Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica, la capital, para refugiarse o para ocuparla.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 30-12-2.013

.

.

.

             En el anterior artículo hemos visto cómo las tropas de Julio César, sin mandos, se ensañan con los vencidos y pasan por la espada a todos. Julio César da órdenes a sus comandantes para tomar los últimos reductos enemigos y parte con la mayoría de las tropas hacia Útica, la capital de la provincia romana de África.

             César nada comenta en su Memorias del ataque epiléptico sufrido en Thapsus, como nada dice de sus amores con Cleopatra, ni del hijo habido entre ambos. César es discreto. O bien, es que sólo escribe aquello que sirve a sus planes de propaganda. Pero leyendo sus Comentarios a la Guerra Civil, de la que forma parte el episodio de África, se aprecia claramente que él no vivió la batalla que le dio la victoria en África. Algo le contaron sus oficiales, pero tampoco mucho. A fin de cuentas … ¿qué se le puede contar a un jefe que trata directamente con los dioses que él no sepa?

.

Alejandría alrededor de 1.800, menor que la ptolemaica

(Fuente: Atlas Antiqus. C. de Spruneri. 1.965)

.

            Veamos ahora el desenlace de la Guerra de África. La caballería de Escipión que pudo escapar del campo de batalla gracias a la velocidad de sus caballos se reunió y emprendió conjuntamente el regreso hacia la capital, Útica. Al mando de aquellos escuadrones iban los oficiales Fausto y Afranio. Pasan por la ciudad de Parada y solicitan habitación, pero sus habitantes, conociendo ya la victoria de César, se niegan a hospedarlos. Los soldados amontonan leña en el Foro y, tras saquear todas las casas de la ciudad, arrojan al fuego todas las pertenencias de los vecinos. Atan a los vecinos de dos en dos y los arrojan vivos a las llamas. Terminado el castigo, durmieron en las casas de Parada sin más molestias. Se desquitaban así del enojo acumulado por la derrota sufrida.

.

Escena habitual en una vía pública romana

(Fuente: La Ciudad Antigua. Atenas y Roma clásicas. Peter Connolly – Hazel Dodge. Acento Editorial, 1.998)

.

             En Útica las cosas se habían puesto difíciles para los partidarios de Pompeyo, incluso antes de la batalla de Thapsus. Su gobernador, Catón el Viejo, había tenido que expulsar de la ciudad a la plebe, a la gente humilde, pues no se fiaba de ellos, ya que la mayoría eran partidarios de César. Los había congregado extramuros, en un campamento de refugiados, y , como protección, les había construido un pequeño foso. Y había puesto guardias, para vigilar que no salieran del gueto.

             No obstante, dentro de la ciudad, intramuros, tenía vigilados a los miembros del Senado de la ciudad, de los que tampoco se fiaba por completo. Ésta era la situación a la llegada de los jinetes expeditivos al mando de Fausto y Afranio. Se enteran éstos de que los reunidos en el campamento son simpatizantes de César y se disponen a hacerles pagar cara la derrota sufrida.

             Pero lo habitantes plebeyos de Útica son muchos más que los jinetes, y, sabiendo ya la victoria de César, se crecen y los rechazan con pedradas y palos. Como no pueden con la plebe, los jinetes se vuelven contra la ciudad y allí repiten, aunque en menor escala, el episodio de Parada, incendiando las casas con menos apariencia, matando a sus habitantes, de los que también sospechan simpatías cesarianas.

.

Cocina romana pompeyana, con el retrete al lado del fogón

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica

(Fuente: La Ciudad Antigua. Atenas y Roma clásicas. Peter Connolly – Hazel Dodge. Acento Editorial, 1.998)

.

              Catón se da cuenta de que con tales sujetos no es posible organizar defensa alguna, que sólo quieren el pillaje y enriquecerse. Así pues, para calmar la situación y quitárselos de encima, les manda llamar y les ofrece, de su bolsillo, 100 sestercios de plata a cada uno. Catón pidió la colaboración del hijo de Sila, Lucio Cornelio Sila Fausto, quien también aportó de su dinero particular para completar la suma y salió junto con los jinetes con destino al reino de Juba. Acto seguido Catón, con Útica liberada ya de los jinetes belicosos, convocó a los 300 mercaderes y comerciantes más pudientes, que habían puesto dinero para apoyar a los partidarios de Pompeyo y trató de convencerles de que, dada la situación, les conviene manumitir a sus esclavos y defender la ciudad. Sus esclavos, recién liberados, serían soldados en favor de sus antiguos dueños.

             Pero no hubo acuerdo en la magna asamblea. Unos aceptaron el plan de Catón, pero otros muchos, atemorizados, sólo pensaban en la huída. Catón, decepcionado, puso a disposición de los que querían huir varias naves, para que tomaran sus posesiones y fueran donde quisieran.

             Desde que le llegó la noticia de la derrota de Escipión ante Julio César se hizo en él agobiante la sensación de pertenecer a un mundo ya pasado. Roma ya no era la misma Roma que cuando él nació. Lo fundamental se había perdido. Ahora triunfaban los aventureros, los advenedizos, los tribunos ambiciosos sin escrúpulos. Adulaban al pueblo, tomaban fuerza y luego imponían su voluntad con las Legiones. Él no quería pertenecer a ese mundo. No iba a sentir dejarlo porque dejaba un mundo corrompido, un mundo en el que le resultaba incómodo vivir. Él había hecho lo posible por defender las viejas esencias de Roma. La Roma que despuntaba no era digna de él …

.

Reunión antes de cenar

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica

(Fuente: La Ciudad Antigua. Atenas y Roma clásicas. Peter Connolly – Hazel Dodge. Acento Editorial, 1.998)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 162. Magnanimidad de Julio César en África.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica

Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica  Egipto Antiguo 161 Todos camino de Útica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *