Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

La reforma de la Lengua Castellana 3

© Copyrigth Fernando Conde Torrens

 .
 .
 .
 .

……….Otra posibilidad que pudiera explicar la campaña, si llegara a darse, de dilución de la Lengua castellana, sería que fuera una especie de test para medir la capacidad de reacción del pueblo llano ante medidas adoptadas unilateralmente por los cerebros que dirigen todo el asunto. Mejor lo explicamos con un cuento de los de antes.

……….Érase una vez … un país donde no había todavía televisión. Las gentes compraban el periódico y oían la radio para enterarse de lo que pasaba en el mundo. El nivel de vida del país era más bien bajo, muy inferior al actual, y la gente no se compraba el periódico todos los días, ¡qué va …!, lo compraban los domingos y así se enteraba de lo que pasaba, más o menos. Lo que no costaba dinero era la radio y la radio funcionaba todas las horas del día, sobre todo a las dos y media y a las diez de la noche, en que se daba el parte, nomenclatura cuartelera todavía. Entre parte y parte, había en las pocas emisoras de radio en las ondas novelas y canciones dedicadas.

……….Entonces se llevaba mucho el felicitar a la novia o a un amigo, dedicándole “con todo cariño” una canción de Sarita Montiel, Carmen Sevilla, Nat King Col, Elvis Presley, el Duo Dinámico, Antonio Machín, Manolo Escobar o Juanito Valderrama. Eso era antes de que aparecieran Adamo, Mireille Matieu, Joan Serrat, Julio Iglesias, Juan y Junior y un largo etcétera. Era la época de la minifalda en Inglaterra. A España aún no había llegado. Era el verano del año 1.973, exactamente.

……….Unos pocos años antes, allá por el 1.960,  la televisión se veía en los escaparates de ciertas tiendas, que tenían un aparato de cara al público, para que el viandante pudiera ver ese nuevo invento, la televisión. Tampoco emitía de continuo, sino que lo hacía a ciertas horas, incluyendo las horas de la comida y la cena. Poco a poco los más afortunados, fueron comprando un aparato y los vecinos con confianza pasábamos a su casa a ver el programa de las 9, que era muy interesante, es un decir. En unas casas había televisión y en otras, no. Pasaron los años y en casi todos los hogares de este país había ya un aparato y se veía la televisión, en blanco y negro, desde luego. Primero había una cadena. Luego pusieron dos, la Una y la Dos. Ya podíamos elegir.

……….Y un españolito de a pié, universitario él, se fue a aprender inglés a Inglaterra, un Curso para extranjeros, de 21 día de duración, de nuevo en 1.973. En la ciudad de Oxford. Entre clase y clase veía mucha televisión, una forma barata de practicar el idioma a aprender. Y nuestro españolito se quedó asombrado, porque mientras en su país la televisión daba concursos, películas y seriales americanos, como La Casa de la Pradera, El Fugitivo y otros, en Inglaterra se ocupaban las horas intermedias entre comida y cena con mesas redondas, encuestas en la calle y tertulias sobre temas de Cultura y actualidad. Entonces nuestro hombre se dio cuenta de la capacidad educativa que tenía la televisión.

……….Otro hecho distintivo entre Inglaterra y nuestro país era la educación ciudadana. Los periódicos se vendían sin vendedor. Estaban sobre una mesa, en la acera de una calle determinada, junto a un cestillo de mimbre. Pasaba el viandante, cogía un periódico, echaba su precio en el castillo y se iba. Y si no tenía cambios, echaba un billete y se servía él mismo los cambios. Nuestro hombre pensó que eso jamás se podría hacer en su país, donde el cestillo estaría siempre vacío.

……….Otro detalle de educación cívica generalizada: Los autobuses tenía dos pisos y, al entrar, uno se subía arriba, sin pagar. Al cabo de varias paradas subía el cobrador y le preguntaba a cada pasajero de dónde a dónde viajaba. Y cada cual le respondía y pagaba en función de esa respuesta. Inimaginable en nuestro país, ni entonces, ni ahora, ni nunca.

……….Era otro mundo, sencillamente.

……….Han pasado muchos años desde entonces y si la televisión nunca se empleó como el instrumento de imbuir esa cultura cívica que nos falta – y que en otros países europeos existía – desde hace varios años, una década al menos, se ha vuelto indigerible, repulsiva, indigesta, superficial, deformante, ramplona, vulgar, incluso de mal gusto. Y eso, todas. Sólo se salvan unos pocos programas que, a horas intempestivas, tratan de … la vida de los animales. Y poco más. Nuestro entonces joven viajero se ha desilusionado, no sólo de la televisión, sino de todos los medios de comunicación y del sistema político que los prohija. Y no los usa, porque piensa que son contaminantes. Es imposible que tanta basura se vierta a las ondas “sin querer”. Es adrede y, por tanto, mejor evitarlo.

……….Porque en vez de servir cultura al televidente, la televisión le banaliza con programas de reality show, de salsa rosa, de futbol a todas horas, con concursos de baile con jurado de famosillos, de cotilleo … donde se explota el morbo más bajito del españolito inculto. Hasta el punto de que la gente dotada de neuronas y que las usa se niega a ver tamaña basura y busca redes alternativas que, al menos, le ofrezcan de manera continua películas o documentales de fauna, Historia u otros.

……….Tras esa larga campaña de desertización cultural, cerebral y neuronal, ¿será la campaña de simplificación de la Lengua castellana un test para medir el grado de reacción de una sociedad que creen que casi tienen adormilada, obnubilada, insensibilizada y domesticada, para ver hasta dónde llega nuestra forma de ser amorfa, insensible y maleable? Y ello con vistas a apretar o no el botón siguiente de dominación y control popular …

……….Lo siento, lector, pero cuando pintan bastos … es lo que hay.

 .

Siguiente artículo: La reforma de la Lengua Castellana 4.

.

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *