Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2

«Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2» es la segunda etapa en la vida de esta princesa ascendida, cuando por fin encontró la tranquilidad y el afecto de su entorno.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 19-10-2.012.

.

.

.

     Las luces y sombras de su pasado en Tracia y Macedonia han quedado atrás. Su pasado matrimonio con Lisímaco, un hombre reposado, razonable, tan diferente al torbellino del que fue su segundo marido, su medio hermano Ptolomeo Keraunios, el Rayo, han quedado atrás. El dolor por haber perdido a dos de sus hijos a manos de su segundo e infame marido no se ha apagado todavía. Pero Arsinoe II puede darse por satisfecha con haber salvado su vida y la su primogénito, Ptolomeo. Si Keraunios hubiera dado con ellos, los habría matado. Afortunadamente, no había sido así, gracias a un comandante de la guardia de Palacio que le era fiel y consiguió meterlos de incógnito en un barco mercante que salía del puerto al atardecer, con la subida de la marea. 

        Arsinoe no lo sabía, pero le quedaban sólo diez años de vida. No obstante, tampoco sabía lo mucho que iba a hacer por su segunda patria, Egipto. De momento, acudió al Palacio Real, tras hacerse anunciar a su hermano. Éste – que ya conocía la noticia, pues, al igual que su padre, recibía información de todos los barcos que entraban y salían del puerto de Alejandría al instante, y al día siguiente de los demás puertos del país – le recibió con grandes muestras de júbilo, lo mismo que a su sobrino, el único que había escapado de una muerte segura a manos de su hermano el repudiado, el apodado el Rayo.

.

Hijos de Ptolomeo II con Arsínoe I

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2

.

        Invitó a venir a vivir a Palacio a su hermana, sin saber que eso le iba a costar cambiar su vida familiar. Tras departir con sus subalternos más directos, el Gran Canciller, el Oficial Superior de los tributos en grano y el Oficial Superior de los tributos de pago, a Ptolomeo le gustaba platicar con su hermana sobre lo que había sido su vida en la Tracia. Arsínoe tenía mucho que contar, con casi 20 años de convivencia con Lisímaco. Éste, como todos los hombres, pretendía ser entendido por su esposa y le comentaba las incidencias más destacadas de su jornada. De modo que Arsínoe tenía anécdotas sin fin que reflejaban la manera en que Lisímaco se conducía con sus súbditos, sus familiares, los monarcas vecinos … Ptolomeo apenas había salido de Egipto. Era más un hombre instruido que guerrero, como el padre de ambos. Era hábil, con una gran capacidad organizativa, sabía rodearse de personas útiles y fieles y tenía una gran empuje. Pero le faltaba mundo; no había salido de Palacio hasta que ascendió al trono de Egipto.

        En las conversaciones entre ambos Arsínoe se percató de que sus relatos interesaban grandemente al Farón y de que éste no tenía una relación afectiva muy fuerte con su esposa, que también se llamaba Arsínoe y es Arsínoe I para los historiadores. Esto hizo surgir en su mente la idea de ocupar en el corazón de su hermano el puesto que no acertaba a llenar su homónima. En Ptolomeo, en cambio, se produjo una especie de fascinación hacia su hermana, que para él resultaba ser casi una desconocida, tanto tiempo había pasado desde que se separaran, cuando Ptolomeo contaba sólo 9 años. Él llevaba 5 años como Faraón y contaba con 29 años. Su hermana tenía 36 y más experiencia que él.

.

Moneda con la leyenda «Arsinoes Filadeldelfou» = Arsínoe la que ama al hermano

 

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2

(Fuente: http://www.romancoins.info/Greece2.HTML)

.

        Arsínoe puso en práctica las argucias que tan bien conocía para sembrar la desconfianza en Ptolomeo respecto a su esposa, Arsínoe I. Consistía su método en no atacar la posición de frente, sino mediante ataques combinados, induciendo esas ideas en personas allegadas al Faraón. Al cabo de dos años, Ptolomeo estaba suficientemente distanciado de su esposa como para que Arsínoe II aportara la gota que colmó el vaso. Y Ptolomeo exiló a su esposa a Coptos, una ciudad del Alto Egipto – que aparece en el mapa siguiente, allá donde el Nilo se acerca al Mar Rojo (Sinus Arábicus) – donde llevaría una vida retirada, rodeada del respeto de sus paisanos, para fallecer 33 años más tarde.

        A las pocos meses, desposó a su hermana Arsínoe II y la asoció a la dirección de Egipto. No obstante, el acuerdo matrimonial implicaba que el trono de Egipto lo heredaría Ptolomeo III, hijo tenido con Arsínoe I, al que Ptolomeo estaba educando para tal fin y que a la sazón tenía 5 años. Ésta fue la baza que Ptolomeo II planteó a su primera esposa para acallar cualquier protesta y que asumiera, sumisamente, el repudio. La idea no era de Ptolomeo II. Para el primogénito de Arsínoe II ya se encontraría un destino digno. Corría el año 277.

.

Mapa del antiguo Egipto con Coptos, en el paralelo 26

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2

(Fuente: ATLAS ANTIQUUS. Dr. Henry Kiepert. Dietrich Reimer. Berlín, 1.890)

.

        Mientras esta operación de acoso y derribo se llevaba a cabo, Arsínoe animó a su hermano para que, al igual que su padre hiciera, fuera aprovechando los momentos de debilidad del vecino seleúcida para ocupar ciudades y regiones fronterizas. Era lo que ella sabía que Lisímaco había hecho en Macedonia. Asentada ya en el trono junto a Ptolomeo II, tropas de Egipto mandadas por un general designado por Ptolomeo ocuparon varias ciudades de Siria, dejando allá guarniciones y volviendo a Egipto.

        Antíoco I, el monarca Seleúcida que había sustituido a su padre, Seleúco I, estaba ocupado reduciendo una rebelión y luchando contra los celtas en Asia Menor. Pero cuando terminó estas operaciones se dirigió con su ejército al Sur y recuperó las ciudades perdidas, que le abrieron sus puertas sin resistencia. Sólo las guarniciones egipcias dejadas en las ciudadelas sufrieron las consecuencias de la cambiante situación.

        Para contrarrestar este fracaso, a Arsínoe se le ocurrió la idea de nombrar a su hijo Ptolomeo, el primogénito de Lisímaco, gobernador de Mileto. Con ello todas las ciudades jonia del litoral de Asia Menor se prestaron a apoyar a Egipto. De ese modo Arsínoe cubría otro objetivo personal, promocionar a su hijo. Poco más tarde recuperaron las tropas egipcias el control sobre Fenicia y Ptolomeo II se hizo con el dominio de Creta.

        La diplomacia exterior de Egipto quedó a cargo de Arsínoe II, en virtud de la igualdad que Ptolomeo II y ella mostraron de cara a sus súbditos. El Faraón dio el nombre de su esposa a varias ciudades de Egipto y a varias calles de Alejandría. En las ceremonias oficiales ambos llevaban los mismos distintivos de la realeza. Acuñó moneda con las efigies de ambos, uno junto al otro. No tuvieron hijos. Cuando en el año 270 Arsínoe II murió, Ptolomeo II la elevó a la categoría de diosa y recibió culto como tal durante más de dos siglos, hasta la llegada de Roma.

.

Arsínoe II (316-270). Museo Grecorromano. Alejandría

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2

(Fuente: Historia de la Humanidad. Tomo 9. Grecia Helenística. Rebeca Rubio et alia. Arlanza Ediciones, 2.000)

.

        En el último tramo de su trayectoria, Arsínoe logró el respeto y la armonía familiar que había deseado y su culto caló en el corazón del pueblo egipcio, donde supo hacerse un sitio.

         Ptolomeo II fue el primer monarca helenístico que adoptó la costumbre de casarse con su hermana, tradición entre los Faraones anteriores a Alejandro. Tradición que sus sucesores mantuvieron.

 

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 14 y Ptolomeo I Sóter.

 

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II, 2

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2

Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2  Egipto antiguo 13 y Arsínoe II 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *