Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Carcassonne 2

© Copyright  Fernando Conde Torrens

. .

. .

 .

Resumen: La Galia, y Cascassonne con ella, es dominada por los romanos de manera pacífica.

……….

La Galia sometida. – Cien años han pasado.

Jefes de varias tribus – de Roma han abjurado.

Las cortas guarniciones – de Roma han masacrado

y brindan jubilosos: – El peligro ha pasado.

Ignoran que un romano, – Julio César llamado,

está ya de camino, – lo ha enviado el Senado,

y en unos pocos años – todo habrá terminado,

y su soberanía – habrá paso dejado

a ser una provincia – del ya romano Estado.

Narbona capital, – Carcassonne a su lado,

demasiado cercana – para haber progresado.   

Mas Roma es mucha Roma – y todo ha mejorado:

El mar y la meseta – se han bien comunicado,

y el tiempo entre una y otra – en mitad ha quedado.

Carcassonne de una villa – a oppidum ha pasado.

Oppidum es ciudad, – recinto amurallado,

con sus alcantarillas, – calles con empedrado,

las cabañas con cañas – o ramas de tejado

pasan a ser de adobe – y a tener estucado.

Las hay también de piedra – o ladrillo secado,

la techumbre, con tejas, – suelo, pavimentado,

incluso con mosaicos, – si el dueño es potentado.

………. 

Pasan otros tres siglos. – Los tiempos han cambiado

y nuevas amenazas – se ciernen por el lado

septentrional, que nadie – lo hubiera imaginado.

La República ha muerto, – los tiempos la han matado.

Vino luego el Imperio – y Roma ha desbordado

límites imposibles – de haber imaginado,

Mas, ay, la decadencia – por fin se ha presentado:

La autoridad no llega – y el campo está plagado

de rudos desertores, – destino del soldado

que rompe el juramento – que hizo al ser contratado.

Los bárbaros asolan – poblado tras poblado,

matando a los varones – de modo despiadado,

violando a las mujeres, – llevándose el ganado.

Reaccionan los hombres – y así, han fortificado

más aún las ciudades, – dejando abandonado

todo lugar pequeño – que esté poco habitado.

Tal fue de Carcassonne, – recinto amurallado.

Pero tanto trabajo – tan bien ejecutado

no puso freno al bárbaro – ni por tanto evitado

que un oppidum tras otro – fuera al fin conquistado

porque sus defensores – han visto es acertado

dejar las puertas francas – al ejército armado

que campa ante sus muros – y les ha rodeado.

Los muros han servido, – quién lo hubiera pensado,

para llegar a un pacto – un tanto equilibrado,

que permita que siga – la vida en el poblado.

Serán los visigodos – a quienes ha tocado

conquistar esta parte – del Imperio asolado

mas con ellos entramos – en otra sinfonía.

………. 

 Entrada por la Puerta de Saint-Nazaire.

(Fuente: Colección particular.)

………. 

Del centro del Danubio – la raza procedía.

Nómadas trashumantes – que al sentir carestía

invaden el Imperio – sin mayor cortesía.

Alarico, su jefe, – que tan bien conocía

cuán débil era Roma, – alentó la osadía

de conquistar él Roma, – cosa que lograría

sin grandes contratiempos – por sufrir agonía

la autoridad romana, – pues nadie la ejercía,

que sólo se ocupaban – de hallar la buena vía

que tierra de por medio – con el godo pondría.

………. 

Tomó Alarico Roma, – entró en ella un buen día

y saqueóla entera – tanto como podía.

Carretas con arcones – de plata y pedrería,

tesoros de los Templos – que nadie defendía,

tiros de buey con oro – que al caminar caía

y al que soldados ebrios – ni nadie caso hacía …

Semana desastrosa – que sólo acabaría

con los godos camino – de la Galia bravía.

Y así llegó Alarico, – atardeciendo el día,

cerca de Carcassonne, – que menos no podía.

Preparando el camino, – la vanguardia ya había

tomado las murallas – que el recinto tenía

y Alarico, cansado – los cincuenta no haría –

ordenó a sus soldados – que aquí descansaría

y que aquí los tesoros – de Roma escondería.

Cavilaron los jefes – qué escondite sería

de lo más adecuado – y seguro estaría

el oro conquistado – con tanta valentía.

De noche repartieron – todo el oro que había

en féretros cerrados, – cada uno contenía

montañas de monedas, – todo el que se podía,

completando el sobrante – con plata y pedrería.

La mañana siguiente – siendo ya mediodía

un funeral hicieron – que en memoria sería

de los que fallecieron – en la gran travesía

de Roma hasta la Galia. – Más tarde se diría

que el tesoro en un pozo – de la ciudad yacía,

pozo que era profundo – y nadie encontraría.

Me adelanto diciendo – que la tal profecía

fue cierta. Ni siquiera – aquella cofradía

que hacia mil ochocientos – aquí se fundaría

por mucho que excavara – jamás encontraría

el oro de los godos, – que espera todavía

que alguien inteligente – lo saque a luz del día.

Más allá de Toulouse – más bárbaros había,

los francos se llamaban.- Su jefe no sentía

por nuestros visigodos – ninguna simpatía.

Entre francos y godos – varias guerras habría,

luego vendrán los moros. – Eso precisaría

que iniciemos un tiempo – en otra sintonía

 ……….

 Siglos IV y V. Clima de inseguridad. Al final, galo-romanos y bárbaros conviven.

(Fuente: Carcassonne. Historia y arquitectura. Jean-Pierre Panouillé. Éditions Ouest-France, 1.999.)

………. 

Fue otro rey, Clodoveo, – primero que ha querido

expulsar a los godos – del lugar referido.

Pero todo su ejército – se ha visto repelido

en el lugar citado, – por godos defendido.

Cien años han pasado. – Otro lo ha pretendido,

Gontran, y otro fracaso – sus huestes han sufrido.

Cien años más. Los moros – desde Hispania han subido;

sufriendo grandes bajas – al fin lo han conseguido.

Los siete exactos lustros – que Karkashuna ha sido

posesión de los moros – con nombre referido

han creado leyendas – que explican el sentido

del nombre, Carcassonne. – Así, se ha pretendido

que una princesa mora, – Dama Carca, ha sufrido

un sitio prolongado – que fuera dirigido

por el rey Carlomagno, – desde Aquisgrán venido.

Soportado un asedio – gran tiempo mantenido,

estaba Dama Carca – el ánimo perdido.

Sólo quedaba un cerdo, – pequeño y desvalido,

y un capazo de trigo. – La reina ha pretendido

burlar a Carlomagno – y para ello ha cogido

la medida de grano – y al cerdo la ha ofrecido.

El cerdo se ha saciado – y el trigo ha consumido.

La reina dejó el cerdo – libre y éste ha corrido

junto a los sitiadores, – con alegre gruñido.

Al ver éstos al cerdo – lustroso y bien comido

suponen de los moros – el almacén surtido

y levantan el cerco – con gesto compungido.

Dama Carca no quiere – que quede suspendido

el sitio, lo que quiere – es pacto establecido

entre francos y moros. – Por eso ha decidido

hacer sonar la trompa; – del son de ella ha venido

el nombre, Carca-sonne, – la reina y el sonido.

Claro está, Carlomagno – el pacto ha consentido:

Dama Carca y su ingenio – al final han vencido.

Esto es pura leyenda: – De todos es sabido

que fue Pipino el Breve, – el rey que ha conseguido

expulsar a los moros – y que no su hijo ha sido.

Pero en aquellos tiempos – todo era permitido

y los golpes de ingenio – al pueblo han divertido.

………. 

Carcassonne. Los frentes Oeste y Sur.

(Fuente: Carcassonne. Historia y arquitectura. Jean-Pierre Panouillé. Éditions Ouest-France, 1.999.)

   ……….

Siguiente capítulo: Carcassonne 3

   ……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *