Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 10-3-2.008

.

.

.

……….Ya he comentado que el retrato es un difícil motivo para pintar. En orden de facilidad, diría que lo más fácil en la Pintura serían el paisaje rústico y el bodegón. El tomate no se va a ofender, ni va a protestar si lo pones mayor de lo que es. Tampoco el árbol. Luego, el paisaje urbano, que es el género que más he practicado – me gusta pintar mi tierra. La mayor dificultad del paisaje urbano es que, si no lo haces bien, las casas empiezan a desmoronarse, o lo insinúan, y hasta un profano se da cuenta de los fallos de perspectiva. De modo que para pintar paisaje urbano hay que dibujar decentemente. Acto seguido viene la figura humana. Generalmente la rehuía, es incómoda, porque las personas pueden aparentar ser muñecos, si los pintas con pocos trazos, o ser deformes, si detallas. Lo más fácil era pintar las calles vacías. Y, por último, el retrato, donde pintas a la persona de cerca, detallando las facciones. Ha de parecerse, o quedas a la altura del betún. Y eso, al menos yo, no siempre lo lograba.

……….Hecha esta confesión general, vamos a disfrutar con retratos memorables. Los he elegido porque valoro el retrato y admiro al Pintor que los hace bien. Y porque se nos han colado muchos Pintores por la gatera, de modo que no estará de más sacar a unos pocos a la luz y darles vida, cuando superan el centenar los artículos dedicados a esta afición bendita que es la Pintura.

……….No voy a seguir un orden cronológico, sino todo lo contrario, hacia atrás. Para que se vea lo que supone el paso del tiempo y para que valoremos más los más los retratos más antiguos y bien hechos. Como de lo que tratamos en esta serie es disfrutar con las obras expuestas, me permitirá el lector que siga la pauta que me es más cómoda, de forma que es posible que el orden de los factores no sea siempre ni cronológico, ni uniforme. Pero es que esta serie, la Pintura, tiene la propiedad conmutativa; su autor se la acaba de conceder.

……….Así pues, hoy, cuando esto se escribe, día de las elecciones en este curioso país, comenzaremos por un Pintor inglés, Thomas Gainsborough, (Sudbury, 1.727-Londres, 1.788). Fue un Pintor que se dedicó al paisaje y al retrato, si bien la mayor parte de cuadros que se citan de él en los libros son retratos. Como Pintor considerado en su época – es 100 años anterior a los Impresionistas – con frecuencia el paisaje es fondo de sus cuadros y, cuando es el tema principal del cuadro, toma la forma del paisaje al gusto de la época, complicado, tormentoso, imaginario. Pero nos vamos a centrar en sus retratos y en la personalidad de la persona retratada que reflejan.

……….Gainsborough es Pintor de la sociedad selecta de su época  y llegó a ser Pintor de la realeza. Sus cualidades como retratista pronto fueron reconocidas y gozó de fama desde bien pronto. Eso es una circunstancia que siempre es de agradecer. Da lástima ver a buenos Pintores luchando con la incomprensión y el desprecio de sus contemporáneos. Éste no fue el caso de Gainsborough, del que en primer lugar veremos un retrato de sus hijas, cuando éstas eran niñas. Dicen los críticos que el Pintor reflejó el carácter de ambas en sus cuadros, porque hizo dos. En el que veremos – tengo también el otro, y son algo mayores – las sitúa cazando mariposas, o más bien persiguiendo mariposas (de todos es sabido que los niños jamás capturan a las veleidosas mariposas).

……….

Thomas Gainsborough,  1.783. Las hijas del pintor cazando mariposas. Óleo sobre lienzo.

National Gallery, Londres

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

(Fuente: Grandes de la Pintura. Pintura Barroca. Sedmay Ediciones, 1.979.)

……….

……….El que viene ahora es un cuadro de encargo o, al menos, de un muchacho algo mayor y al que dedica más atención. El fondo es más cuidado, más detallado, así como la vestimenta del joven. Destaca el vestido del muchacho, con sus arrugas, su textura y sus brillos. Si el Pintor colocó a sus hijas entretenidas en la supuesta labor de la caza, coloca al joven mirando fijamente al espectador. No siempre el Pintor hace eso y tengo para mí que esa pose, la de mirar con fijeza al espectador, es un síntoma que tiene que ver con la seguridad en sí mismo, con la fortaleza interior, por un lado. Por otra parte, esa postura supone verter el alma en el cuadro. El retratado se evidencia y el Pintor es el encargado de poner de relieve ese interior que los ojos del retratado nos van a brindar.

……….Dejaré que el lector adivine el interior del joven vestido de azul.

 ……….

Gainsborough, hacia 1.770. Jonathan Butthal – Joven de azul. Óleo sobre lienzo, 178 x 122 cm.

Hantington Gallery, San Marino, California

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

(Fuente: Grandes de la Pintura. Pintura Barroca. Sedmay Ediciones, 1.979.)

 ……….

……….Y lo mismo del sobrino del pintor, que sorprendentemente fue su único discípulo. Como persona de confianza, la manera de llevar a cabo el retrato del sobrino se asemeja mucho más a la manera en que trató a sus hijas que a la forma en que ejecutó el retrato del joven de azul. La pintura es muy fina, el fondo es neutro, hecho con pintura diluida, las facciones denotan una fina sensibilidad y al mismo tiempo aplomo y un cierto sentido de superioridad. Quizás por eso, por la fina pintura usada en el rostro, éste aparece ligeramente cuarteado, cosa que no parece suceder ni con el anterior ni con el que sigue.

 ……….

Thomas Gainsborough,  hacia 1.770. Gainsborough Dupont. Óleo sobre lienzo, 44 x 36 cm.

Tate Gallery, Londres

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

(Fuente: Grandes de la Pintura. Pintura Barroca. Sedmay Ediciones, 1.979.)

 ……….

……….El retrato siguiente es un retrato de encargo, en el que Gainsborough se esmera. La señora Sheridan aparece en una postura reposada, las manos sobre el regazo, en un paisaje abierto, mirando confiadamente al espectador. Sólo el viento remueva algo de su vestido, mientras la retratada es todo calma y paz, tanto su rostro como sus manos. Téngase en cuenta que es el Pintor quien decide normalmente el tipo de atuendo, la pose y el fondo. Y ello a fin de que todo encaje con el carácter del retratado.

………………..

Thomas Gainsborough,  1.783. La señora Sheridan. Óleo sobre lienzo, 216 x 150 cm.

National Gallery, Washington

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

(Fuente: Grandes de la Pintura. Pintura Barroca. Sedmay Ediciones, 1.979.)

……….

……….Vamos a pasar a otro Pintor muy conocido del que apenas hemos dicho nada, Fragonard. Jean Honoré Fragonard (Grasse 1.732 – París 1.806) fue también un Pintor de éxito. Supo adaptarse a lo que pedía la sociedad de su época y pintó cuadros galantes, costumbristas, mitológicos, retratos y paisajes. Fue el Pintor al que le llovían encargos de las mejores casas del lugar. El cuadro que veremos hoy de él no es propiamente un retrato, puesto que se trata de una alegoría. Pero parece claro que Fragonard retrató, para caracterizar a su Estudio, a una dama de su época. La situó ante una pila de libros – ¡quién los pillara hoy! – y le dio un aspecto amable, por más que el estudio a veces sea arduo, ¡por Zeus!

 ……….

Jean Honoré Fragonard , 1.769. El estudio. Óleo sobre lienzo, 80×65. Museo del Louvre, París

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

(Fuente: Grandes de la Pintura. Pintura Barroca. Sedmay Ediciones, 1.979.)

 ……….

……….Y para terminar por hoy, un cuadro muy conocido, también de Fragonard. Al igual que el anterior, la modelo no mira al lector, sino que está ensimismada leyendo el libro que está leyendo. Al ver el cuadro, a uno sin querer le viene a la mente cierto cuadro de Renoir, que de éste pudiera ser inspiración. Nótese el dedo meñique curvo, como cuando uno toma café, y la paz que rezuma el cuadro.

 ……….

Jean Honoré Fragonard , hacia 1.775. Muchacha leyendo. Óleo sobre lienzo, 82 x 65 cm.

National Gallery of Art, Washington

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

(Fuente: Grandes de la Pintura. Pintura Barroca. Sedmay Ediciones, 1.979.)

.

.

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud», «Año 303. Inventan el Cristianismo» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108  El retrato Gainsborough y Fragonard La Pintura 108

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *