Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 132 La ballista romana

«Egipto Antiguo 132 La ballista romana», con los primeros indicios favorables a un César en inferioridad de condiciones.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 23-10-2.013

.

.

.

        En el artículo anterior hemos visto cómo Julio César en sus primeras semanas en África tiene que tratar de sobrevivir sin entablar batalla frontal con sus enemigos, debido a sus escasos recursos.

        Diariamente se daban escaramuzas entre la caballería númida y pompeyana contra los escasos efectivos de caballería que tenía César. En ocasiones los germanos y galos de las tropas pompeyanas, tras recibir garantía de no ser atacados por los soldados de César, confraternizaban un tanto con los jinetes de César, hablando de su pasado militar. Su jefe, Labieno, trataba de asediar la fortaleza de Leptis Minor, fiel a César y ocupada por unas pocas cohortes de éste. Pero las murallas estaban  muy bien preparadas para la defensa y una ballista situada en una torre dejó clavado en su caballo a un decurión que se había acercado demasiado y eso aconsejó a los demás desistir y retirarse.

.

Ballista usada por los romanos

Egipto Antiguo 132 La ballista romana

(Fuente: CESAR´S ARMY. Harry Pratt Judson. Ares Publishers, Inc. Chicago, 1.993)

.

        Escipión se dedicaba a adiestrar a los elefantes de Juba, para dominar su comportamiento en la batalla que se preparaba. También quería acostumbrar a sus hombres a la convivencia con estos animales. Simulaba dos bandos, colocando parte de sus hombres ante los elefantes y arrojándoles piedras, para prepararles para la batalla contra las legiones de César. Pero no lograba grandes avances, pues disponía de pocos días para un trabajo que requería meses.

        Cuando creyó que sus elefantes obedecerían las órdenes de quienes los montaban, Escipión desplegó todas sus tropas frente al campamento de César, a unos 450 m. de distancia, formando un gran frente, con el que esperaba rodear a las exiguas tropas de César. Pero éste no se dejó empujar y ordenó a todos sus hombres que se mantuvieran en sus puestos detrás de la empalizada y con las máquinas de sitio preparadas para disparar, si el enemigo se ponía a tiro.

        A César, habituado a tomar la iniciativa, esta postura no le agradaba; pero, por prudencia, esperaba a que le llegaran los refuerzos pedidos a Sicilia. Tal vez por eso, no quería ordenar a sus hombres situado en el exterior, y daba las órdenes por mensajeros desde el Pretorio, en el centro del campamento.

.

Campamento típico romano, con su Pretorio en el centro

Egipto Antiguo 132 La ballista romana

(Fuente: CESAR´S ARMY. Harry Pratt Judson. Ares Publishers, Inc. Chicago, 1.993)

.

        Al comprobar que el ejército de César rehuía el combate, Escipión mandó a sus tropas retirarse lentamente. Una vez todos las Legiones en sus campamentos, reunió a los tribunos y legados de las mismas y les arengó con gran viveza, exponiendo el miedo que César les tenía y la incapacidad que tenía para hacerles frente. No obstante, entre las tropas cedidas por Juba existía cierta contrariedad ante la idea de luchar contra César, ya que Mario, un familiar de César, les había favorecido grandemente en el pasado.

        Por eso algunos númidas y gétulos, raza guerrera nómada de la zona, desertaron y se fueron, unos a sus casas y otros, de noche, se pasaron al campamento de César. César seleccionó a los más ilustres y, con cartas de su puño y y letra, los mandó a sus ciudades, animándoles a oponerse a los partidarios de Pompeyo y a defender sus ciudades contra ellos.

.

Legionarios manejando una gran ballista

Egipto Antiguo 132 La ballista romana

(Fuente: El ejército romano. Adrian Goldsworthy. Akal. Grandes Temas. Ediciones Akal, S.A. 2.005)

.

        Al poco se presentó una embajada de la ciudad libre de Achoya, situada sobre el cabo Brachodes, a pocas millas al Sur de Tapso, sobre el litoral. Le ofrecían trigo y cuanto fuera a necesitar y le pedían a cambio que les destinara una guarnición, a fin de poder defender mejor su trigo y sus posesiones de los pompeyanos, que lo andaban requisando por necesidades de guerra. Esto le convenía a César, en su política de hacerse con ciudades provistas de puerto, para poder recibir refuerzos y armas de Sicilia y Córcega si trasladaba su campamento a otro lugar. Por tal motivo, los acogió amablemente y les ofreció una guarnición, que mandaría con ellos al mando de Gayo Mesio. Éste partió con las cohortes designadas de inmediato.

.

Mapa del África romana en tiempos de César

Egipto Antiguo 132 La ballista romana

(Fuente: Atlas of Ancient & Classical Geography. Everyman´s Library. 451. London & New York. 1.942)

.

Egipto antiguo 133. Onagros y legionarios con César en África.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 132 La ballista romana  Egipto Antiguo 132 La ballista romana  Egipto Antiguo 132 La ballista romana  Egipto Antiguo 132 La ballista romana

Egipto Antiguo 132 La ballista romana  Egipto Antiguo 132 La ballista romana  Egipto Antiguo 132 La ballista romana  Egipto Antiguo 132 La ballista romana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *