Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

© Copyright  Fernando Conde Torrens

.

.

.

        Tengo que despedirme de Wssel de Guimbarda (1.833-1.907). Pero no quiero hacerlo sin antes expresar mi agradecimiento a Clara Pérez Cabanellas, una amiga de la familia, nieta de una de las alumnas de Wssel de Guimbarda, que nos ha obsequiado con la obra en la que me he basado para definir mejor el contraste entre la forma académica de entender la Pintura, representada por el propio Wssel de Guimnbarda, y la manera moderna, cuyos mejores exponentes los encontramos en los Pintores Impresionistas, ya analizados. Gracias, Clara.

        Sería un olvido imperdonable olvidar a los Autores y Editores del brillante libro, cuya edición no me extrañaría estuviese agotada, dado el inmenso aprecio que en Cartagena se siente por Wssel de Guimbarda, “Wssel de Guimbarda y la sociedad de su tiempo”, el Excelentísimo Ayuntamiento de Cartagena y la Fundación Caja Murcia. El libro, de cerca de 300 páginas y gran formato, con una cuidadísima puesta en página, es el mejor homenaje rendido al Pintor más apreciado en esa Ciudad.

        De él son las dos últimas figuras que veremos de Wssel de Guimbarda, relativas a sus dibujos. Decíamos ayer, como el otro, que un futuro Pintor ha de dibujar bien. Y que Wssel de Guimbarda era un magnífico dibujante. Sólo quienes dominan el Dibujo a la perfección pueden atreverse a hacer retrato. Veamos otro boceto de techumbre del Pintor afincado en Cartagena.

.

Apunte para techo. Lápiz sobre papel, 27 x 20 cm. Colección particular. Cartagena

(Fuente: Wssel de Guimbarda y la sociedad de su tiempo. Ayuntamiento de Cartagena y Fundación Caja Murcia, 2.008)

.

        Quizás el encargo se cortó y quedó en nada, porque no consta una culminación del mismo. Cuando no era así y el proyecto seguía adelante, el lápiz se pasaba a plumilla y, posteriormente, contando con la aprobación del interesado, se preparaba un cuadro al óleo de reducidas dimensiones. Como el que viene a continuación, que vio su final a tamaño real.

.

Wssel de Guimbarda, 1.893. Boceto para el Teatro Principal. Óleo sobre lienzo, 126 x 100 cm.

Colección particular. Cartagena

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

        (Fuente: Wssel de Guimbarda y la sociedad de su tiempo. Ayuntamiento de Cartagena y Fundación Caja Murcia, 2.008)

.

        Paradojas de los hados, tal vez Wssel de Guimbarda sea el Pintor al que hemos dedicado más espacio en este repaso no exhaustivo sobre docenas de Pintores de fama universal, o no tanto. Quizás se deba a su completísima gama de trabajos, quizás, además, a que sé que me estoy despidiendo con él de la Pintura y me resisto a salir de un terreno tan grato y al que tantos cientos de horas dediqué en el pasado.

        El contraste de sus obras con las de los Impresionistas o incluso con el de los Pintores navarros que aquí hemos visto casi no precisa explicación. Son dos maneras diferentes de elegir los temas y de interpretarlos, de pintarlos.

        Si se trata de Retratos, hemos ganado en naturalidad. A los retratados se les muestra en su entorno, o en el que el Pintor dispone, pero siempre se trata de un entorno conocido, familiar. Se acabaron los óvalos circundantes y el forzoso fondo oscuro o neutro.

        Si el tema es Paisaje, se terminaron las composiciones tremendistas, las idealizaciones tan del gusto del XIX, para, siguiendo a los “paisajistas intimistas” y a los Impresionistas luego, representar el mundo tal cual es, con las variantes de colorido que el Pintor quiera introducir porque forma parte de su estilo personal.

        Irrumpen en escena los bodegones, apartado que ya se dio en Pintores de los siglos XVI y XVII, aunque los bodegones de antaño eran espectaculares por su contenido. Desaparecen los cuadros históricos, la Pintura religiosa y, mayormente, las decoraciones de techos con cuadros de varios metros cuadrados.

        Si hubiera que decir qué sucede en conjunto, diríamos que una simplificación de los temas, quizás porque las casas son hoy en día más pequeñas, los techos mucho menos altos y al personal le abruma la complejidad. Los Pintores de antaño apostaban a ver quién hacía un cuadro más grande, con más personajes. El cuadro que vi la semana pasada, de David, la coronación de Napoleón, aseguran que contiene más de 100 personajes de la vida real de entonces. Hoy en día no hay paredes para tales cuadros y, por ello, no se pintan. De modo que nos hemos vuelto vagos, los Pintores, y hemos pasado, los demás, de vivir en mansiones a hibernar en madrigueras. Esto, evidentemente, es una caricatura burda, pero del hecho de el afán por lo sencillo, de la huída de la ampulosidad, del sobrecogimiento ante una obra inmensa. No obstante, lo que antaño se hizo y era inmenso y de calidad, perdurará hasta el fin de los siglos en los Museos de todo el mundo.

        Bien, dejémonos de filosofar y volvamos a nuestros angelotes, pues con ellos estamos en el mejor de los mundos. No sólo era Wssel de Guimbarda, sino todos en su tiempo los que llenaban los techos de ángeles de diferentes edades y en diferentes poses. Véanse si no, estos dos ejemplos de quien sería a su ciudad lo que Wssel de Guimbarda era a Cartagena.

.

Techo Luis XV. Prof. Oreste Monacelli

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

(Fuente: Lámina 21. Per l´Arte – IV. C. Crudo e C. Editori. Torino, hacia 1.910)

.

        Comparativamente, nuestro Pintor me parece más moderno, en el moderno sentido de la palabra. Los entornos de los frescos me parecen recargadísimos, frente a la simplicidad del Pintor cartagenero.

.

Techo Luis XV. Prof. Oreste Monacelli

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

(Fuente: Lámina 5. Per l´Arte – IV. C. Crudo e C. Editori. Torino, hacia 1.910)

.

        Cenefas, estucados, artesonados, óvalos de marcos, angelotes ociosos que vuelan con absoluta facilidad … son los símbolos del Modernismo, como de tantos tiempos pasados. Los finales del siglo XIX y principios del XX se llamaron a sí mismos modernistas; eran lo más moderno que nunca había habido. Personalmente, el Modernismo no me seduce, me parece recargado en exceso y un tanto cursi. Pero eso puede ser porque se mira con meninges de finales del siglo XX lo que florecía al inicio del mismo. Lo que significa que “hoy los tiempos adelantan que es una barbaridad”. Ya nos parece caduco lo que tiene menos de 100 años. Una decoración modernista (1.860 a 1.916) que justifica mi sentir.

.

Techo. Prof. Tullio Morgantini

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

(Fuente: Lámina 21. Per l´Arte – IV. C. Crudo e C. Editori. Torino, hacia 1.910.)

.

        Los angelotes no sólo poblaron los cuadros, sino que también abundaron entre esculturas y bajorrelieves. Da un poco de aprensión mirar al angelote de la siguiente lámina; uno no sabe si está pensando, sufriendo o a punto de dormirse.

.

Detalle decorativo del Duomo de Termini Imerese

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

(Fuente: Lámina 29. Per l´Arte – IV. C. Crudo e C. Editori. Torino, hacia 1.910)

.

        Si los ángeles dan bastante de sí, no lo era menos con el cuerpo humano, de uno u otro sexo. Ya se ha dicho que el desnudo era indecente si se retrataba a una contemporánea, como fue el caso de perverso Manet. A las diosas, ninfas y demás seres inmateriales era conveniente, y hasta imprescindible, expresarlas sin ropaje material y eso no extrañaba a nadie. Y sus cuerpos, como diosas que eran, tenían que ser perfectos. Era otro mandamiento del hacer artístico de antaño.

        Recreémonos en la estatua de una diosa, supongo, de la época que estamos analizando, modernista.

.

Casa Belloni e Marroni a Milano

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

(Fuente: Lámina 39. Per l´Arte – IV. C. Crudo e C. Editori. Torino, hacia 1.910.)

.

        Y, metidos en esculturas, saboreemos esta otra obra, realmente hermosa, de la misma época. Porque de la misma época modernista y contemporáneo de Wssel de Guimabarda es nada menos que Rodin (1.840-1.917), en cuyas proximidades entraremos en breve.

.

SPONDAI. (Aliados)

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

(Fuente: Lámina 51. Per l´Arte – IV. C. Crudo e C. Editori. Torino, hacia 1.910)

.

        El Pintor de antaño solía disponer de inmensas colecciones láminas con dibujos, cuadros, esculturas, cenefas de los más diversos motivos y hasta forjados de puertas de jardín y barandillas. Si recibía algún pedido, podía tomas prestadas ideas de tal material.

        Por cosas del destino obran en mi poder parte del material de uno de los alumnos de Wssel de Guimbarda, que, además, fue miembro de la familia. Posiblemente hablemos de él: Antes tengo que hacer fotografías de sus cuadros. Ciertamente, no tuvo fama mundial … pero es de la familia, ¡qué demonios!

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163  Wssel de Guimbarda y Malibán 8 La Pintura 163

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *