Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios

El nacimiento de París  2 La invasión de los Helvecios

© Copyright  Fernando Conde Torrens

.

.

.

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios

 (Fuente: L´Histoire de France, tomo I. M. Guizot. Librairie Hachette et Cie, 1.877.)

.

Los Helvecios le dicen – al buen jefe romano

que ellos van de camino – a algún lugar lejano

que está junto al Océano, – hacia el extremo hispano,

y que no harán destrozos – ni en montaña, ni en llano.

Los cita un mes más tarde – de un gesto de la mano,

y entretanto construye – un muro alto y lozano

de cuatro metros de alto – que cubre el amplio vano

por do pasar pensaba – el que huye del germano.

Marcha veloz a Roma – y al volver, en su mano

cinco nuevas Legiones – y con las nueve, ufano,

ataca a los Helvecios – a mano y a trasmano.

Les sigue y les persigue – con furor casi insano,

sin darles tregua nunca, – ni en monte, ni en pantano,

los derrota, extermina, – hasta que ven que es vano

seguir y a Suiza vuelven – por un camino arcano.

.

Caballero Galo

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios

 (Fuente: L´Histoire de France, tomo I. M. Guizot. Librairie Hachette et Cie, 1.877.)

.

Los aliados, contentos, – con César han cumplido

y, aprovechando el tiempo, – le sueltan el quejido

de lo mucho que llevan – del Germano sufrido:

Si así siguen las cosas, – un año transcurrido

y nosotros los galos – de Galia hemos salido;

el odiado Germano – al sur habrá venido,

el río habrá pasado – y habremos sucumbido

y seremos un pueblo – con el norte perdido

y al amigo romano – le habrá sobrevenido

un arisco vecino, – por haberse dormido

y no prestar su apoyo – a quien se lo ha pedido.”

No se sabe si a César – el discurso que ha oído

le ha conmovido el alma – o bien ha presentido

que la gloria de Roma – y su destino han sido

encauzados por sendas – que la Fortuna ha unido.

.

El cruce del Rhin por los Germanos

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios

 (Fuente: L´Histoire de France, tomo I. M. Guizot. Librairie Hachette et Cie, 1.877.)

.

El caso es que hace caso – al humilde balido

y envía un mensajero – al germano temido:

Juntémonos, amigo, – en lugar escogido.”

Ariovisto, orgulloso – por su madre parido,

le responde: Pues vente. – Si yo hubiera querido

contigo tener algo, – a ti hubiera acudido.”

Y César, que no es tímido, – le ha raudo respondido:

No más pueblos del Norte – quiero que hayan venido,

no quiero que se ataque – al que es mi protegido,

o vengaré tal acto – tan pronto es cometido.”

Ariovisto responde – con ánimo ofendido:

A los Eduos yo pude – y nadie me ha vencido.

Roma es dura y domina – al que ya está caído,

también tengo derechos – en el mismo sentido.

Nadie que me ha atacado – hame sobrevivido,

si quieres probar suerte, – camino recorrido

y el valor del germano – te será conocido,

que ni un día en quince años – bajo techo he dormido.”

Mientras esto recibe – César ha conocido

que miles de germanos – al río han acudido

y que Ariovisto sale – con un cuerpo aguerrido

a sitiar las ciudades – de un pueblo protegido

de Roma. Así pues César – halo ya decidido,

dirige sus Legiones – adonde él ha sabido

que Ariovisto mantiene – su cuartel protegido.

 

Cuando Ariovisto sabe – que César va a su lado,

entra en su campamento – y espera confiado,

hasta que Julio César – cerca de él ha acampado.

Con unos mensajeros – al romano ha invitado

a aquella conferencia – que aún no se ha celebrado.

Julio César acepta – y cuando hanse juntado

César escucha atento – a un Ariovisto airado:

 “¿Y qué quieres de mí? – ¿Por qué te has adentrado

en tierras que son mías? – Aquí, ¿quién te ha llamado?

Si como amigo vienes – muy lejos has llegado,

y debes retirarte – con quien te ha acompañado.

Si luchamos y mueres, – con ello habré agradado

a muchos grandes hombres – del romano Senado.

Si raudo te retiras, – con ello habrás logrado

cerrar esta campaña – sin que muera un soldado,

y este pueblo a mi mando – será tu nuevo aliado

que por ti irá a la guerra – como hayas ordenado.”

Los germanos jinetes – que estaban a su lado

sin mayor disciplina – piedras han arrojado

a jinetes romanos. – César se ha retirado.

 

Y aunque Ariovisto insiste – la mañana siguiente

en seguir conversando, – Censar no lo consiente.

Pasada una semana – Julio César presiente

que ha llegado el momento – y entonces lentamente

forma a sus diez Legiones – del modo ya frecuente.

Los germanos se apuestan – desordenadamente

ante tanto soldado – formado pulcramente

y al grito de ¡Ambra! ¡Ambra! – salieron de repente

corriendo hacia las filas – de la Legión de enfrente.

Lo hábil que con la espada – es cada contendiente,

la táctica ensayada – por años, diariamente,

la moral de victoria – que el legionario siente

al ver que le lidera – un jefe inteligente,

hacen que la victoria – se incline finalmente

hacia el lado romano. – César, que fue paciente,

y la caballería – guardó pacientemente,

deja que sus jinetes – persigan mortalmente

al germano que escapa – del campo combatiente.

Ariovisto se escapa, – pero con poca gente,

y  cruza el Rhin en barca, – mas murió al mes siguiente.

 

Prisioneros Germanos a Roma

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios

 (Fuente: L´Histoire de France, tomo I. M. Guizot. Librairie Hachette et Cie, 1.877.)

.

Los Helvecios, en casa, – Ariovisto expulsado,

los Galos y romanos – en la Galia han quedado

solos. Era la meta – que se había buscado,

pero … – siempre hay un pero – adonde se ha llegado

es que la Galia es gala – pero Roma ha pensado

que la Galia es ahora – terreno conquistado.

¿Quién echó a los Helvecios? – ¿Y quién ha liberado

la Galia de Germanos – con un costo elevado?

Estas cuentas echaba – el romano Senado;

sobre el terreno sólo – era el de Roma aliado

aquél cuyos deseos – se habían realizado.

César toma medidas – que a muchos no han gustado:

César sólo es amable – con el que está a su lado,

destituye a los jefes – que no le han ayudado

y en su lugar coloca – a quien le ha acompañado,

marca indemnizaciones – a villa y a poblado

en pago a que la GaliaRoma ha pacificado,

Han pasado los meses – y el clima empeorado,

comienzan las revueltas – en un y otro costado,

y César las sofoca, – ni alegre, ni enfadado.

En sofocarlas todas – ocho años ha empleado.

.

Máxima extensión del Imperio Romano en el 200 d.C.

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios

(Fuente: El ejército romano. Adrian Goldsworthy. Ediciones Akal, SA.A., 2.005)

.

Continuará …

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios  El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios  El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios 

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios  El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios  El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios 

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios  El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios  El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios 

El nacimiento de París 2 La invasión de los Helvecios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *