Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5

Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Viernes 5-4-2.013.

.

.

.

        En el artículo anterior vimos las primeras dificultades de Ptolomeo XII, quien, tras caer antipático a su pueblo por frívolo, irresponsable y vividor, se enfrenta a una cambio político en Roma que no le es favorable. Tras muchos obsequios, consigue que Roma le reconozca como rey de Egipto, pero …

        No obstante, y para que no todo fuera generosidad, se acordó que la isla de Chipre quedara desgajada de Egipto y pasara a ser territorio romano. Esto sucedía en el año 58 AEC. ¿Qué podía hacer Ptolomeo XII sino callar y aceptar? El que no lo aceptó, pues perdía más, fue su hermano menor, que había sido rey de Chipre desde el ya lejano año 80.

        Ptolomeo, el de Chipre, podía haberse resignado, haber renunciado al trono que Roma le arrebataba y haberse ido a vivir al lado de su hermano, en algún Palacio residual. Pero, al ver que su hermano no movía un dedo en su favor, eligió morir con honor y se suicidó.

.

Caza de aves en las ciénagas del Nilo. Tumba de hacia 1.400 AEC.

Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5

(Fuente: La Cultura del Antiguo Egipto. Rebecca Kingsley et alia. Quantum Books Ltd. EDIMAT LIBROS)

.

        Y con ello se colmó el vaso de la paciencia de los levantiscos alejandrinos. Su Faraón se dedicaba a la vida alegre, aumentando los impuestos a sus campesinos para pagar a la lejana Roma y que ésta le mantuviera en el trono para el que ellos le habían llamado desde Asia Menor. La “amiga” Roma les quitaba Chipre, que desde siempre había sido territorio egipcio. El rey de Chipre se suicidaba, falto de apoyo de su propio hermano.

        Los ciudadanos de Alejandría podían aguantar la frivolidad de su Faraón, pero la pérdida de Chipre sin reacción por parte de éste y el suicidio del hermano les movió a la rebelión. Se había llegado a una situación extrema y Ptolomeo apenas tuvo tiempo de salir del puerto real de Alejandría con parte de sus riquezas personales y poner rumbo a Roma. Allí se alojó en la misma casa de Pompeyo, al que tanto había apoyado y enriquecido, y que ahora se convertía en su protector personal.

        El pueblo, que había centrado su ira en el Faraón, vitoreó a la reina Cleopatra VI Trifena y a la hija mayor del Faraón, Berenice IV, a la sazón de 19 años. Las elevó a la categoría de reinas; ellas gobernarían Egipto. Pero, claro está, ni una mujer sola, ni dos, podían llenar ciertos huecos. Berenice IV debería encontrar un esposo real con quien compartir el trono. Los egipcios pensaban haberse olvidado de Ptolomeo XII para siempre y buscaban consolidar la nueva situación. A lo que se ve, Berenice también. Posiblemente buscando al apoyo de lo que el Imperio Seleúcida pudiera aportar, Berenice aceptó contraer matrimonio con Seleúco VII Cibiosactes, un vástago de la casa real seleúcida.

.

Paisaje del Nilo. Mosaico de Pompeya

Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5

(Fuente: ROMA. Legado de un imperio. Tim Cornell y John Matthews. Ediciones FOLIO, S.A.1.993)

.

        Algunas fuentes indican que este matrimonio habría sido favorecido por Roma y que Berenice no quería casarse con nadie. Porque Roma estaba detrás, tuvo que aceptar la unión, pero a los pocos días hizo estrangular a su nuevo y recién estrenado marido. Estos Ptolomeos

        Se repetía la historia de sus tíos, Ptolomeo XI y Berenice III, pero al revés. Compelida, por méritos propios, a buscar nuevo marido, eligió al hijo del rey del Ponto, Arquelao, hijo del nuevo monarca del Ponto, Arquelao. Él aceptó sin dudar. Alejandría era un regalo de boda suficientemente tentador. Y empezó una nueva etapa en la Historia de Egipto.

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 63 y Ptolomeo XII 6.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5

Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5

Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5  Egipto Antiguo 62 y Ptolomeo XII 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *