Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

A vueltas con Suetonio

A vueltas con Suetonio © Copyrigth Fernando Conde Torrens el 24-7-2.017. A vueltas con Suetonio.

. A vueltas con Suetonio

. A vueltas con Suetonio

. A vueltas con Suetonio

……….Vamos con Suetonio, viejo cilicio con el que me pretende azotar cierto detractor que se hace llamar Aletheia.

……….Lo primero que uno encuentra buscando en la red “Cristianismo primitivo testimonios” son los 4 testimonios de Tácito, Suetonio, Plinio y Flavio Josefo.

……….

(Fuente:https://es.wikipedia.org/wiki/Referencias_hist%C3%B3ricas_no_cristianas_sobre_Jes%C3%BAs_de_Nazaret)

……….

……….Eso me pasó a mí. Y acudí a ver esos testimonios. NO ACUDÍ A LA RED, sino que adquirí libros de los cuatro. Años más tarde, al hacer la bibliografía del libro “Año 303.” seguí el criterio de incluir en la misma sólo los directamente relacionados con temas que había puesto en el libro, cosa que es obligada en las Tesis. Y aunque tengo 20 obras de Tácito, sólo incluí los ejemplares que tengo de la “Germania”, donde me inspiré para todo lo relacionado con Yela, los Chamavi y Chatuari, tribus germanas antiguas. En esos 20 libros que tengo de Tácito hay 6 Anales, en latín y alguno traducido al castellano. Por cantidad de libros que tengo, Tácito ocupa el lugar 30º, con esas 20 obras suyas.

……….Suetonio ocupa el lugar 40º y sólo tengo de él 3 Vidas de los doce Césares, completas, y además las vidas de Tiberio y Calígula (1.983, Bosch), Claudio y Nerón (1.996 Alma Mater) y la tercera con Julio César, Augusto y Tiberio (2.004 RBA).

……….Me estudié las referencias cristianas de los cuatro. No puedo decir ahora en qué momento de la investigación; sería al principio de la primera fase, allá por el año 92, o al inicio de la segunda, hacia el año 2.005. Mucho después encontré los acrósticos de “SIMÓN” que están en las páginas 520 y 526 del libro, en los pasajes de Flavio Josefo y Plinio que hablan de “cristianos”, y comprobé también que en las citas de Tácito y Suetonio no había acrósticos de “SIMÓN”, por lo que sin dificultad deduje que las dos interpolaciones de Flavio Josefo y Plinio las había hecho Eusebio, colocando su firma de denuncia en ellas, y las otras dos, el otro miembro del equipo redactor.

……….Y digo “el otro miembro del equipo redactor” porque no puede asegurar si el autor de las interpolaciones a Tácito y Suetonio fue Lactancio, caso de haberse hecho ese trabajo en vida del mismo, o Eutropio, si se hicieron ya muerto Lactancio. Como no tengo seguridad total, prefiero no pronunciarme.

……….Así que quedaba claro, a mi juicio, qué había pasado con los 4 autores no cristianos y sus citas sobre Jesucristo y los cristianos: Habían sido interpolados, dos a dos. Y con lo mostrado en el libro, entendí que el lector comprendería mi punto de vista sin indicárselo expresamente. Pero no contaba con mi detractor Aletheia.

……….Yo me había propuesto averiguar quiénes escribieron los textos del Nuevo Testamento, que habían dado origen a la que era mi religión. Y a ello me dediqué, analizando especialmente los Evangelios y las Cartas. Y aparecieron las dos etapas de redacción con ideas opuestas, prueba de una pugna ideológica brutal en los mismos cimientos del Cristianismo. Y dicha pugna no era entre pro-judíos y pro-paganos, como alguien ha querido dar a entender. A eso habría que haberlo llamado “corrientes” o “sensibilidades”. Era una pugna sobre si Jesucristo era sólo un Maestro del Conocimiento griego (como defenderían los “arrianos”) o era el Hijo de Dios (como mantendrían los “nicenos”). Pugna que reviviría en Nicea, pocos años después y con los mismos protagonistas, salvo Lactancio, ya difunto para el 325.

……….Tampoco me propuse situar y probar la autoría de cada uno de los libros “cristianos” falsificados por el equipo redactor para llenar el hueco 33 – 303, ni de los Evangelios apócrifos, sino del Nuevo Testamento. He podido hacerme con libros en griego de muchos autores “cristianos” primitivos, pero no de todos, por ser muy caros. Por ejemplo, sólo tengo un “Diatessaron”, de Taciano. Lo ideal sería tener seis, para poder cotejar ediciones. Y no he conseguido obra alguna de Ireneo de Lyon.

……….Conociendo estos antecedentes, vamos con el tema de Suetonio, tema preferido de uno de mis detractores. Tras publicar el último libro, en Marzo de 2.016, ese detractor me sacó a relucir una cita de Suetonio. Le dije, en un Foro, que lo había estudiado, al igual que Tácito, Plinio y Josefo. Recordaba que los había estudiado detenidamente, a los cuatro; lo que no recordaba era qué decía exactamente Suetonio sobre los cristianos. Eso lo había mirado o bien hacía 24 años, o bien hacía 12. Él me hablaba de una cita de Suetonio. Al decirle que la había estudiado, dedujo que desconocía la otra, y de ello dedujo que no había estudiado a Suetonio.

……….Y quiso concluir que eso invalidaba mi tesis, que él no conocía a fondo, porque se negaba a leer el libro que la expone, “Año 303.” Y con tal bagaje viene colocando, en todos los Foros donde entro y se entera, su denuncia de que él me enseñó una de las dos citas de Suetonio, que afirma que yo desconocía. Y que sólo eso anula mi investigación.  

……….Esto puede sembrar la duda en quien no haya leído el libro. Quien lo haya leído va a comprender que tal denuncia carece por completo de base, ya que las pruebas de lo hallado nada tienen que ver con Suetonio, ni con ninguno de los otros tres autores romanos interpolados por Eusebio y Lactancio, dos a dos.  

……..

A vueltas con Suetonio

        A vueltas con Suetonio

……..

……….Tienen que ver …

……….……….* con los capítulos de Evangelios y Cartas, porque en muchos de ellos hay dos etapas de redacción con ideas opuestas;

……….……….* con los acrósticos de “SIMÓN”, presentes en todos los capítulos que escribió Eusebio;

……….……….* y con las estructuras, todas iguales, que Lactancio colocó en las obras escritas por él. Y que son fáciles de distinguir, siempre que se sepa qué es una estructura y cómo se forma.

……….Concluyo que la “pega” de Suetonio es un subterfugio más de alguien …

……….que rehuye enterarse a fondo de lo que critica,  

……….que ha encontrado una manera muy personal de rechazar algo que le contraría,

……….que se ha enamorado de esa invención o idea discurrida por él,  

……….que disfruta llevando la contraria con algo que ha pensado él solo,

……….que a su juicio lo realza como científico y como persona inteligente.

……….

……….A criterio del lector queda enjuiciar tales pretensiones.

……….

……….

2 comentarios en “A vueltas con Suetonio”

  1. Ernesto dice:

    Estimado Fernando su obra es impecable y somos un ejército de momento pequeño, que estamos convencidos de que lo contado en el libro es muy plausible que fuera así, y ahí están las pruebas irrefutables. Si ladran pues, es que cabalgamos hacia el desenmascaramiento de lo peor que le ha sucedido a esta humanidad nuestra occidental en los últimos 1700 años: El cristianismo.

    Un saludo afectuoso

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Como bien dices, Ernesto, ahí están las pruebas, por ahora irrefutadas. Y se han asomado muchos críticos a “El Robot Pescador”, donde puse un adelanto de tales pruebas.Y todos ellos se han limitdo a gruñir, y desalificar en plan global, pero ninguno ha tenido la capacidad para razonar contra ellas, y ni siquiera intentar desmontarlas. No se puede: Basta tener 14 años para entenderlas y ver que no hay forma de negarlas, salvo fingirse descerebrado. Por eso lo mejor es guardar silencio, ignorarlas y hacer como que no existen. No les queda ortro remedio.

      Gracias por tus palabras de apoyo y por el recibido en otros lares.

      Un afectuoso abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *