Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Comunicación de Sigma 4

Comunicación de Sigma 4, a la que sigue la Tertulia de igual número

 

 

 

        Estimado Sr. Conde:

        Después de unas cortas vacaciones por su tierra, donde he comprobado que la amabilidad es moneda común, me decido a escribirle de nuevo.

        Mi intención no es rebatir los argumentos expuestos por usted contestando a mi último e-mail. No creo que eso nos llevase a ninguna parte. Estamos hablando de opiniones personales. Usted tiene las suyas y yo las mías. Las intercambiamos, cada uno coge del otro lo que le interesa o cree más acertado y termina con una visión más amplia de las cosas. La visión general no cambia pero sí se hace más rica y plural. Evidentemente estamos de acuerdo en la mayoría de las cosas pero disentimos en nuestra visión del futuro. Es como si estuviésemos viendo un partido de fútbol. Coincidimos en quien va ganando, quien domina ahora y quien juega mejor, aunque no obtenga fruto de ello, pero en la quiniela usted pone un 2, y yo, una X. Cuestión de opiniones. Desgraciada o afortunadamente ninguno de los dos verá el final del partido, o eso espero, así que nos quedaremos sin saber quién estaba en lo cierto.

        Lo que sí me gustaría hacer es puntualizar algunas cosas que, debido a mi torpeza al expresarme por escrito, no quedaron claras en mi envío y dieron lugar a una interpretación errónea.

        En primer lugar cometí la equivocación de utilizar la expresión “suicidios en masa” para referirme a muchos suicidios individuales en lugar de a suicidios colectivos. Recordará que hacía referencia a ellos en el apartado sobre la inseguridad que sienten las personas de nuestro entorno, inseguridad prioritariamente individual, que al impedir afrontar ciertas situaciones conflictivas, acaba desembocando en el suicidio. Los suicidios colectivos, siguiendo los designios y promesas de un líder espiritual, se podrían enmarcar con más acierto en el apartado de las supersticiones, y coincido con usted en que, por suerte, son muy puntuales. Los individuales no lo son tanto, hasta el punto de haber despertado la alarma en ciertos profesionales, que se dedican a estudiar sus posibles causas y el porqué de su mayor frecuencia, en comparación con otras sociedades y otras épocas.

        Sobre la educación, me dice que a los alumnos se les prepara para poder resolver cualquier problema técnico que se les presente, y estoy totalmente de acuerdo con usted de nuevo. Sólo hay que mirar a nuestro alrededor para ver que, si de algo sabemos, es de asuntos relacionados con la tecnología. Aquí mi error fue doble. De nuevo mi inexperiencia escribiendo. El primero hacer un juego de palabras con “carrera” con lo que centraba el asunto en los estudios universitarios, y el segundo no aclarar lo que entiendo por educación. Intentaré resolverlo y espero estar más acertado, aunque es probable que tampoco coincida con su opinión.

        Al referirme al sistema educativo uso la siguiente definición de educación:

            Crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes.

        No me refiero a las carreras de especialización, sino al proceso que, desde la infancia, forma a las personas como tales, no únicamente con el objetivo de que puedan resolver problemas técnicos, sino con la finalidad de que puedan desenvolverse por si mismos y con acierto en todas las facetas de la vida. Ahí es donde creo que las cosas no funcionan.

        En los jóvenes, que no ven el valor del aprendizaje, en parte porque, como dije, el método de evaluación de sus progresos es estresante y no una motivación positiva, en parte por unos temarios vastísimos y enfocados de forma árida y, espero que no se ofenda, en parte por un profesorado sin vocación en algunos casos y sin interés en otros. Sobre esto último, yo personalmente he podido comprobar la diferencia de resultados en una clase en función del profesor que tocase, y no me refiero únicamente a los resultados finales de los exámenes, sino a la atención prestada por los alumnos, y al hecho de que disfrutasen posteriormente comentando entre ellos los temas tratados.

Comunicación de Sigma 4

        Finalmente, la acidez es parte de mi sentido del humor. No creo que sea mala y no me hace daño, porque no la acompaña el odio. No puedo odiar a las personas manipuladas por el sistema, porque sería odiar a mis amigos, a mi familia y a mi mismo. Cuando hablaba con ironía de aquellas actitudes, no me excluía. De hecho mostraba explícitamente alguno de mis “deslices”. (No todos. Para buscármelos ya están los demás). Creo que muy pocos están a salvo de una manipulación diseñada para atacar los puntos más débiles del ser humano, apoyándose precisamente en el profundo estudio de esas debilidades. No es odio lo que siento, ni algo maligno que me corroe las entrañas y que necesito expulsar. Es simplemente un fuerte deseo de que hagamos un esfuerzo para no tomar el camino fácil y tomemos el correcto, porque creo, que una vez dado este primer paso, veremos que lo que obtenemos es tan gratificante que nos impulsará a dar un segundo y después un tercero… Como usted, pienso que el potencial existe, pero no de modo colectivo, sino como solución individual y creo que será así por mucho tiempo.

        Dejemos ya de filosofar y hablemos del origen de nuestra relación epistolar. Quizá ya tenga noticia de lo que le voy a contar, pero por si acaso…

        En la página del Sr. G. J. Goldberg se demuestra la relación entre el testimonio de Flavio Josefo, sobre Jesús, y la descripción de éste que aparece en el Evangelio de Lucas, Cáp. 24 en su aparición en Emaus. Según el autor ambas procederían de un texto común, copiado, aunque no literalmente, por ambos autores. Según usted, deben parecerse ya que proceden del mismo autor. En principio es un dato externo que puede encuadrarse perfectamente en su teoría. De las objeciones del autor a la posibilidad de que el texto sea una falsificación sólo le atañería una, y no muy directamente, pero aun así me gustaría saber si tiene una explicación, en caso de que acepte la relación entre ambos textos. ¿Por qué se copia precisamente esta descripción y no otra o se crea una nueva? El tema se trata ampliamente en

.

http://members.aol.com/FLJOSEPHUS/home.htm.

.

        Sigo leyendo su tesis con interés, aunque hay ciertos procedimientos que siguen provocándome ciertas dudas. Cuando lo termine, y si tengo tiempo, quizá se las exponga, si le parece bien.

        De nuevo ha sido un placer leerle y escribirle. Con mis mejores deseos

            Sigma.

.

Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4

Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4  Comunicación de Sigma 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *