Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores, que toda Legión llevaba consigo.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 16-10-2.013

.

.

.

        En el artículo anterior hemos visto el primer encuentro que César mantiene con sus enemigos, los partidarios de Pompeyo, en los alrededores de Rúspina. Julio César dice en sus Comentarios lo que hemos indicado en el texto, pues le seguimos. Otros historiadores, como Dion Casio y Apiano defienden que esta batalla fue una derrota en toda regla de César. La duda queda en el aire. Sea como sea, César pudo seguir dando guerra en África.

           Veamos ahora una ballista de menor tamaño en la que se ve que es menor el larguero de sujeción al suelo (m), usado como elemento de puntería esa corredera que desliza sobre él , elevando o bajando la guía de la flecha (a-b), y la manivela doble (e-f) para tensar la cuerda. Nótese el pequeño diámetro del cilindro e-f que recoge la cuerda de tensión, accionado por la manivela doble, lo que aumenta la facilidad para tensarla.

  

Ballista de campaña

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

(Fuente: CESAR´S ARMY. Harry Pratt Judson. Ares Publishers, Inc. Chicago, 1.993)

.

        La menor de las máquinas de guerra era el cestropendone, que era simplemente un arco grande, fijo al suelo sobre una pequeña estructura, accionado por una manivela. Lanzaba flechas mayores que los arcos de los arqueros y menores que los de las ballistas.

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

(Fuente: CESAR´S ARMY. Harry Pratt Judson. Ares Publishers, Inc. Chicago, 1.993)

.

        Pues bien, estas máquinas eran las que César trajo a su campamento, para hacerlo lo más inexpugnable posible. Ya hemos visto la forma que tenía un campamento romano, su distribución en planta. Veamos ahora las defensas que lo protegían de cara al exterior.

        Todo campamento romano, incluso los que se construían para pasar una sola noche, durante una marcha, tenían su empalizada y su foso. Al amanecer, se recogían las tiendas, se desmantelaba el campamento y a otra parte. El muro y foso de un campamento romano vienen en la figura, donde (r-r) son pequeños troncos, hincados en tierra, que dan solidez al muro. La tierra que forma el muro es la que se extrae del foso. El foso tenía una relación de medidas fijas. La anchura debía ser de 12, 15 o 18 pies, es decir, de 3´6, 5´5 o 5´4 metros. [1 pie romano = 30 cm.]. Se cree que la profundidad era de 7 pies, es decir, 2´1 metros. Había otros aditamentos que acompañaban a los campamentos romanos, pero de ellos nos ocuparemos más adelante. Tenían como objetivo dificultar el tránsito del enemigo por el glacis, o terreno llano más allá del foso.

.

Muro y foso de un campamento de verano

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

(Fuente: CESAR´S ARMY. Harry Pratt Judson. Ares Publishers, Inc. Chicago, 1.993)

.

Enlace con el próximo día:   Egipto antiguo 130.  Murallas y defensas en caso de sitio.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores  Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores  Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores  Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores  Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores  Egipto Antiguo 129 Máquinas de guerra romanas menores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *