Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII

Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 17-6-2.013

.

.

.

        En el artículo anterior hemos visto cómo Julio César llegan a un acuerdo total, a plena satisfacción de ambos.

        Cleopatra sabía poco de la vida emocional cuando partió para Ascalón. Su padre la había preparado para gobernar Egipto, pero no para contraer matrimonio. Para eso – pensó en su tiempo el padre – ya la preparará la vida. Pero la vida no la había preparado. Fueron sus sirvientas, a partir de comprender ella que su suerte dependía de Roma, las que le instruyeron en qué esperan los hombres de una mujer. Una de ellas, que había tenido en secreto experiencias amorosas con un rico comerciante griego, amigo de la familia, le instruyó incluso de manera práctica.

        César no precisaba instrucción alguna. Su primera mujer había muerto años atrás sin darle descendencia, sino una hija, Julia, y había muerto al dar a luz. Su actual mujer era estéril. A César le hubiera gustado tener un hijo varón, que continuara su carrera en el Senado de Roma. Podía haberle facilitado los primeros pasos y unos destinos brillantes. Pero los dioses no lo habían querido así. Y ahora, casi en el declive de su virilidad, la diosa Fortuna le brindaba la oportunidad. No sabía si estaba diciendo que sí a la diosa o a la joven e inteligente Reina de Egipto. Pero caer en sus brazos había sido como un bálsamo para su paternidad herida, casi moribunda.

        Cuando despertó a la mañana siguiente, Cleopatra no estaba ya en la que era su alcoba. Le dijeron que se había retirado, con sus sirvientes, al ala Oeste del Palacio. Pero César encontró un mensaje, escrito a mano, sin duda por su amante, que decía:

.

Sólo quiero agradecerte

por haber llegado aquí,

y por devolverme el trono.

Siempre te diré que sí;

explórame, profundiza

y no te apartes de mí;

y, arándome suavemente,

siembra en mí el hambre de ti.

.

        Esta mujer sabe hacer bien las cosas … pensó el general romano. Llamó a su ayudante y éste la ayudó a ponerse la coraza. El día se presentaba intenso. Redactó un mensaje para el Faráon Ptolomeo XIII, citándole en sus apartamentos al mediodía, “si la hora le convenía”, añadió el final del mismo. Ahora debía lograr la aquiescencia del hermano.

        En la estrecha cama que compartieron la pasada noche habían alternado el placer con el trabajo. Cleopatra era una autoridad en ambos extremos. Le había ofrecido la idea de que en Egipto era habitual que el heredero directo o principal gobernara Egipto, y que el segundón rigiera Chipre. Ahora que Chipre era romana, tal vez se puediera hacer lo mismo con Creta, que estaba incluso algo más lejos. Cleopatra había dejado caer la idea mientras acariciaba la nuca del general.

        Éste fue sensible a la caricia, pues Chipre era un lugar estratégico de importancia, explicó, vigilando las costas de Cilicia, antigua guarida de piratas.  En cambio César accedió a lo de Creta en lugar de Chipre. Cleopatra hizo intervenir entonces a los otros dos hermanos, Arsínoe y Ptolomeo, el pequeño. Los dos hermanos menores podrían vivir con ella en Egipto, y pasar temporadas en Creta con su otro hermano. A fin de cuentas, Pompeyo había limpiado de piratas el Mediterráneo y los viajes eran ahora totalmente seguros.

.

Dominios romanos el año 64 AEC., antes de las conquistas de Julio César

Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII

.

        César había cedido. Sería como ella pretendía. Era la solución más coherente y acertada. La única posible para cumplir el mandato del Senado. Dio gracias a los dioses de que había encontrado una mujer como Cleopatra.

        ¿Era amor lo que César sentía? ¿O eran deseos de rectificar una vida? ¿Era simplemente pasión, la consecuencia de haber pasado demasiadas noches solo en su tienda? ¿Qué era? No lo sabía decir, por más que procuraba ser sincero consigo mismo. Unas veces se inclinaba por una respuesta, otras veces por otra. Lo que sabía de cierto es que le era imposible negarle nada a su amada. Y que los enemigos de su amante eran sus enemigos. Ptolomeo y sus acompañantes no sabían los negros pensamientos que barrían la mente de su interlocutor romano, aunque Potino lo notó más huraño y lejano.

        Les preguntó si tenían alguna proposición que resolviera el enfrentamiento entre hermanos. Cuando Potino iba a comenzar un discurso que traía escrito, con Ptolomeo sentado a su izquierda, Cleopatra anunció su llegada. Venía acompañada de tres doncellas y del Comandante de su guardia, Presbus. Pero lo más significativo es que no ocupó el sillón que había contiguo al de Ptolomeo, sino que se colocó en pie, detrás de la silla de César y le pasó la mano por el hombro, con familiaridad. César la miró con una sonrisa en los labios. Eso fue suficiente para que el pequeño Faraón comprendiera lo sucedido. Lanzando un grito de ¡¡Traición!! en griego, se levantó con brusquedad del asiento y abandonó la sala donde estaban reunidos, tratando de salir del Palacio. César ordenó a sus hombres que lo retuvieran. Así se hizo. Lo devolvieron a su asiento.

        Acto seguido, César mandó llamar a su escribano y a sus oficiales mayores, y cuando estuvieron todos en la sala, pronunció la sentencia que ponía fin al contencioso entre los dos hermanos. Cleopatra sería proclamada Reina de Egipto. Ptolomeo XIII gobernaría la isla de Creta por persona delegada, ya que su residencia sería la propia Alejandría. La idea de la persona delegada se le ocurrió a César y no lo consultó con su amante. Los hermanos menores, el Ptolomeo más joven y Arsinoe, eran libres de residir en Egipto, bajo el mando de Cleopatra VII, o en la isla de Creta, si así lo preferían. Con eso se terminaba la situación de enfrentamiento y se volvía a la normalidad. Roma había hablado.

.

Ofrenda de animales en el siglo I AEC.

Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII

(Fuente: ROMA. Legado de un Imperio. Tim Cornell y John Matthews. Ediciones Folio, 1.993)

.

Enlace con el próximo día: Egipto antiguo 94. Cena de gala en Alejandría.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII Egipto Antiguo 93  El momento estelar de Cleopatra VII  Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII

Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII Egipto Antiguo 93  El momento estelar de Cleopatra VII  Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII

Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII Egipto Antiguo 93  El momento estelar de Cleopatra VII  Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII

Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII Egipto Antiguo 93  El momento estelar de Cleopatra VII  Egipto Antiguo 93 El momento estelar de Cleopatra VII

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *