Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Lozano Enriquez en Santillana 2

El Pintor Lozano Enríquez en Santillana del Mar Agosto  2011

© Copyright Fernando Conde Torrens, el Viernes 22-7-2.011  

.

.

.

        Por otro capricho del destino el cuadro, más bien fotografía, que nos brindaba el Catálogo, ha salido en formato grande. No tanto, porque se ven los píxeles, que no debieran verse, pero no se puede pedir todo … En ella vemos al Pintor en pleno trabajo. Juzgue el lector de la fidelidad de Lozano Enríquez a su modelo. Aquí puede apreciarse un poco lo que decíamos el día pasado de interpretar. Nótese el color uniforme de la arena de la playa y las tonalidades que el Pintor establece. O el color real de las peñas de la derecha, soleadas, y las sombras que el Pintor les adjudica, a tono con las de la izquierda. O el verde del mar, que sólo existe en la mente del creador. Se busca armonía, el agrado visual; entonces, un cuadro llega a ser Poesía, la rima del color.

.

Lozano Enríquez, pintado

(Fuente: Catálogo citado abajo.)

.

        Siempre he pensado que el agua, los ríos, los estanques, las calas, los puertos pesqueros, son temas muy agradecidos. Por eso a un Pintor le encanta pintar el agua, porque casi tiene el éxito asegurado. Basta que se moleste en mezclar los colores, que no tenga prisa, que afine la vista, para captar y valorar las tonalidades, que pinte con amor, con primor. Puede parecer cursi al extraño a estas lides, pero a un cuadro hay que echarle cuidado, cariño, atención, como a la novia, cuando la hubo. Un cuadro es más una novia, o una amante, que un esposa, o una suegra. Y no comparo, simplemente esbozo.

        Véase, si no, el cuidado puesto en las ramas, a derecha y a izquierda, detallando hasta las pintas de cielo que se ven a su través. Y los tonos diferentes de las mismas. Y el desvaído de los troncos, que dan fe de su lejanía o proximidad. Así el paisaje se convierte en realidad si se entornan los ojos, o se ve el cuadro como por un catalejo, por el tubo que se forma al casi cerrar una mano. Eso es que está bien pintado.

.

Lozano Enríquez. Remanso del Saja. Óleo sobre lienzo. 61×50 cm.

(Fuente: Catálogo citado abajo.)

.

        Otro cuadro en el que podemos apreciar la forma en que se hizo, gracias a la definición con que ha resultado. Estamos en verano, día caluroso, pero fresco en las zonas umbrosas. La Naturaleza fue esculpida a mazazos, porque las fuerzas que la originaron eran gigantescas. De ahí esos monumentos a la fuerza primigenia, sorprendentes si nos fijamos en ellos. Nuestro Pintor tiene una especial sensibilidad para captar la majestuosidad del paisaje. Nótese que lo que se muestra vertical, era, millones de años atrás, el fondo de un mar, lo más horizontal del planeta. No muy lejos, Atapuerca era el fondo del Mar de Tethis, si mal no recuerdo. Todo el Mediterráneo, España incluida, y el Norte de Africa, eran el fondo del Mar de Tethis, que llegaba hasta la India. Por eso …

.

Lozano Enríquez. Riscos de Urdón. Desfiladero de La Hermida. Óleo sobre lienzo, 65 x 54 cm.

(Fuente: Catálogo citado abajo.)

.

        En casos como éste, el cuadro para ser visto de un solo golpe de vista. Note el lector los contrastes entre sombras y luces, que alternan perfectamente de lo lejano a la cercanía. ¿Era así el paisaje real, o Lozano Enríquez lo adaptó para que pareciera así? Posiblemente la única forma de saberlo sea acercarse por allí. Claro que … 

.

Lozano Enríquez. Riscos de Urdón. Desfiladero de La Hermida. Óleo sobre lienzo. 65 x 54 cm.

 

(Fuente: Catálogo citado abajo.)

.

        Y también para terminar por hoy, un paisaje primaveral, cuando las nieves no se han derretido todavía en las alturas. Note el lector la indefinición de las montañas, el color agrisado de las mismas, lo que da idea de lejanía, las líneas claras que trazan el boscaje de las colinas, herencia de la Escuela de Olot, diríamos, y la alternancia de luces y sombras, que, reales o creados, dan al cuadro esa viveza de que el comentarista hablaba en sus pinceladas literarias.

.

Lozano Enríquez. Picos de Europa desde Mieses – Liébana. Óleo sobre lienzo. 46 x 61 cm.

(Fuente: Catálogo citado abajo.)

.

        Y esto es lo que hay, amigo lector. Si el contenido de ambos artículos supo a poco, si la distancia no es muy grande, si el amor por la Pintura la supera, ya sabe dónde disfrutar de la totalidad de obras expuestas, que, adivino, nunca suelen bajar de las dos docenas de cuadros.  Y con ello nos despediremos por esta vez de José Antonio Lozano Enríquez, deseando que durante muchos años podamos seguir disfrutando de su Arte en este escenario o allá donde exponga sus obras.  

.

El dónde y el cuándo.

(Fuente: Catálogo citado.)

.

……….  Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2  Lozano Enriquez en Santillana 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *