Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Mente-sentimientos contra Mente Superior

Posiblemente porque el autor de esta Web era y es un  buscador mental, los primeros casi noventa artículos de El Camino fueron escritos desde esa perspectiva y para buscadores mentales. El autor no lo sabía, porque en el campo sutil primero se hacen las cosas sin saber lo que uno hace, y luego, cuando se es capaz de racionalizar, se analiza y se captan aspectos, o facetas, que antes no se percibían. Mente-sentimientos contra Mente Superior

De modo que últimamente nos estamos esforzando en describir el mundo de los sentimientos, la forma de ser del buscador sentimental, del buscador que opera preferentemente y ante todo con el hemisferio derecho, mientras que el buscador mental lo hace preferentemente con el izquierdo. Al derecho la llamábamos Corazón; ahora corazón inferior. Al izquierdo le llamábamos Mente; ahora mente inferior.

Eso hace que el buscador sentimental primero sienta, luego genere pensamientos del mismo signo que la emoción generadora. En tercer lugar, pero casi inmediatamente, habla y actúa. De modo que en la persona sentimental manda/prima el sentimiento, la emoción.

En la persona mental, por el contrario, lo primero es el pensamiento, que, ante una adversidad, será negativo. Y ese pensamiento suele estar libre de emoción, es más frío. Por eso suele ser más duro, más permanente. Por eso la persona mental es rencorosa, no olvida. Es ese pensamiento el que genera emociones de su mismo signo, y ambas cosas le llevan a la acción, a exteriorizar su estado anímico.

Es el momento de decir que entre el binomio pensamientos-sentimientos (en el mental) o el inverso, sentimientos-pensamientos (en el sentimental), y la acción habrá un pequeño o un gran intervalo de tiempo según que el sujeto sea primario o secundario. Es lo que aquí hemos llamado “desvanes”.

Hay quienes tienen grabado en la médula el hábito compulsivo de decir con la boca lo que siente su corazón. Entre ambas cosas pude mediar medio segundo. Sería la persona primaria, la que no reflexiona si lo que va a decir puede a la larga perjudicarle o no. Una manera de justificar su  modus operandi podría ser “esto es lo que siento, luego es cierto, luego te lo tengo que decir”. 

Es persona secundaria la que, antes de exteriorizar lo que opina o siente, cavila internamente para llegar a la conclusión de si eso es conveniente exteriorizarlo o no. Y muchas veces llega a la conclusión de que no es conveniente, en cuyo caso lo mete en el “desván” de la persona con la que se encuentra en ese momento, o a la que se refiere la idea que le ronda la cabeza.

El lector habrá comprendido que es mejor ser persona secundaria que primaria. Parece que las personas sentimentales tienen más dificultad para ocultar sus sentimientos-pensamientos que las personas mentales. Es decir, a los sentimentales la práctica de los “desvanes” les resulta mucho más difícil.

Estas observaciones, y alguna más que el lector añadirá, pueden tal vez explicar un fenómeno histórico que ha causado infinitas discusiones en el pasado, y aun en el presente, que es la opinión que el sexo masculino ha tenido durante siglos del sexo femenino. Porque, ya lo hemos dicho en esta casa, “ellos” han sido mayoritariamente mentales y “ellas”, mayoritariamente sentimentales.

Al lector que nos conoce no hace falta decirle que lo que aquí se escribe no es una demostración de machismo, ni es crítica de ningún tipo (ni constructiva, ni destructiva), sino un intento de aclarar las cosas basándonos en experiencias propias y ajenas. Y que el lector se sirva de estas propuestas, si le fueran de utilidad, comprobándolas por sí mismo.

Es de todos conocida la mala imagen que la mujer ha tenido entre los hombres hasta épocas relativamente recientes. Baste indicar el desprecio que se ha tenido hacia la mujer en la Antigüedad, en la Edad Media y en la Edad Moderna. Su relegación de la vida pública, como lo muestra el hecho de que el sufragio femenino fue realidad por primera vez en Europa en Finlandia, en 1.907. Poco después le seguirían Noruega y Suecia. En los Estados Unidos de América fue en 1.920. En América Latina el primer país en que las mujeres pudieron votar fue Uruguay, en 1.927. En España votaron las féminas de 1.933 a 1.936. Luego, ni hombres, ni mujeres, hasta 1.978.

No defenderemos aquí que esta discriminación estaba justificada; todo lo contrario: Ha sido un abuso de poder claro, desvergonzado, injustificable. Pero lo que nos interesa ahora no es la injusticia que ha supuesto, sino sus posibles causas. Y mantendremos que la principal ha sido la diferencia de “idiosincrasia” entre mentales (ellos) y sentimentales (ellas). Véanse los argumentos en contra del voto femenino de un diputado de apellido Novoa en las sesiones constituyentes de la República, allá por 1.931, en la sección España de

……….
http://es.wikipedia/wiki/Sufragio_femenino

……….. Mente-sentimientos contra Mente Superior

Mente-sentimientos contra Mente Superior

Mente-sentimientos contra Mente Superior

……….. Mente-sentimientos contra Mente Superior

Esa forma de ser, esa fuerte dependencia – o influencia – del sentimiento, le ha hecho mucho daño a la mujer. ¿Puede mejorarse? Puede completarse, se vive mejor con un cierto “centramiento”, con una marcha hacia el centro. ¿De qué manera? Buscando sustituir paulatinamente la mente-sentimientos por la Mente Superior. No siempre, no en todo, cuando en la mente-sentimientos apuntan emociones negativas. De modo que la secuencia: «Adversidad -> Emoción negativa -> Pensamientos negativos -> Exteriorización airada» se vea interrumpida lo más cerca posible de su origen.

Para ello será necesario romper el falso silogismo citado de “lo siento, luego es cierto, luego te lo tengo que decir.” En las personas sentimentales todo empieza por sentirlo. Pero el hecho de sentirlo sólo significa que eso se siente, no que sea cierto. El primero que debe asumir esta realidad es el propio sujeto sentimental. Luego debe aceptar que sintiendo en negativo el que peor lo pasa es el propio sujeto. ¿Qué hacer, entonces?

Hay una posibilidad que el sentimental deberá aceptar a modo de prueba, durante un período no demasiado largo, o contrastar con personas más evolucionadas y de confianza. La posibilidad es ésta: La persona sentimental tiene otra manera de ver lo sucedido, otra visión, distinta, clarividente, acertada. No debe renuncia a ser ella misma, debe completarse y emplear esa Capacidad genial que está en semilla en su interior. A esa Capacidad la llamamos aquí Mente Superior. No hablamos de otra personalidad, ni se trata de renuncia a nada. Se trata de aprender a ver con unos ojos diferentes, superiores, sabios. Los ojos que eliminan los problemas, los ojos de quien ha sabido colocarse por encima de los problemas, del humano no sujeto al mal.  

Esa Capacidad está latente en todo buscador sentimental, pero hay que hacerla despertar, hay que apropiársela, hay que volverla ejecutiva, activa. Y un buen camino puede ser esforzarse en cumplir las dos primeras Reglas dadas en esta Web. Aunque cueste, aunque fallemos, se trata de iniciar “la senda de cabras” de que hemos hablado hoy. Hasta que se convierta en autopista por la que circulemos a diario y a toda velocidad, sin mirar siquiera el volante.

Los pasos que hay que dar para ello son los siguientes:

1. Hay que acallar la mente inferior, o hemisferio izquierdo. Para ello es imprescindible ser consciente de que la mente inferior siempre actúa en negativo y siempre se equivoca, porque es alarmista, porque lo suyo es sembrar miedo. Y no queremos ser víctimas de ella.

2. Una vez que estamos serenos – dolidos por la adversidad, pero serenos, sin mal humor – hay que pedir la ayuda de la Mente Superior para que ella nos haga ver la situación desde su perspectiva, que es la real. No hay que tener prejuicios sobre cómo va a ser esa visión: Apertura plena al punto de vista de la Mente Superior, confianza en ella.

3. Nos llegará una perspectiva nueva, una manera de ver la vida que no esperábamos. Y con ella nos llegará una gran paz, nos daremos cuenta de que lo que creíamos un problema grave no lo era en absoluto y nos llegará, además, la Fuerza para hacerle caso.

4. Observaremos que la mente inferir, la que antes pensaba en negativo, y estaba alarmada, disgustada, incluso agresiva, se pliega a los dictados de la Mente Superior y se alinea en paralelo a ella, piensa como ella, comprende que ella tiene razón.

5. Todo ello vendrá acompañado de la certeza de que ahora estamos enfocando la adversidad como es debido, de manera perfecta, y de que la tal adversidad es algo sin mayor importancia, algo que no merece la pena de perder la paz por ello. Los nubarrones que antes amenazaban, se habrán disipado y el sol volverá a lucir.

El cambio es tan radical que con el tiempo nos acostumbraremos al funcionamiento de la Mente Superior y cada vez tendrán menos poder sobre nosotros los dos pequeños hemisferios, que tanto nos habían complicado la vida. La senda de cabras se habrá convertido en autovía, una vía rápida, cómoda y sin peajes. Ésta es la labor pendiente en las personas sentimentales. Bien está “igual salario a igual trabajo” y otras reivindicaciones similares, pero es Evolución, completarse, crecer lo que hará grata la vida al buscador sentimental.

No es fácil, no es inmediato, habrá desfallecimientos, pero es la calidad de nuestra vida la que está en juego, es nuestro destino lo que aquí nos jugamos, es triunfar en la misión de nuestra existencia o terminar tan inmaduros como éramos a los 17 años. El lector verá …

Y es que “pudiendo tener una Mente Superior, ¿por qué conformarse con menos?”

……….. Mente-sentimientos contra Mente Superior
Siguiente artículo: Nivel 2, día 1. 

……….. Mente-sentimientos contra Mente Superior

……….Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén»,  «La Salud», recientemente «Año 303. Inventan el Cristianismo» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

……….. Mente-sentimientos contra Mente Superior

© Copyright Fernando Conde Torrens, el 16-11-2.014     179

. Mente-sentimientos contra Mente Superior

. Mente-sentimientos contra Mente Superior

. Mente-sentimientos contra Mente Superior

2 comentarios en “Mente-sentimientos contra Mente Superior”

  1. Jorge dice:

    Hola Fernando.
    Me parece muy pertinente los pasos que indicas. Corroboro que funcionan muy bien. Me explico: yo soy un sentimental reeducado o como me dijo un amigo cuando hablamos del tema. Soy un sentimental autoeducado hacia lo racional. La mente sentimiento viene muy bien cuando trabajas el símbolo, ya que son las “intuiciones” las que te ayudan. La mente superior consultada directamente unida a las intuiciones son una ayuda enorme.

    Hay que tener en cuenta que los extremos son dañinos. Un sentimental 100% tenderá a ser neurótico y un mental 100% tenderá a ser sociópata. Es la unión de los dos lo que nos ayuda. Con una sola ala no se puede volar, hace falta dos para llegar al Cielo. Esta idea, desde un punto de vista Hermético, queda reflejada en el hemafrodita. En definitiva, si uno es racional conviene trabajar también la parte emocional y si uno es emocional conviene trabajar la parte racional.

    Un fuerte abrazo.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Perdona, Jorge, que tu comentario haya estado sin responder no sé cuánto tiempo. No lo había visto. Tienes toda la razón, hay que jugar con las dos barajas. Emplear sólo una da muchos problemas en la vida, en especial que no puedes relacionarte con éxito con las personas que vuelan sobre todo con la otra ala. Y tamcpo muy bien con los tuyos.

      No obstante es laborioso. Difícil para quien no ha practicado apenas el vuelo con biplano. Pero cuanto más penoso le resulte, es porque más lo necesita … Tu frase final refleja la lección perfectamente. Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *