Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Pintura 31. Velázquez y el retrato real

© Copyright  Fernando Conde Torrens

……….

……….

……….

……….Velázquez era un magnífico retratista, para mi gusto. Sus retratos me gustan especialmente, parecen estar pintado sin ningún esfuerzo y con total naturalidad. Eso en lo que afecta a los rostros. Las vestimentas siempre me ha llamado la atención la facilidad con la que los pintores de épocas pasadas pintaban las sedas, los terciopelos, las puntillas, y ello sin manosear el lienzo. Cuando digo sin manosear, quiere decir sin recargar, sin detalle excesivo, apenas con un par de pinceladas.

……….Voy a ofrecer al lector un par de truquillos para ver un cuadro, cualquier cuadro. Primero, para ver los rostros de los retratos, para ver a la persona, no a su retrato sobre el lienzo.

……….Coloque la mano derecha formando un tubo muy estrecho, por el que casi no se vea nada, sólo un pequeño círculo del menor tamaño posible. Acérquese la mano así cerrada al ojo derecho y mire al lienzo a través de ese improvisado catalejo. Sólo verá una pequeña parte del cuadro, por ejemplo el rostro. Ajuste el agujero de la mano para ver, por ejemplo, el rostro casi completo, nunca todo el cuadro. Ahora no mire al lienzo exactamente; centre la vista dos palmos detrás del lienzo. Para ello debe desenfocar un tanto los ojos y tratar de ver “a través del cuadro”, medio metro más atrás. Cuando se acostumbre a mirar así, no verá la pintura, sino que la persona del cuadro le mirará a través del cuadro. Practíquese con  el rostro del retrato siguiente.

……….

Doña María de Austria, reina de Hungría. Óleo sobre lienzo, 57×44, 1.630. Madrid, Museo del Prado.

(Fuente: Velázquez, Gran Biblioteca Sarpe, 1.979.)

 ……….

……….El retrato anterior no tenía un ropaje vistoso. Parece como si la reina estuviera preparada ya para el viaje al país magiar. Con el retrato siguiente podemos aplicar el manual catalejo tanto al rostro del joven monarca, como a su ropaje, especialmente a la seda roja, más vistosa y lucida. El rey tenía 23 años.

……….

Retrato de Felipe IV. Óleo sobre lienzo, 57×44, 1.628. Madrid, Museo del Prado.

(Fuente: La Pintura en el Barroco, Espasa Calpe, 1.988.)

 ……….

……….En el cuadro que sigue apenas vale aplicar el catalejo. Cuando el cuadro es muy general y no hay detalles que puedan verse de cerca, sólo sirve el segundo truco. Consiste en cerrar los dos ojos y acto seguido apenas abrir uno o apenas abrir los dos. Mirar el cuadro con los ojos entornados puede producir algún efecto de profundidad, en unas ocasiones más que en otras. Es cuadro que viene es bastante impracticable, pero ahí está el rey Felipe IV a su mediana edad. Lo que sí puede observarse de nuevo es que el pintor mudaba la opinión, que decíase antaño. Averígüese en qué.

 ……….

Retrato de Felipe IV en traje de cazador. Óleo sobre lienzo, 191×126. Madrid, Museo del Prado.

(Fuente: Obras Maestras de la Pintura, Editorial Planeta, 1.982.)

 ……….

……….Un adorno que tenía el rey en la parte izquierda de su cintura ha desaparecido, pero sólo temporalmente. Con el tiempo, lo pintado aflora. Y de nuevo Velázquez ha estilizado a Felipe IV, como se ve en las piernas, que han adelgazado notablemente.

……….Aplicando el truco del catalejo manual al retrato que viene puede verse perfectamente el relieve de la cara, especialmente en la parte derecha de la nariz, en la mejilla derecha. Según cómo se coloquen los ojos, uno ve lo pintado o el personaje que posó, es sólo un click imperceptible en la forma de mirar. Hay que mirar desenfocando un tanto.

 ……….

Retrato de Felipe IV. Óleo sobre lienzo, 68×56, 1.655-1.660. Madrid, Museo del Prado.

(Fuente: Velázquez, Gran Biblioteca Sarpe, 1.979.)

 ……….

……….No tanto el retrato de la infanta, sino el detalle que viene luego, permite ver con el catalejo la perfecta imitación de la seda y el brillo que casi la hace parecer cristal.

……….

Retrato de la infanta Margarita. Óleo sobre lienzo, 212×147

(Fuente: Obras Maestras de la Pintura, Editorial Planeta, 1.982.)

……….

Retrato de la infanta Margarita. Detalle.

(Fuente: Obras Maestras de la Pintura, Editorial Planeta, 1.982.)

……….

        Y para terminar esta galería de retratos, el del infante Baltasar Carlos a caballo. Por ser un retrato desde lejos, no cabe hacer maravillas.

 

Retrato del príncipe Baltasar Carlos a caballo. 209×173. Madrid, Museo del Prado.

(Fuente: Obras Maestras de la Pintura, Editorial Planeta, 1.982.)

 ……….

……….El retrato del valido de Felipe IV es enorme, sin embargo sólo cabe aplicar el catalejo al árbol de la derecha para lograr sensación de profundidad y de relieve, por no hablar del anca del animal …

 ……….

Retrato del Conde-Duque de Olivares. 313×239. Madrid, Museo del Prado.

(Fuente: Obras Maestras de la Pintura, Editorial Planeta, 1.982.)

……….Pues bien, hemos destacado hoy la faceta de retratista de Velázquez. El lector debe captar la razón por la que los monarcas se dejaron retratar gustosamente por nuestro pintor estrella de hoy y en absoluto hicieron lo mismo con El Greco. La solución …

……….

Siguiente artículo: Pintura 32. La fragua de Vulcano.

……….

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *