Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 24-3-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto a Julio César rememorando su campaña en Macedonia, antes de la batalla de Farsalia, en la que venció a Pompeyo.

        De la mujer que le satisfizo sexualmente mientras estuvo en Macedonia, César pasó a recordar los hechos que se dieron en su expedición tras las huestes de Pompeyo. Fue en esta ocasión cundo logró llegar a una conclusión sobre un problema que le tenía intrigado desde hacía años: ¿Por qué él resultaba prácticamente invencible en las guerras contra sus enemigos? Había tenido muchos enemigos en su vida. El dictador Sila había sido el primero; y con astucia, había superado la adversidad. Cierto que se tuvo que exilar, pero era un precio menor a pagar.

        Perder la vida hubiera sido la otra opción. Los piratas que lo raptaron en su viaje a Rodas fueron enemigos suyos circunstanciales. Había estado sometido a ellos por unos meses. Y los había estudiado, sus costumbres, sus pautas en la toma de decisiones. Por si algún día se volvía contra ellos. Y lo que vio le hizo forjar el propósito de vengarse, por el tiempo que le habían hecho perder, ellos, que ni siquiera eran romanos. Y acabaron todos crucificados en las afueras de Mileto. Ellos no, pero otros quizás aprendieran con el castigo.

.

Sila (138-78 AEC.)

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

(Fuente: El Mundo de los Romanos. Dr. J.F. Drinkwater et alia. BLUME Editorial. 1.994)

.

        Vino luego su largo forcejeo con el Senado para labrarse un porvenir en la vida pública. Tuvo muchas dificultades, pero logró hacerse nombrar Pretor y ser destinado a Hispania. En la Hispania Ulterior comenzó a saborear las mieles del triunfo. Él estaba hecho para ello. Luego volvió como Gobernador y obtuvo lo que lograba todo Gobernador inteligente, dinero, poder, influencias, placer y el agradecimiento del Senado, por los caudales que vertió en el Tesoro.

        Había dedicado dos tercios de lo recogido a Roma y un tercio a sus arcas, que estaban exhaustas cuando marchó a la Citerior, y llenas a rebosar a la vuelta. Ya no había tenido apuros económicos en la vida cotidiana. Pero aspirar al Consulado suponía un dispendio que salía fuera de sus posibilidades. Había que tener ingresos millonarios para poder pagar esa meta. Para ello se alió con Pompeyo y Craso. Éste último ponía los sestercios necesarios para la operación.

        En lo que se llamó en Roma el Primer Triunvirato, Pompeyo ponía la fama. Craso ponía el dinero y él ponía la organización, las ideas. Funcionó y lograron todo lo que se habían propuesto. Lo principal, él logró el Consulado y el mando en las dos provincias galas, la Galia Cisalpina, más acá de los Alpes, en el Norte de Italia, y la Galia Narbonensis, una pequeña provincia, con capital en Narbo (Narbona), al Sudeste de la Galia Magna.

        Pero él tenía como meta la Magna Galia, la gran Galia bárbara, extensa, inmensamente rica, que estaba esperándole. Y se había hecho con ella tras siete años de guerrear con helvecios, germanos, belgas, galos, tréveros, eburones, atrevates, rutenios, sequanos, suessiones y mil tribus más. Contó, es cierto, con la alianza de los Aeduos, sus aliados permanentes, salvo en la rebelión encabezada por Vercingétorix, pero luego volvieron a serlo. Y ellos le proporcionaron contactos con otras tribus, que se volvieron también aliados, y así consiguió la caballería que no tenía.

.

La Galia en tiempos de César (110-44 AEC.)

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

(Fuente: Longman´s Atlas of Anciente Geography. Longmas, Green and Co. London, New York and Bombay. 1.902)

.

        Y triunfó de todos ellos, tomados aisladamente. Eso fue lo que hizo posible su empresa, que eran incapaces de unirse. Los jefes tribales eran demasiado orgullosos como para dejar sus hombres al mando a otro jefe tribal. Se unían, sí, pero cada uno ostentaba el mando de los suyos. Y eso retrasaba y entorpecía las decisiones, que debían tomarse por unanimidad, o flotaría el fantasma de la desunión. Querían emular al Senado de Roma. Y no es posible llevar una guerra con un mando mancomunado.

        La única vez que se unieron, estuvieron a punto de masacrarle, en Alesia. Felizmente, sus hombres se impusieron. Y eso le dio una de las clave del éxito, la moral de las tropas. Era un sumando imprescindible. Y así localizó una característica básica del triunfo, la experiencia guerrera. Unas tropas entrenadas en el campamento no están bien preparadas. Han de estar entrenadas frente al enemigo. Ésas son tropas. Las demás son reclutas, novatos, bisoños.

.

Vercingétorix se rinde a Julio César tras el sitio de Alesia

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

(Fuente: L´Histoire de France. M. Guizot. Paris. Librairie Hachette et Cie. 1.877)

.

        Y esas tropas han de estar dirigidas por quien las ha guiado frente al enemigo. Que ha debido ganarse su respeto y su admiración por los triunfos que les ha proporcionado frente al enemigo, por los poblados que ha permitido que saqueen y se aprovechen de sus mujeres, por el botín que ha repartido con ellos, y por la promesa de tierras en una provincia tranquila cuando se jubilen, a los cuarenta años. Unos hombres así le deben la vida a su General, le deben sus momentos gratos, y le deben su futuro, las tierras para formar un hogar y mantenerse, que él debe proporcionarles. No es extraño que unos hombres así estén dispuestos a dar su vida por su Comandante. Pero no la dan por su Comandante, la arriesgan por ellos mismos, por su presente, para sobrevivir, y por su futuro, que está unido al éxito de su General. Esa unión íntima, vital, es otra de las claves del éxito.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 189. Las ventajas del legionario romano.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo  Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo  Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo  Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo  Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo  Egipto Antiguo 188 Reflexiones de Julio César sobre su liderazgo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *