Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Carcassonne 6

© Copyright  Fernando Conde Torrens

.

 .

 .

Y es cierto que lo ha sido, – postura familiar

ser fiel a los principios – y no chaquetear

y hay reyes que han sabido – posponer sin dudar

sus propios intereses – a un amplio bienestar

o rechazado pactos – con premios a ganar

por serlo con traidores – de atar y de engomar,

con gente deshonesta – de que conviene estar

lo más lejos posible – y nunca negociar.

Eso hizo el joven Conde – cuando el Duque sin par

le propuso una liga – y juntos pelear,

pues el Conde pensaba, – no sin gran desbarrar,

que el Duque tal vez no era – ajeno al encargar

que al Legado mandaran – do no va a retornar.

En defensa del Conde – conviene hacer constar

que al saber que el buen Duque – decidiose apuntar

a la papal Cruzada, – él lo quiso imitar,

pero el Papa Inocencio – eso va a rechazar

 y así lo deja solo. –                                 

 

Hacerse perdonar                    

desvíos anteriores – y el botín a ganar

son motivos que invitan – a más de uno a luchar.

 

………. 

¡Dios lo quiere!

(Fuente: La Historia de Francia. M. Guizot. Librairie Hachette et Cie. PArís, 1.877.)  ……….

………. 

Al Abad de Cîteaux – el Papa va a encargar,

por ser fuerte, severo – y hombre de guerrear,

que lidere las huestes – que deben acabar

con esa lacra inmunda – que se debe extirpar.

El rey Felipe Augusto – no se quiso sumar

y en contra de sus nobles – las armas levantar,

pero se vio obligado – a también proclamar

que otros pueden hacerlo, – no se vaya a pensar

que es tibio con herejes. – Decidió convocar

el Abad en Lyon – a cuantos aplastar

deseen la herejía.- La hueste va a bajar

por el Ródano abajo – y pronto va a llegar

ante Beziers, el veinte – de Julio.

.Asalto fallido a una ciudad en una Cruzada.

(Fuente: Historia de las Cruzadas. M. Michaud. Ilustraciones, Gustavo Doré. Montaner y Simón, Editores. 1.886.)

…………………… ..      

                                      

               Al comenzar

los primeros asaltos – deciden intentar

una salida para – el cerco liberar,

pero son rechazados – y deben regresar

corriendo hacia las puertas, – que no quieren cerrar

sus vecinos; de hacerlo – les van a condenar

a una muerte segura. – Pero de par en par

por las puertas abiertas – van también a pasar,

mezclados, los cruzados – y ello va a resultar

mortal, que una vez dentro – no hay modo de evitar

que empiece la matanza. – Se van a refugiar

al ver todo perdido – en la iglesia y altar

de santa Magdalena, – donde logran entrar

más de seis mil vecinos. – Le van a preguntar

al buen abad en jefe – si deben respetar

al que ha logrado asilo – y así van a escuchar:

“¡¡No, matadles a todos, – a Dios seleccionar

a los suyos le queda!!” – Y proceden a entrar

arma en mano en la iglesia – para de allí limpiar

a tanta mala hierba . – Miedo da imaginar,

21.000 habitantes, – ninguno va a escapar:

No precisa dos veces – quien una sabe dar.

………. 

Once días más tarde – la hueste va a acampar

ante Carcassonne, donde – seguro pensó estar

el Conde Trencavel. – Es ya voz popular

la suerte de Beziers, – que la han de pregonar

los mismos sitiadores. – Intentará mediar

el rey Pedro segundo, – mas nada ha de lograr.

 ……….

Ataque de un castillo fortificado en los siglos XII y XIII.

(Fuente: Carcassonne. Historia y Arquitectura. Jean-Pierre Panouillé. – Dibujo, Jean Claude Golvin © Geo, 1.993- Éditions Ouest-France, 1.999.)

 ……….

El asedio comienza – sin un día esperar.

Atacan a los burgos – y empiezan a tirar

piedras de gran tamaño – con el fin de evitar

que desde la muralla – puedan asaetar

a cuatro minadores – que se van a ocultar

al pie de la muralla – para allí socavar

las piedras de su base. – Se deben resguardar

bajo un carro techado – que logran arrastrar

para que les proteja. – Sobre él van a arrojar

piedras desde los muros, – lo quieren destrozar

y matar a los cuatro, – pero van a tardar

el tiempo suficiente – para poder quitar

piedras y hacer un hueco – que les va a resguardar

y seguir su trabajo – de cavar y cavar.

……….

 Efecto de una mina en el asalto al castillo de Rochester en noviembre de 1.215.

(Fuente: Los castillos medievales. Conrad Cairns. Ediciones AKAL, Monografías, 2.001.)

……….

Con madera del carro – tiene que apuntalar

el hueco que han abierto. – Nada más despuntar

el alba prenden fuego – y logran escapar

al abrigo del humo. – Se logra derrumbar

parte de la muralla – y así logran entrar

y hacerse con el burgo. – En él van a quedar

bastantes hombres muertos – que el resto va a escapar

tras más gruesas murallas. – Con igual actuar

cayó el segundo burgo. – Faltaba por tomar

la que era plaza fuerte. – Y deben cavilar

las gentes de ambos bandos – porque el tiempo al pasar

a todos contrariaba. – No hay para alimentar

ni para dar bebida – a tanto centenar

de mujeres y niños. – Y no va a resultar

tan fácil como el burgo – el muro derribar

de Carcassonne, muy ancho – para poder minar.

……….

El jefe de cruzados – propone negociar

y el Vizconde Raymond – sale a parlamentar.

No sabe con quién trata, – no se debió fiar.

En medio de la tregua – lo llegan a apresar.

Cuando algunos cruzados – le van a protestar

al Abad, que no es digna – tal forma de actuar,

que la palabra dada – se debe respetar,

el Abad les responde: – “Si vos vais a cazar

alimañas al campo – ¿deberéis esperar

que completen su baño? – Así debo actuar

con quien corrompe al pueblo. – No hay nada más que hablar.”

……….

Por el tono entendieron – que era mejor callar

y al Vizconde llevaron – a ignorado lugar.

Con la presa en el cepo – dejaron ya marchar

al resto de habitantes, – que sólo han de llevar

un sencillo vestido; – el resto ha de quedar

como botín de guerra; – con él se va a pagar

a los dignos cruzados, – además de mezclar

tanta cal como arena – y posibilitar

que futuras ciudades – decidan entregar

a sus propios herejes, – que en todo hay que pensar.

……….

La Catedral de San Nazario, exterior.

image002

(Fuente: Colección propia.)

.

Siguiente artículo: Carcassonne 7.

.

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *