.

70 Y en el caso de que dejes atrás la vida, irás a la libertad del cielo,

71 y serás inmortal, divinidad que ya no muere.              

.Versos de Oro pitagóricos

………. Leerlos, como uno quiera. Saborearlos, en pequeñas dosis, tal vez de 20 en 20. Lo que se busca es la resonancia, no leer mucho y de un tirón.

………. La traducción es propia. Por eso no coincide con las que ponen los libros que se han editado. Para traducir un texto de Medicina hay que ser Médico. Para traducir otro de Ingeniería, hay que ser Ingeniero. Para esto … hay que saber algo del tema. 

.Versos de Oro pitagóricos

La Magna Grecia. Colofón, Samos y Éfeso, cunas de Xenófanes, Pitágoras y Heráclito.

Versos de Oro pitagóricos

    Principales ciudades de la Grecia antigua

(Fuente: Historia de la Humanidad, tomo 8. F.J.Fernández y otros. Arlanza Ediciones, 2.000)

… Versos de Oro pitagóricos

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Año 303. Inventan el Cristianismo», recientemente editado, «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En la Web  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

Versos de Oro pitagóricos

Versos de Oro pitagóricos

Versos de Oro pitagóricos

3 comentarios en “Versos de Oro pitagóricos”

  1. Raúl Ugalde León dice:

    Si hay que disfrutar de estas líneas, la primera impresión, se dice fácil pero requiere de mucho pulido; «ser congruente».
    Saludos

  2. Luis Fernando Medina F dice:

    Gracias Fernando. Muy estimulante. me gust mucho la N° 15. Conocerse a si mismo, como la muerte, es el destino de todos. Consulta como defines LOGOS, he revisado y se refiere a la necesidad Universal, a la ley del ser, ¿Es correcto, o puedes ampliar o corregir en todo caso? Saludos

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Hola Luís: El diccionario más pequeño que uso, el VOX de estudiantes, en primera instancia tiene 72 acepciones del «logos» griego. Desechando las obvias, quedan las que le sirvieron a Heráclito para referirse a la Divinidad. Y valen para ese oficio, para definirla de manera vaga, porque no se puede hacer de otra manera, éstas: Razón de las cosas, Motivo, Causa. Debiendo entender las tres juntas, simultáneas.

      La Divinidad es la Causa de todo lo existente, la Razón de su existir, el Motivo por el que están existiendo y evolucionando hacia Ella. Porque todo ser tiene, a su manera, en su nivel, una Semilla de las Capacidades divinas. Otra cosa es que la desarrolle o no. Si no lo hace, se asemeja al reino inferior a él. Al reino animal, si es un humano. Si lo hace, ingresa en el Reino Superior.

      No creo que Heráclito le diera otra acepción. Cuando leemos a un Maestro griego, debemos adoptar las acepciones más profundas, más elevadas. Y conocer de lo que hablaba el tal. Para traducir a un Maestro como Heráclito, hay que saber lo mismo que él sabía. Así se le puede entender y da gusto leerle. Si no, uno se hace un lío y no sabe por dónde van los tiros, que es lo que les pasa a algunos escritores, que se las quieren dar de filósofos y sólo son compiladores despistados y sin brújula. No les hagas caso, por mucho nombre que tengan.

      Un grato abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *