Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano

«Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano», en la pelea con el enemigo, en el salario mensual y en el desfogue, tras la toma de un poblado.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 26-3-2.014

 

          En el anterior artículo hemos visto a Julio César rememorando su campaña en Macedonia, antes de la batalla de Farsalia, en la que venció a Pompeyo.

         La tercera clave la obtuvo en Farsalia. Farsalia fue el momento cumbre de su experiencia militar. Un general romano contra otro general romano. Eso era una auténtica guerra. Antes se había enfrentado, pero sólo a piratas y a bárbaros. Superiores en número, pero sin formación militar alguna. Aficionados. Eran todos unos campesinos. Capaces de blandir un arma. Pero sin preparación estratégica. Con mucho músculo, a veces, pero sin cerebro.

         No estaban entrenados para pelear. Lo hacían como discutían con su mujer, sacando pecho, gritando y dando un paso al frente. Y ésa no era la manera de vencer a sus legionarios, que sí estaban preparados para la guerra, para matar enemigos sin correr riesgos. O corriendo los mínimos. Bien protegidos por el escudo, el casco, el peto, los brazaletes y las glebas. Con armas para emplear en la distancia, como su pilum (lanza arrojadiza) y las jabalinas de la infantería ligera, las piezas de plomo de los honderos, las flechas de los arqueros, con los onagros, balistas y ballestas, para causar bajas  a distancia, sin correr riesgos.

.

Armas arrojadizas usadas por los romanos y sus alcances

Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano

(Fuente: El Mundo de los Romanos. Dr. J.F. Drinkwater et alia. BLUME Editorial. 1.994)

.

        Le parecía mentira que los enemigos fueran tan estúpidos que no se dieran cuenta de la táctica elemental del legionario. Desplazar el escudo, golpear una sola vez con su gladium (espada corta) y volver a cubrirse con el escudo. Ahí estaba el secreto de su efectividad. Que sólo durante un instante se exponía al arma enemiga, el instante en que daba el golpe con su espada al cuerpo del contrario que tenía enfrente. Y el legionario elegía ese momento, cuando sabía que el enemigo era incapaz de alcanzarle, cuando terminaba de dar un golpe contra el escudo del legionario y debía echar hacia atrás y levantar el brazo armado, para golpear de nuevo.

        Ése era el momento de atacar con un golpe rápido, hacia adelante, y hacer cuerpo. Con eso bastaba, porque el contrario tenía el pecho y el vientre sólo protegido por pieles, que el gladium perforaba o cortaba con facilidad. Y el enemigo caía, herido de más o menos gravedad. Ni siquiera había que rematarlo. Eso ya se haría después, terminado el combate. Bastaba que cayera o se retirara. Eso explicaba que sus hombres triunfaran siempre sobre los bárbaros.

.

Grupo de guerreros galos contemporáneos de Julio César

 Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano

(Fuente: L´Historire de France. M. Guizot. Tome premier. Libreirie Hachette et Cie. Paris, 1.877)

.

        Y rematar a los heridos era otra diversión que sus hombres apreciaban. Él debía dar la orden de «¡¡No prisioneros!!« al término de la batalla. Y un clamor de contento se elevaba de entre su hombres. Y empezaban los paseos de todos ellos, desperdigados, de dos en dos, por si había algún enemigo que se levantaba y se resistía. Lo hacían con el extremo de su pilum, que disponía de un largo clavo, a emplear en las partes blandas del cuerpo del enemigo, como cuello o vientre. Servía para comprobar que el caído estaba realmente muerto. Porque una defensa del caído era, precisamente, fingirse muerto. Por eso se hacían los paseos, y se remataba al mismo hombre varias veces.

        Rematar a los heridos y saquear una población eran dos de las diversiones que sus hombres más apreciaban en campaña. Y ambas se hacían a su orden. Dependían de él para ambas. Por eso él las daba cuando sus hombres las necesitaban. Porque había soldados que no podían pagar el servicio de las cortesanas que viajaban con las tropas.

.

Bacanal

Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano

(Fuente: El Mundo de los Romanos. Dr. J.F. Drinkwater et alia. BLUME Editorial. 1.994)

.

        En las Galias, y casi todas ellas eran territorio enemigo, procuraba que hubiera ocasión de saquear una población siquiera una vez por semana. Para que todos sus hombres se desfogaran. Y dejaba que durara la diversión toda la tarde. La tarde era el mejor momento, para que se pudieran recoger en el campamento al atardecer. La vida en la milicia tenía así un aliciente adicional.

        Los centuriones, los tribunos y los signifer (portador de la insignia de la cohorte o Legión) se ocupaban del botín. Todo legionario que encontrara un objeto valioso, tenía la obligación de entregarlo a su centurión, o al mando que encontrara en primer lugar. Éste lo hacía llegar a un tribuno y éste lo dejaba en los carros preparados al efecto.

       Todos ellos sabían que una parte del botín volvería a sus manos, en forma de gratificación del mando. Y con él podrían pagar los servicios de las cortesanas, que formaban al escolta sexual de toda expedición militar romana. Para ellas era una forma de no pasar hambre, de tener el sustento asegurado. Muchas de ellas habían perdido a su familia en la guerra. Y una mujer sola no tenía otro medio de subsistir que usar sus armas, las armas que la Naturaleza le había dado desde niña, su cuerpo. Era ley de vida. Además, en los campamentos romanos se cuidaba la salud. A los mandos no les interesaba que sus soldados enfermaran por el trato carnal con las etairas (compañeras) , como se las llamaba en la Hélade (Grecia).

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 190. Prostitutas en las Legiones romanas.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano  Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano  Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano

Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano  Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano  Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano

Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano  Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano  Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano

Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano  Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano  Egipto Antiguo 189 Las ventajas del legionario romano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *