Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Cómo rezar

Cómo rezar

.

.

.

Un amigo     Cómo rezar
……….  Buenas noches mi estimado Fernando. Tengo está pregunta: ¿La oración, ya sea grupal o de uno solo, puede influir para que una persona delicada de salud sane?
.
.
Cómo rezar
.
Fernando Conde    Cómo rezar
……….   ¡Buff …! Me preguntas por lo que sucede en el mundo trascendido. Lo que sé es que los llamados Guías tienen capacidad para remediar dolencias que les suceden a sus protegidos, los humanos que siguen y cuidan. Que peticiones dirigidas a otros Guías les empujen a poner remedio a alguna afección a su protegido, no es descartable, puede darse. Yo lo practico en alguna ocasión, a personas queridas. La cadena sería: Yo-mi Guía- el Guía del otro- el otro, enfermo. Lo que no puedo afirmar con total seguridad es que ese ruego vaya a ser eficaz de manera general, siempre. Deberán coincidir otras circunstancias, como que nadie se oponga, que no le convenga irse al enfermo, que él quiera vivir y algunas más que desconozco. Rezar mejora la condición del que lo hace, luego es una actividad positiva. Nos une a lo Uno. Pero “a Dios rogando y con el mazo dando”. Confiarlo todo de Arriba y conformarse sólo con eso, eso es lo que no es bueno.
.
.
……….  Entiendo. Hablando del mismo tema, desde la cuna nos enseñaron a rezar de la forma católica. Sin embargo ahora con este cambio y sabiendo de la invención del cristianismo no se de que manera rezar o de que manera orar, Seria mucho pedir que como mentor me enseñaras otra forma de orar?
……….  Decía el Catecismo que leí de niño: “Orar es levantar el corazón a Dios y pedirle favores, con humildad y confianza.” Como se le pide una cosa a tu madre, con cariño y confianza. Tratándola de tú, no de usted, ni de vos. Pues igual a un Guía, que es un compañero nuestro de viaje, aunque trascendido, desencarnado. Y hablar con él mentalmente, por telepatía, hablándole con el corazón sobre todo. Para eso conviene hablar con ellos todos los días, para conseguir llega a esa confianza. No sólo cuando algo apremia y tenemos una necesidad. Todos los días. Y convenir con ellos una clave de comunicación.
……….  Ellos nos pueden hacer mirar a un sitio al margen de nuestra voluntad. Por ejemplo, al reloj que tenemos más cerca. Convenir con ellos que mirar al reloj a las horas exactas, simétricas o repetidas, es señal de que estamos haciendo las cosas bien. Y que no nos empujen a ello es señal de que vamos por el mal camino. Horas exactas, las 12:00, las 16:00. También Horas simétricas, las 12:21, las 14:41. O bien horas repetidas, las 12:12, las 16:16. Eso debe ocurrir más de una vez al día. Una puede ser casualidad. Y cuando ocurra, sonreírles y agradecérselo mentalmente. Están deseando comunicarse con nosotros, pero no sabemos cómo hacerlo.
……….  Esto es para antes de desarrollar la Mente Superior o el Corazón Superior, con los cuales nos comunicamos con ellos por telepatía (MS) o por identificación de sentimientos (CS). Y podemos acompañarles en su forma de ser (con el CS y “sentir a lo divino”, Contacto con el Fondo.) Hay muchas cosas que no sabemos hacer, lo más valioso que tenemos … Para desarrollar estas Capacidades Superiores, en “El Camino” de la Web.

4 comentarios en “Cómo rezar”

  1. El modo más antiguo y poderoso de la Oración no tiene palabras.
    Se basa en el lenguaje del sentimiento.
    La actitud, la forma de colocar el cuerpo, la cabeza, las manos, es para crear un sentimiento.

    De ese modo, la fuerza que creó y que sostiene el Universo entrará en tu ánimo, no desde una fuenta exterior,
    sino desde ese reino sagrado y poderoso que vive en nosotros.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Esto que has dicho, Nara Maia, es una joya sutil. Tal vez estás definiendo lo que aquí llamamos “la postura” para conectar con lo que llamamos “Fondo”, o “Corazón Superior”. Y sólo puede describirlo quien lo ha experimentado. Para salir de dudas, te agradecería al infinito que indicaras algún detalle de lo que sucede cuando esa Fuerza, que tan bien conoces, entra en tu ánimo; qué pasa, qué se siente. A ver si coincidimos en la descripción. Un gran abrazo.

  2. Gracias por tu consejo. En mi adolescencia, siguiendo una costumbre familiar, utilizaba los Salmos para orar. Me era difícil seleccionar uno, visto el lenguaje de odio e incitación a la violencia de algunos de ellos, relativos además al judaísmo antiguo y sus conflictos con otros pueblos que ya no existen y con los cuales nada tengo que ver.

    Entonces, comencé a modificarlos, a quitarles versículos que no me gustaban y cambiar algunas frases a mi gusto. Veía que de ese modo “algo” en mi intimidad me lo agradecía, como cuando quitas una música estridente y colocas una bella melodía.

    En algunas de mis oraciones menciono el nombre de Jesús, me encanta, como también Isa, “Yisus” o Iehoshua. La sonoridad de esos fonemas parece estimular y despertar algo en mi. Empleo cuanto sirva para rodear mi proceder de un ambiente sobrenatural. Hay una forma de pronunciar el nombre de Jesús, no la puedo transmitir escribiendo, cada uno la encontrará a su modo, si quiere hacerlo.

    A veces mis oraciones son suaves y amables, otras procuro “encenderme en la oración”, repetir con vehemencia, a veces en voz alta, a veces salgo al campo o a una playa y elevo mi voz, con entusiasmo y alegría, con poder. Eso es cuando procuro salir de un problema, recibir fuerzas para una batalla importante en mi vida. Como los actores de teatro que buscan emocionar y hacer vibrar los corazones de su auditorio con sus palabras. o, visto el lenguaje de odio e incitación a la violencia de algunos de ellos, relativos además al judaísmo antiguo y sus conflictos con otros pueblos que ya no existen y con los cuales nada tengo que ver.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Me ha agradado mucho leer este Comentario, porque me parece que albergas tesoros que, por la centrada información que das, no sé si conoces plenamente o no. Y quisiera preguntarte si has usado la oración “encendida” sin tener problemas a la vista, en una tarde de sosiego y paz interior, de plenitud (con minúsculas) previa. Para saber si viene luego la Plenitud con Mayúsculas. Me debes entender. Un adiós sonriente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *