Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

«Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas», de su trabajo y control médico.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 28-3-2.014

.

.

.

          En el anterior artículo hemos visto a Julio César recordando sus campaña pasadas, y comprendiendo cómo los hombres de sus Legiones se compenetraban con él y con sus órdenes. Una de las condiciones de sentirse cómodos en las Legiones era la disponibilidad de mujeres, tema del que Roma se ocupaba.

        Por eso, las cortesanas que se iniciaban en el oficio al lado de un campamento romano debían pasar una revisión médica, que se hacía el primer día de cada semana, a las horas en que los legionarios hacían sus ejercicios físicos o marchas. Y se les daba, si estaban sanas, una tablilla de identificación. Debían conservar esa tablilla y mostrarla si se lo exigía cualquier oficial romano. Era su salvoconducto y su permiso de trabajo. Si la perdían, debían volver a pasar por el médico, absteniéndose de trabajar hasta que no la tuvieran.

        Si alguna mujer ejercía el oficio sin estar documentada, era condenada a morir azotada en público. La misma pena tenía la que prestaba su tablilla a otra mujer que no la tuviera. Ambas la sufrían. También la sustracción de una tablilla sanitaria era castigada con la muerte, pero en tal caso la ladrona era crucificada. Era el máximo castigo que podía imponerse a un condenado, fuera hombre o mujer.

        Entre ellas se avisaban cuando alguna nueva llegaba al campamento, para que pasara por los servicios médicos romanos antes de yacer con nadie. Había revisiones cada final de mes, y todas debían pasar de nuevo por el galeno, que les daba una nueva tablilla, con la fecha de la revisión y el nombre de la hembra. Eso les daba permiso para ejercer su profesión durante un mes. Tal control era mucho más de lo que podían tener en sus tribus, con sus hombres. Allí no se daba control alguno, ni lo tenían sus hombres cuando organizaban una expedición de pillaje sobre territorios vecinos. De ahí que servir a los romanos era una forma de asegurarse de que no contraían enfermedades peligrosas, que llevaban a una mala muerte. Porque ni las mujeres, que les servían, ni los hombres, que las usaban, las sufrían. Y de ello se beneficiaba Roma. Y él mismo, que disponía de hombres satisfechos con su suerte y fuertes para el combate. Unidos a él. Les proveía de todo.

.

Principales calzadas romanas y fortalezas legionarias permanentes

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

(Fuente: El Mundo de los Romanos. Dr. J.F. Drinkwater et alia. BLUME Editorial. 1.994)

.

        El paso por mar de Brundisium (Brindisi) a Macedonia fue una aventura. César ya había empleado el año 48 yendo a la Hispania Citerior y derrotando a los hijos de Pompeyo en Lérida. No quería dejar enemigos a su espalda que pudieran aprovechar su marcha a Oriente para amenazar Roma. Vuelto de nuevo a Roma, quiso aprovechar el invierno para trasladar sus Legiones a Macedonia. Pompeyo había tenido todo el año, tras su huida de Italia, para organizarse y reunir un ejército y una flota. El mar era suyo. Por tanto, pensó César, el invierno era el momento para pasar a Macedonia, porque la vigilancia marítima será mínima, o nula. El problema era que en Brundisium no había naves suficientes para todas sus Legiones. Había para poco más de la mitad. Por eso pasó él en primer lugar una noche de Diciembre, con siete Legiones. Luego, las naves vacías volvieron a Italia. Pero el viento empujó a muchas de ellas contra la costa de Macedonia. Unas encallaron y se hundieron, otras cayeron en manos de Pompeyo.

        Debido a este contratiempo, Marco Antonio, que había quedado al mando del resto del ejército de Césarcuatro Legiones de veteranos de las Galias – tuvo que agenciarse naves de toda Italia. Le costó tiempo, pero logró pasar el estrecho y llegar más al Sur de donde César había arribado. Pompeyo se enteró de la llegada de ambos y, con la primavera, trató de marchar contra Marco Antonio, que sabía que era la expedición enemiga más débil. Pero también César bajó al encuentro de Marco Antonio, y Pompeyo optó por retirarse, no fuera a ser cogido por ambos ejércitos entre dos flancos.

.

Mapa de Macedonia y trayectorias de César y Marco Antonio hasta Farsalia

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

(Fuente: Longman´s Atlas of Anciente Geography. Longmas, Green and Co. London, New York and Bombay. 1.902.)

.

        Aquí ya se demostró la poca seguridad de que tenía Pompeyo en sus fuerzas. Pero en un primer momento no se percató del hecho. Luego vino su asedio de Dirrachium y la escaramuza que se dio en esa ciudad. Él la llamó «escaramuza» en sus Memorias, como habitualmente hacía, disminuyendo los errores propios y magnificando los aciertos. Pero realmente había sido una batalla que le cogió desprevenido y sólo su capacidad de improvisación impidió que se convirtiera en un desastre. Pero logró aunar a la caballería con la infantería y se pudo organizar una retirada sin gran número de bajas.

        Y de nuevo Pompeyo permitió que sus Legiones se retiraran, sin lanzar a su caballería, que era muy superior, en su persecución. Luego, le envió emisarios proponiendo la paz y un reparto justo de las respectivas zonas de influencia. Pero César se negó a responder, lo que ya era una respuesta. Demasiado tarde. Pompeyo había tenido la oportunidad de trabajar en favor de una Roma coherente. Él le había ofrecido enlace con dos mujeres de su familia, su hija Julia y su sobrina Octavia, cuando Julia murió. Pero él prefirió pasarse al bando de los optimates y dar la espalda a Roma. La elección era clara y era de por vida.

        Pompeyo representaba la Roma que debía morir, por desfasada, por haberse convertido en un imposible, un engendro, un monstruo. No cabían componendas. Le faltaba visión de futuro, le faltaba sentido común a Pompeyo. Como empezaba a sospechar que le había faltado siempre acierto estratégico. Dejarle escapar de Dirrachium indemne había sido un tremendo error. La próxima vez que se encontraran él no estaría desprevenido y no dejaría escapar impune a Pompeyo. Lo que nunca sospechó fue que la persecución de Pompeyo le llevara a descubrir el segundo amor de su vida, la madre de su hijo, Cleopatra.

.

Mapa general de la batalla de Dirrachium

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

(Fuente: Comentarios de César. M. le Comte Turpin de Crissé. Amsterdam. 1.787)

.

        Y llegó el desquite, llegó el segundo enfrentamiento. Cuando sucedieron los hechos, cuando derrotó a Pompeyo en Farsalia, no supo el motivo exacto de su victoria. Lo achacó a que sus hombres habían luchado mejor. Pero después de lo sucedido en África con Escipión, comprendió que a Pompeyo le había pasado lo mismo que a Escipión: No tenía confianza en sus hombres. Porque no conocía en el campo de batalla a casi ninguno. Las Legiones que había tenido bajo su mando en Hispania, al inicio de su cursus honorum (carrera militar), se habían disgregado y gran parte pasaron a ser las que él se había llevado a las Galias.

        Las que empleó en Oriente habían vuelto a Italia y se habían distribuido a sus destinos primitivos. Las que tenía eran recogidas de una provincia y de otra, sin cohesión entre ellas, sin identificación con el Comandante que les guiaba. Algunos mandos que habían servido con César en las Galias se pasaron luego al Senado y formaban ahora con Pompeyo. Pero él no les había tenido bajo su mando y no sabía cómo iban a responder. César sí lo sabía. Faltaba esa identificación que él había deducido era parte fundamental de la victoria. Por eso Pompeyo no aceptaba el combate, a pesar de tener la superioridad numérica.

.

Barco mercante romano de velas cuadradas

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

(Fuente: El Mundo de los Romanos. Dr. J.F. Drinkwater et alia. BLUME Editorial. 1.994)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 191. Batalla de Farsalia primera fase.

.

        Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas  Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas  Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas  Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas  Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas  Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas  Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas  Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas  Egipto Antiguo 190 Prostitutas en las Legiones romanas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *