Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El nacimiento de París Una historia en seis mil estrofas

El nacimiento de París Una historia en seis mil estrofas

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el miércoles 24-12-2.008

.

.

.

Viejos “historiadores” – de una época pasada

ligaron a la Grecia – en su época dorada

con París y con Francia. – Cuando, Troya, tomada

por furiosos aqueos, – ardía devorada

por los cuatro costados, – y por senda olvidada

Francus, vástago de Héctor, – inició su escapada

y llegó hasta una nave – que estaba preparada

para él y algunos hombres – en escondida rada.

 

Y así, cual otro Eneas, – pero sin marejada,

llegó al sur de una tierra – que hoy la Francia es llamada.

Iniciaron la marcha – y tras una jornada

llegan a una planicie – por un río regada:

Dan el lugar por bueno – y allí dejan fundada

Troyes, como recuerdo – de la ciudad amada.

Prosiguieron la marcha – y hacen otra acampada

en isla defendida – por la corriente airada

de un río que, impetuoso, – la isla mantiene aislada:

En recuerdo del tío – que trajera raptada

la bella Helena a TroyaParís fue nominada

la ciudad, que rodean – de una alta empalizada.

 

Con alta empalizada – la deben defender

y sentirse tranquilos – a la hora de comer.

Como ellos son guerreros – y eso saben hacer

a un pueblo de pastores – se logran imponer.

Para ellos son los francos, – a los que hay que temer,  

y ese país la Francia – con el tiempo va a ser.

  

Ya ve el lector qué fácil – resulta componer    

una historia sencilla – que se pueda creer.   

Que eso no sea Historia – forzoso es conceder.   

La Historia en plan moderno – debe bases tener   

debe haber testimonios – que tocar o que ver.

 

Grupo de Galos anteriores a los Romanos

El nacimiento de París Una historia en seis mil estrofas

 (Fuente: L´Histoire de France, tomo I. M. Guizot. Librairie Hachette et Cie, 1.877)

    

 

Al mismo Julio César – le dio por componer,

hízolo en prosa llana, – muy fácil de entender,

ampliando lo que dijo – “llegar, ver y vencer”,

y en su obra “Bello gálico – puédese allí leer

que los “parisi”, tribu – de mínimo poder,

a otros más poderosos – hubieron de ceder

sus tierras y cosechas – y su debe y su haber.

Su patria abandonaron – y hubieron de emprender  

la marcha al mediodía – y allí abrigo tener.

 

Buscaron, pues, refugio – marchando al mediodía

do una tribu más fuerte – bien les acogería

y fuera convivencia – con camaradería

la relación pactada  – a partir de aquel día.

Fue así con los Senones, – tribu que residía

más abajo del Sena, – su nombre lo decía.

En el curso del Sena – varias islas había.

Los “parisi” eligieron – la que les parecía,

que mayores opciones – de defensa ofrecía.

Se llamó “Lucotecia” – y eso decir quería

que en caso de una lucha – su techo allí estaría:

Lucotecia”, o “Lutecia”, – que el “co” se perdería.

 

A unos tiros de piedra – una ensenada había;

el puerto allí formado – mercado pediría.

El mismo río Sena – un pasadizo abría

entre el Este y Oeste. – A lo que se uniría

un paso que hacia el Norte – por tierra conducía.

Las tierras eran fértiles, – pozos de agua a porfía,

los bosques abundaban – hasta la lejanía:

Regalo tan ingente – su fruto traería.

 

Numerosos poblados – de primitiva gente

coronan esta cima – y también la de enfrente.

Hoy se descubren restos – casi continuamente,

poblados que comercian – con Grecia y con Oriente

y al viajero se atiende – muy afanosamente

cuando narra su viaje – o muestra un reluciente    

vaso que brilla bajo – la luz del sol poniente.

.

Alineamientos de Karnac, en la Bretaña

El nacimiento de París Una historia en seis mil estrofas

(Fuente: Histoire de France. Librairie Larousse, hacia 1.915)

.

Más que pensar en dioses – como hoy, humanamente,

los dioses de los galos – son algo diferente,

un lugar misterioso, – con algo no corriente,

un bosque en ocasiones – con olor pestilente,

porque un ser de otros mundos – es en él residente …

.

 Monumentos megalíticos de la antigua Galia

El nacimiento de París Una historia en seis mil estrofas

(Fuente: Histoire de France. Librairie Larousse, hacia 1.915)

Y esos lugares marcan – de forma permanente

con un pilar enhiesto – que muy profundamente

hincan en tierra. El galo – es fuerte y resistente,

es alto y es forzudo, – es rudo y es valiente.

Se fueron con Aníbal – en un gran contingente

porque Aníbal llenaba – ese ardor combatiente

del galo primitivo, – para el que es preferente

el fragor de la guerra – que el pastoril ambiente.

.

La Galia a la llegada de Julio César

 El nacimiento de París Una historia en seis mil estrofas

(Fuente: Histoire de France. Librairie Larousse, hacia 1.915)

.

Mas por la Galia antigua – no dejan de pasar

pueblos que en otras partes – no logran encontrar    

lugar donde asentarse. – Del norte han de llegar

los salvajes Germanos, – que van a devastar

regiones de la Galia – y que van a llamar

a otras tribus amigas – que se van a asentar

en la Galia del norte. – Más al norte del mar

que linda con Italia – se ponen a luchar

los Eduos y otra tribu.- Podremos comprobar

por qué causas va Roma – la Galia a conquistar.

Los otros, los Arbernos, – proceden a llamar

a guerreros germanos – que les van a ayudar

a vencer a los Eduos, como así va a pasar.

Los derrotados Eduos – deciden enviar

a Roma una embajada – para solicitar

de Roma las legiones – que les puedan vengar.

El Senado discute – sin lanzarse a actuar

y a Ariovisto, el germano, – deciden adular

cubriendo de regalos, – y hasta vanle a nombrar

rey del pueblo germano, – que tanto le va a dar.

.

Embajada de los Eduos ante el Senado Romano

El nacimiento de París Una historia en seis mil estrofas

 (Fuente: L´Histoire de France, tomo I. M. Guizot. Librairie Hachette et Cie, 1.877)

.

Le deciden nombrar – rey de la Germanía,

que a otros pueblos germanos – mantenga en lejanía,

que en Galia suficiente – gente viviendo había.

Yo no sé si Ariovisto – hizo lo que pedía

Roma, pero del Este – peligro se cernía

sobre los buenos Eduos. – Lo que Suiza sería

albergó a los Helvecios, – pueblo que se hartaría

del acoso Germano – y que decide un día

viajar hacia Occidente, – pues ya no se podía

aguantar más. Y el pueblo – sus pertenencias lía

y en carros y carretas – al Oeste pone vía.

Antes quema su casa – y cuanto contenía,

monta lo más valioso – de cuanto poseía

y se va con la esposa – y la chiquillería.

Son sesenta mil carros – la invasión que se lía

y tanta gente junta – no es una tontería.

El Senado romano – decidió impediría

que el aluvión helvecio – la Galia invadiría

y envió a Julio César, – cónsul tal año y día,

que con cuatro legiones – su paso impediría.

.

Continuará …

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

El nacimiento de París   El nacimiento de París   El nacimiento de París   El nacimiento de París   El nacimiento de París  El nacimiento de París.

El nacimiento de París   El nacimiento de París   El nacimiento de París   El nacimiento de París   El nacimiento de París  El nacimiento de París.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *