Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Pintura 16. Una corta visita a la Roma imperial

© Copyrigth Fernando Conde Torrens, el 27-6-2.016

.

.

.

……….Realmente hoy no vamos a hablar de Pintura, sino de la Roma en la que situar las pinturas que vimos el día pasado. Roma era la arquitectura monumental llevada a sus últimas consecuencias. La misma ciudad había sido modelada para lograr esa impresión, a base de las construcciones que casi todo los Emperadores que se preciaban, y se preciaban casi todos, decidían emprender. Augusto fue el primero y tras la batalla de Actium, en que puso en fuga a Antonio y a Cleopatra, se instaló en el Monte Palatino y allí construyó su residencia, acorde con su dignidad. El lugar era el adecuado por ser la zona con más historia de la ciudad, la Roma de los legendarios Rómulo y Remo, como se confirma por recientes excavaciones, en que se han hallado huellas de postes de las primitivas cabañas romanas, hechas de ramas secas y barro seco. Los antiguos romanos guardaban gran veneración por una de las cabañas, conservada como reliquia, aquélla en la que vivió Rómulo, el Tugurium Romuli.

……….Volviendo a Augusto, un incendio se la llevaría por delante, su flamante residencia nueva, 30 años más tarde y de todas las provincias del Imperio llovieron donativos para la reconstrucción de la Casa del Prócer querido. Se dice que a Augusto le bastó tomar una moneda de cada donante para tener suficiente para la reconstrucción, junto con sus ahorrillos, pero eso posiblemente sea una exageración a mayor gloria de Roma.

……….El hecho es que luego Tiberio prosiguió la obra de su padre adoptivo; más tarde Calígula haría lo propio en sus breves 4 años de reinado. Claudio y Nerón siguieron ampliando la Domus de Augusto, obra que fue terminada por Domiciano. Más tarde, Trajano y hasta Septimio Severo. Cada Emperador modificaba e incluso derribaba parte de lo que habían construidos los anteriores. Para colmo, luego vinieron los ostrogodos, no mucho más civilizados que los vándalos hispánicos. Pero, así y todo, se ha podido reconstruir la imagen del monte Palatino, la cota más alta de Roma, con 40 metros de desnivel sobre el río Tiber. En muy primer plano, las gradas del Circo Máximo, que no hay que confundir con el Coliseo, construido éste último por Vespasiano y que toma el nombre de una estatua colosal de Nerón, cercana. Un acueducto proveía de agua abundante a la residencia imperial. En el centro de la imagen , la Casa de Augusto, con todas las modificaciones posteriores

……….

El Monte Palatino, reconstrucción

(Fuente: Roma de los Césares. Leonardo B. Dal Maso. Bonechi Edizioni. Firenze, 1.995.)

……….

……….Veamos ahora una vista más general de Roma que contiene el Palatino en el centro, el Coliseo a la derecha, el Estadio de Domiciano en el primer plano central y el Tiber a la izquierda, sobre el que se ve en primer lugar el Puente Emilio, del año 179 AEC. y el Puente Fabricius, detrás, del 62 AEC. Junto a él, el Teatro de Marcelo, iniciado por Julio César y terminado por Augusto en año 11 de nuestra era. En él cabían 20.000 personas, de las que 215.000 estaban sentadas.

……….

Roma antigua en la época de Constantino

(Fuente: Roma de los Césares. Leonardo B. Dal Maso. Bonechi Edizioni. Firenze, 1.995.)

……….

vPor último veamos una reconstrucción del Foro. No voy a poner lo que queda hoy en día, porque esa imagen deshace el encanto, ya que sólo quedan unas ruinas efímeras y hay que hacer un proceso imaginativo al alcance de pocos mortales para retrotraerse a los buenos tiempos del tal. A la derecha, el Templo de los Dióscuros, el de las 8 columnas en el frontis. El de las 6 columnas es el Templo de César (Julio César) que fue divinizado tras su muerte. Entre ambos, ese Templo circular y de tono menor es el de Vesta. Tras él, las casa de las Vestales, las sacerdotisas de Vesta, claro está. Son las monjas antiguas. Tras él, el Palacio de Calígula, en el Palatino. Dominando el panorama y en el borde izquierdo, el Templo de Venus y Roma. Hacia él discurre la Vía Sacra, por donde caminan los fieles romanos hacia el fondo del dibujo.

……….

Reconstrucción ideal del Foro romano, mirado desde el Capitolio

(Fuente: Roma de los Césares. Leonardo B. Dal Maso. Bonechi Edizioni. Firenze, 1.995.)

……….

……….Pues bien, amigo lector, esto fue Roma. Ahora se comprenderá que lo del sumum de la arquitectura monumental tenía sus motivos. ¿He dicho que no? ¿Quién dijo miedo? Lo que ha quedado tras el paso de millones de bárbaros. Fíjese el lector en lo poco que se nota que he escaneado dos páginas del mismo libro. ¿Por qué? Por la forma de encuadernar el libro en cuestión. Pero de eso hablaremos otro día.

……….

El Foro romano visto desde el Palatino, hoy

(Fuente: Roma de los Césares. Leonardo B. Dal Maso. Bonechi Edizioni. Firenze, 1.995.)

……….El próximo día voy a hablar de mi nueva fuente de libros interesantes, tanto antiguos como modernos; modernos relativamente, como el que me ha servido para el artículo de hoy.

……….

Siguiente artículo: Pintura 17. La moda medieval que venía de Constantinopla.

 ……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud”, recientemente “Año 303. Inventan el Cristianismo” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser
humano.

……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *