Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro

Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro

© Copyright Fernando Conde Torrens, el Martes 22-1-2.019

.

.

.

         Tocaremos hoy un tema difícil; un tema, según creo, no resuelto por la Ciencia Médica. Cuáles son las razones por las que surgen entre nosotros personas con la sexualidad, digamos, cambiada: Varones que no sienten atracción sexual por las hembras y viceversa. Se ha adjudicado a los genes, a herencia, a enfermedad, a …

         Vamos a exponer la teoría que defendemos en tan espinoso tema. Teoría que el lector deberá comprobar con las personas de su entorno que sufran esas circunstancias, y ver si se cumple o no. Y al menos sabrá si según parece, según sucede en su entorno, con una muestra realmente pequeña, pero sabrá si la teoría se verifica en la práctica o no.

.

………. Lo que no es.  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro

.

         Expuesta de manera muy esquemática, diremos que no es una enfermedad, que no son los genes, que no es cuestión de herencia. Que es adquirida, sobrevenida, inoculada desde el exterior, plantada – por así decir –  por personas con las que ha tenido un trato muy frecuente, por personas que forman parte de su propia familia.  

         Y la personas que induce, impulsa, ocasiona ese cambio de sexualidad no es consciente de la alteración que causa. Nadie lo es. Ni la propia persona contaminante, ni su pareja, ni los menores o mayores que sufren las consecuencias, ese cambio en su deseo sexual. Nadie lo percibe. Y el proceso se repite una y otra vez. Nadie lo detecta y nadie trata de poner remedio. Nadie puede poner remedio.

         Afortunadamente, se ha avanzado en la tolerancia hacia las personas con aparente trastorno sexual. Pero tolerar el efecto es una cosa, que está bien, es necesaria, pero no ataca la causa, no evita que haya nuevos casos de manera ineludible.

         Para que sea comprendido el proceso que se da en las personas que van a alterar sus preferencias sexuales, vamos a explicar antes cómo opera nuestro cerebro. Y para ello vamos a hablar de caminos de cabras, de caminos vecinales, de carreteras comarcales y de autopistas.

         Creo que son hallazgos consecuencia de investigaciones de los dos o tres últimos años. Un resumen muy clarificador puede verse en este enlace (aconsejado leerlo al final).

.

Magnífico cuadro de Claude Monet

Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro

(Fuente: Monet. Karin Sagner-Dütching. TASCHEN, 2.003.)

.

………. Caminos, carreteras y autopistas neuronales.    Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro

.

         Viene a decir que podemos moldear nuestro cerebro, y con ello podemos cambiar nuestras formas habituales de reaccionar. Como resultado de nuestra forma de ser hasta hoy, nuestro cerebro contiene millones de sinapsis, de uniones entre las neuronas. Unas uniones las usamos a diario; otras sólo muy de vez en cuando. A ésta últimas las llamaremos “caminos de cabras”.

         Resulta incómodo para un humano recorrer un camino de cabras, por lo estrecho y accidentado. Lo mismo pasa en el cerebro. Un comportamiento que no es habitual, que es opuesto al que hemos hecho más habitual, cuesta seguirlo. Sería uno de nuestros “caminos de cabras” en nuestro cerebro.

         Por el contrario, también tenemos en nuestro cerebro “autopistas”. Son formas de reaccionar que nos salen solas, que las hemos vuelto habituales. Y hemos hecho eso, nos hemos hecho así a base de repetir esa reacción ante una situación cientos, miles de veces. Por eso, reaccionar de ese modo no nos cuesta, nos sale solo, que se podría decir.

         Y entre ambas tenemos carreteras de diferentes anchuras, unas “vecinales”, más estrechas, menos frecuentes, y otras “comarcales”, bastante más frecuentes, sin llegar a ser tan habituales y cómodas como las autopistas, antes mencionadas. Representan comportamientos que adoptamos sólo a veces.

         La consecuencia a la que queremos llegar es que “nos hacemos”, vamos “conformando nuestra personalidad” a base de tomar decisiones y adoptar comportamientos de un determinado tipo. Cada vez que repetimos un comportamiento como fruto de nuestra voluntad estamos dando un “retoque” a nuestro mapa cerebral, estamos ensanchando el “camino de cabras” que era, para pasarlo a “camino vecinal”.

         Venimos manteniendo desde siempre que “el hábito hace al monje”, es decir, que con nuestra voluntad, portándonos premeditadamente de un cierto modo, podemos contribuir a que ése sea cada vez con más fuerza nuestra reacción instintiva ante una situación problemática.

         Este asunto de las autopistas neuronales explica nuestro comportamiento en temas de ideología. Y el empeño de ciertas Instituciones en sembrar de manera repetitiva ciertas pautas, creencias o criterios. Dado lo metidos que estamos en temas de Ideología, pondremos un ejemplo del gremio, nuestras creencias.

         A quienes tenemos ya una cierta edad, a quienes vivimos en los años 50 y 60, nos enseñaron desde pequeños unas creencias religiosas. No hace falta repetirlas. Y esas ideas crearon “autopistas” en nuestro cerebro, porque las adoptamos como ciertas durante una decena de años. Sin voluntad por nuestra parte, porque nos las decían cada vez en la iglesia, en clase, nuestros padres, los domingos, etc.

         Dependiendo de nuestro “nivel de Evolución”, aceptamos esas ideas y las hicimos nuestras, o empezamos a sospechar sobre su veracidad. Los que las hicieron suyas y nunca se han planteado ponerlas en duda tiene esas autopistas muy amplias, muy bien cuidadas, les resulta cómodo viajar, moverse, por ellas. Y no se les ocurrirá empezar a transitar de mala manera por un “camino de cabras” alternativo. De ahí que en esta casa evitemos discutir de Ideología con personas que tiene muy afianzada su propia creencia. Es inútil. Desde fuera no se pueden modificar al trazado mental de otra persona. Desde fuera.

.

……….  El Cambio    Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro

.

         Otra cosa es desde dentro. Si se capta que lo que consideramos “autopista” que pensábamos que nos facilitaba la vida es una vía equivocada, que nos hace daño, es posible cambiar el comportamiento e ir haciendo más y más transitable lo que hasta este momento ha sido para nosotros un “camino de cabras”. Eso se logra ejercitando la voluntad, porque comprendemos que estábamos equivocados y que el trazado antiguo nos perjudicaba la vida. No es cosa a lograr en dos días, pero con constancia podemos cambiar nuestro “mapa de carreteras” mentales y lograr ser “otra persona”. Se nos ha dado la capacidad de cambiarnos. Por eso un antiguo sabio, Heráclito de Éfeso, decía “Yo me he buscado a mí mismo.”

         ¿Y qué tiene que ver esto con el título del artículo? Es tan atacante el tema del artículo que hemos preferido hacer una antesala, para que el lector vaya barruntando de qué le hablaremos, mañana, en el que viene.

.

……….  Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo“, recientemente editado, “Simón, opera magna“, “El Grupo de Jerusalén“,  “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano, lo de “quién soy yo, qué hago aquí, de dónde vengo y adónde voy“.

.

Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro 

Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro 

Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro 

Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro  Cambio forzado de sexualidad Funcionamiento del cerebro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *