Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el viernes 21-1-2.011

.

………. Eumenes II (229-197-158 a.C.)   Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

        Cuando Eumenes II volvió de nuevo a Pérgamo, se dedicó a celebrar con sus súbditos el éxito tenido contra Antioco III . Se terminó de construir el Altar de Zeus, amplió el Templo de Atenea Nikéforos, la que le había dado la victoria, se creía entonces. Luego se cuidó de pasar visita a las ciudades más importantes que habían llegado a sus manos de la Frigia, la Lidia, la Pisidia, la Panfilia, parte de la Licia, el Quersoneso, Lisimaquia y la isla de Egina, a raíz de la paz de Apamea, tras la victoria sobre Antíoco III. Sus nuevos límites se aprecian en el mapa que sigue.

Situación del Oriente el año 190 AEC, tras la paz de Apamea. (Mover el cursor hacia la derecha)

Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

(Fuente: Atlas Histórico Universal. Santillana, 1.996.)

        Ya se aprecia que la precisión de los mapas de la Antigüedad depende de lo específico que sea el mapa. En el que acabamos de ver, la precisión es superior a otros anteriores. Se aprecia que del Imperio Seleúcida original se han desgajado los reinos que ya conocemos en Asia Menor (Pérgamo, Bitinia, Paflagonia, el Ponto, Capadocia y Armenia) y la Media Atropatene, un poco más al Este. En el extremo más oriental, se ha desgajado un inmenso reino, el Greco-Bactriano, del que hablaremos más adelante sucintamente. Los Partos han aparecido en escena y luego darán guerra hasta a Roma, con la que lindarán. Y la poco importante Gedrosia, por lo desértica.

        Pero el aumento del reino de Pérgamo también trajo consecuencias negativas: Despertó la codicia de sus vecinos. Y Eumenes tuvo que hacer frente a la vecina Bitinia (Ver el mapa anterior), cuyo recién instalado rey, Prusias I, se gustaba del tesoro de Pérgamo. La guerra duró cuatro años, del 187 al 183, y la ganó Eumenes, que podía reclutar más soldados y contratar más mercenarios que Prusias.

        Cuando se firmó la paz con Bitinia, le tocó el turno al rey del Ponto (Ver el mapa anterior), Farnaces I, de ansiar los bienes de Eumenes. Y de nuevo, cuatro campañas de guerra, del 183 al 179 AEC. para convencer a Farnaces de que Pérgamo no era presa fácil. En estas campañas recibió la ayuda de su suegro, Ariarates IV, rey de Capadocia, ya que pocos años antes Eumenes había contraído matrimonio con su hija, Estratónice, quien, tras varios años de matrimonio, le daría un hijo, el futuro Atalo III.

        En todos estos conflictos, los monarcas pedían el arbitrio de Roma. Ésta mandaba un embajador que dirimía las disputas, dando al razón a uno u otro de los contendientes. Resolución que, generalmente, era aceptada.

        Llegado el año 178, Eumenes pudo dedicarse a embellecer su reino, aumentar la Biblioteca, que ya contaba con 200.000 volúmenes, y disfrutar de la vida. Fue en esta época cuando, con tranquilidad, fue capaz de engendrar a su hijo. Él tenía 52 años, ya no era un crío, y su esposa, Estratónice, alrededor de los 28. Cuando Eumenes II muriera, a los 70 años, el hijo sólo tendría 17. Y con 17 años no se podía gobernar un reino rodeado de reyes pérfidos, ambiciosos y con el colmillo retorcido.

Moneda de Eumenes II. Leyenda: Basilews Eumenou = Reino de Eumenes

Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

(Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Eumenes_II )

        Pero tras casi diez años sin campañas guerreras, Eumenes un día extendió el mapa  de Asia Menor sobre la mesa de mármol que estaba en medio de su gran despacho y se preguntó qué podría hacer todavía por la vida. De los territorios vecinos, había uno con el que no había guerreado aún. Era el más anárquico y desdibujado, la patria que los galos, o gálatas, se habían reservado a sí mismos. Eran unos bárbaros advenedizos y habían  sometido a impuesto al mismo fundador del reino de Pérgamo.

        Eumenes decidió que los gálatas no merecían vivir y se dispuso a tomar medidas para aumentar su reino por el Este. Era lo más inteligente, aplicar la ley del vecino al vecino más débil, siempre que hubiera botín a la vista. Y los galos, que habían saqueado media Europa en sus correrías (aunque entonces no se le llamaba Europa aún) y habían cobrado tributo a múltiples reinos y ciudades en el pasado, seguro que tenían un buen tesoro guardado. El vecino ideal, vamos.

        Eumenes viajó a Roma y acudió al Senado para pedir el visto bueno y la ayuda romana para hacerse con el botín de los gálatas. El Senado, siempre deseoso de dinero fresco, ajeno y lejano, se dejó convencer por el enérgico aliado y se dieron las órdenes oportunas para que parte del efectivo romano ubicado en Macedonia pasara al Asia para colaborar en la guerra contra los gálatas.

        Del año 168 al 166 AEC. Eumenes II y un contingente romano vencieron a los gálatas y se apoderaron de todo lo que los gálatas habían atesorado a lo largo de los decenios anteriores, que era mucho.

Turistas en el teatro de Pérgamo hoy en día

Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

        Como el lector habrá observado, “la ley del vecino” es de constante aplicación. De hecho, es la que mueve la Historia.

        El artículo que viene vamos a tratar del tema de los botines. No de las botas pequeñitas, sino de los otros, de los tesoros que el vencedor se llevaba para casa. Porque repasar la Historia antigua y no pararse en los botines, frutos de los saqueos realizados al vencido, es un fallo imperdonable. Es como amputarle uno de los asuntos más golosos. La enseñanza que se pretende aquí obliga a hablar de los botines, ya lo creo …

.

Enlace con el próximo día: El botín en el mundo helenístico 33.

.

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

. Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32  . Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

. Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32  . Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

. Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32  . Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

. Eumenes II y la campaña gálata Mundo helenístico 32

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *