Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Estabilidad emocional

……….Una característica sobre la que no insistimos mucho en anteriores artículos era ésta, la estabilidad emocional. Pero en buscadores que emplean prioritariamente el hemisferio derecho, lo que hemos venido llamando corazón,  buscadores sentimentales, o que operan con el corazón inferior, esta cualidad pudiera ser un caballo de batalla importante. Porque la persona sentimental tiene todas las bazas en contra para lograr esa estabilidad emocional, y hacerlo en el cuadrante positivo.

……….La Felicidad permanente pasa por la estabilidad. Acceder a la Meseta pasa por esa estabilidad. Luego es una meta imprescindible. Veamos ese tema desde el punto de vista de un buscador sentimental, o buscador con mente-sentimientos. Quizás un poco más de la mitad de la Humanidad sean personas sentimentales. De ahí que no puedan describirse a todas ellas con unos trazos únicos. Aquí hablaremos de ciertas características de tales personas. No todas afectarán a nuestro lector. Tome cada cual lo que le incumba, dejando a un lado lo que no le vaya.

……….Habrá que distinguir entre la persona sentimental 100% y aquella que ya ha incorporado facetas de la mente lógica a su haber. Y entre la que ha avanzado en el Camino y deja operar a su Mente Superior, de la que aún no. Los modos y actitudes que se expondrán afectarán más a las primeras que a las últimas. Pero siempre serán hechas sin ánimo de crítica, sino con intención de apoyo y mejora.

……….Hay una regla que es común a mentales y sentimentales, y es que ambos piensan que todos son como ellos. Que ser un ser humano es lo mismo que ser como ellos. Eso hace que cada uno razone y se comporte con los demás como si fueran sentimentales, los sentimentales, y mentales, los mentales. Ya hemos tratado de esta faceta anteriormente. Allá remitimos al lector. Hay que corregir esto. Debemos pisar tierra y ser conscientes de cómo es el entorno. Esto es irrenunciable. Para actuar en consecuencia.

……….Las personas a que nos referimos como sentimentales suelen ser muy cambiantes, tanto en el sentir como en el pensar. Le dan a las cosas muchas vueltas en la cabeza. Lo malo es que la conclusión no es siempre la misma, sino que varía a cada nueva reflexión. Según el sentimiento que prevalezca en el momento de la conclusión, la persona acaba eufórica o deprimida. Dicho de otro modo, la vida es estupenda o es un asco.

Por esa cualidad del pensamiento múltiple, el auto engaño es más fácil que en los mentales. No obstante, y en eso difieren una de otras, las hay que son conscientes de sus ciclos y ello les permite no ser tan lanzadas en la conclusión momentánea a que han llegado. El sentimental suele funcionar por booms, por ráfagas. Es capaz de poner interés a tope en un tema durante unos pocos meses. Luego afloja. Lo que aquí hemos llamando ser o no ser «bueno para batallas largas». Y, por los dioses, la Evolución es una batalla larga, de media vida.

Nos estamos refiriendo a la persona que decide y actúa en función de cómo se siente. Esas personas suelen ser de la opinión, y exponen con frecuencia, lo de que “cada persona es un mundo”. Y eso les sirve de justificación para no hacer caso a ninguna norma exterior de conducta que trate de corregir su tendencia. Como cada persona es un mundo, de nada sirven las reglas.

. . Estabilidad emocional

Estabilidad emocional

  Estabilidad emocional

. . Estabilidad emocional

Si el lector se ve reflejado en algunas, o varias, de las cláusulas anteriores comience a sospechar que aloja en su interior una componente sentimental nada despreciable. Ahora se trata de analizar qué fuerzas operan en él y tal vez, caso de coincidir en el diagnóstico, le sea más llevadero tratar de compensar sus tendencias innatas.

Tanto las personas mentales como las sentimentales tienen mayor o menor funcionamiento de la mente-lógica inferior. La mente-lógica inferior siempre emite en negativo. Siembra dudas, miedos, ideas peyorativas sobre uno mismo y sobre los demás. Ya hemos dicho muchas veces que no está puesta para juzgar y decidir, sino sólo para aprender. Pero la dejamos funcionar para juzgar y decidir, y caemos en la negatividad y en la infelicidad.

Por otra parte, los sentimentales tienen otra fuente de negatividad posible, sus sentimientos. Dicho de otro modo, ellos operan básicamente con el hemisferio derecho, que capta los sentimientos. Y éstos suelen depender de cómo se porte el entorno con uno. Y los demás – todos tenemos experiencia – suelen estar más veces en nuestra contra que a nuestro favor. Porque son minoría los muy evolucionados y mayoría los menos evolucionados.

De modo que el sentimental tiene dos fuentes de negatividad, su corazón = mente-sentimientos y su mente-lógica inferior, negativa ella a todas horas. Funciona prioritariamente con la mente-sentimientos, y hace todas las cosas que acabamos de ver un poco más arriba. Y cuando echa mano de la mente-lógica inferior ésta reforzará, con sus juicios negativos, a lo que el hemisferio derecho ya le está azuzando.

De modo que si sólo opera con ambas mentes inferiores, le será muy difícil remontar la negatividad, el mal humor, la mala opinión de sí misma, la tristeza, la infelicidad.

¿Cómo salir de esta situación? La estrategia (las altas directrices) será poner en marcha, poco a poco, la Mente Superior. La táctica (la forma práctica) será cumplir las dos primera Reglas. La Mente Superior funciona cuando las dos mentes inferiores del sentimental se lo permiten. Luego se tratará de acallar ambas mentes, no dejarles posesionarse de uno. Sabiendo cómo funcionan ellas y cómo funciona uno mismo, ya tenemos una tecla para pulsar.

Pero sobre todo, hay algo que podemos comprobar con nuestra experiencia del día a día: Si incumplimos la Regla de “Elimina pensamientos negativos” y/o caemos e incumplimos la de “No te dejes afectar por el comportamiento de los demás”, estamos perdidos. No podemos conseguir la Felicidad, ni de lejos, si fallamos en cualquiera de ambas Reglas. Y si fallamos a la vez en ambas … ni te cuento. Compruébelo el lector.

Recuerde el lector qué hace cuando va a ir un día de visita, a pasar el día con personas con las que no tiene apenas confianza. Se programa mentalmente para no dejarse llevar por los sentimientos. «Ocurra lo que ocurra, me mantendré sereno y responderé educadamente«. Y con esa preparación se vuelve, durante la visita, inasequible al sentimiento avasallador. Pues bien, de eso estamos hablando. La mente lógica, ofrece una coraza, una protección que permite hacer lo que uno ha visto que es más conveniente. Y ha decidido aplicar eso. Cuando estamos de visita estamos trabajando con la mente-lógica y con nuestra mente-sentimientos, con ambas. Y una no le deja a la otra campar por sus respetos.

La diferencia es muy sutil. Pero basta con la voluntad, con programarse, para poder funcionar con ambas. Hace falta ese pequeño esfuerzo, que aquí llamamos proponérselo, ejercer la voluntad. Vivamos el día a día de visita en visita, funcionando con las dos mentes, con los dos hemisferios. Si luchamos por cumplir con ese comportamiento, con no vulnerar las reglas, estamos haciendo ejercicio, gimnasia, con la mente lógica y acabaremos poniéndola en marcha sin darnos cuenta, como cuando vamos de visita a un sitio desconocido.

Para esto de la estabilidad emocional el sentimental posiblemente esté en inferioridad de condiciones que el mental. Éste sólo tiene que vencer su mente-lógica inferior. Para otros aspectos de la vida el sentimental está mejor dotado que el mental. Ser mental 100% tiene también sus inconvenientes. El mental se deja llevar menos y eso le hace más difícil volverse sensitivo. Intuye menos lo sutil, que es muy diferente a la lógica, su campo fuerte. Y lo cuadriculado de su mente le hace disfrutar menos de los regalos de la vida. En estos aspectos, los sentimentales tienen ventajas.

Pero uno es lo que es, mental o sentimental. Y a sí mismo es al que hay que elevar por encima de los disgustos y el malestar. Por el método que aquí propugnamos o por otros métodos, que los hay. La Meditación, el silencio o la unión con la Naturaleza pueden ser procedimientos tal vez más afines a los sentimentales.

No vamos a seguir. La tarea puesta de

* darse cuenta de que el otro no es como nosotros y procurar comprenderle/aceptarle.

* Luchar por cumplir la Regla primera “Elimina pensamientos negativos”.

* Cumplir la Regla segunda “No te dejes afectar por lo que hagan los demás”

es labor de meses. Y lo ya dicho, no hay por qué creerse nada de esto. Fíjese el lector cuando esté sonriendo si las ha cumplido o qué ha hecho. Y fíjese, cuando esté en lo hondo del pozo, si las ha incumplido o qué.

……….Un último apunte para denunciar lo irresponsable que es la mente inferior. Aunque ella siempre se equivoca, porque sólo sabe temer y sembrar temor, se las arregla para eludir su responsabilidad. Y el sentimental religioso se dirá: “Es Dios, que me pone a prueba”. Y el no religioso pensará: “La vida me pone a prueba”. Y en los mentales se usa “si ellos me atacan, yo me defiendo.” Pero lo que hacen todos, por ignorancia, es no dar importancia a sus pensamientos negativos, porque piensan que los pensamientos son como el aire, que no hace mal a nadie. Y se lo hacen a sí mismos, no a aquéllos de los que piensan mal.

Y todos se dejan afectar como leones por los comportamientos de los demás. Los menos avanzados echan la culpa a los demás de su infortunio. Los más adelantados, más estoicos, al Ser Supremo, o a la Vida. Pero no, somos nosotros mismos, los que, por ignorancia, nos queremos mal y nos hacemos la vida imposible, o muy cuesta arriba.

………. . Estabilidad emocional
Siguiente artículo:
Los sentimentales y sus batallas

………. . Estabilidad emocional

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén»,  «La Salud», recientemente «Año 303. Inventan el Cristianismo» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

………. . Estabilidad emocional

Estabilidad emocional             En colaboración con I, el 16-9-2.014

. Estabilidad emocional

. Estabilidad emocional

. Estabilidad emocional

2 comentarios en “Estabilidad emocional”

  1. Soletat dice:

    Deberiamos hablar de la previa, es decir ser concientes de que estamos ante un pensamiento negativo, en muchas ocasiones soy conciente del pensamiento negativo cuando lleva minutos dando vueltas en mi cabeza, y una vez llego a este punto ser capaç de sacarlo , porque a la mínima que te despistas vuelve a estar alli y mas si tiene carga emocional, ya se que es un proceso lento y que se necesita voluntat y perseverancia, pero los pensamientos negativos se cuelan por cualquier rendija en la sociedad actual y estar atentos a todas horas requiere tiempo

  2. Fernando Conde Torrens dice:

    Soletat, más que requerir tiempo, requiere estar atentos. Lo que no quiere decir que no se no spermita estar en negativo ni un solo minuto, no. Uno puede bajar la guardia y estar permitiendo a los pensamientos negativos vagar por nuestro entorno mental, pero lo que no debe permitirse es entrar en una tormenta de pensamientos – o sentimientos – negativos y ponerse de mal genio, de muy mal grenio. Ahí es donde no hay que llegar. NO permitirnos caer en una tormenta de pensamientos negativos que se lleguen a convertir en actos negativos, respuestas airadas, voces altas, gritos, etc. Eso es lo mortal, lo muy perjudicial. Porque puede alterar nuestra convivencia con los más cercanos, que son aquellos con los que compartimos nuestra vida. Y ellos son nuestro refugio para el fuuturo …

    Sí, es una batalla larga y nos cuesta tanto más cuanto más atrasadillos estamos en el Camino. Pero también es en tal caso cuando más lo necesitamos … o nuestra vida va a ser un infierno en miniatura. Está pendiente aún de colgarse en «El Camino» – pero en pocos días lo colgaré – un artículo que explica de manera científica, médica, cómo funciona esto de los pensamientos negativos y nuestra costumbre de tenerlos, de guiarnos por ellos. Estate vigilante aquí mismo, el final de «El Camino».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *