Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas

Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas

 

© Copyright Fernando Conde Torrens

 

 

 

        Estamos en el año 250 Antes de la Era Común en Grecia. Teócrito está en los últimos años de su vida, en el esplendor de su fama. Es un reconocido poeta, que ha escrito innumerables idilios y abundantes epigramas. Sarcástico, ingenioso, mordaz, goza del aplauso y de la admiración de casi todos sus contemporáneos, salvo los satirizados en sus escritos. Uno de sus discípulos más aventajados se llama Dosiadas.

        Pocos años después de ser alumno de Teócrito, Dosiadas elaborará un caligrama. (Caligrama, dice mi Diccionario Espasa XV, es una composición en la que la línea escrita del verso se usa como trazo de dibujo, para dar una sensación visual coherente con la composición. Esto lo definió Guillaume Apollinaire, poeta francés de principios del siglo XX.)

        Ahora ya sabe el lector que lo que los griegos hacían hace 2.300 años se llama “caligrama” sólo desde hace 100. Pero no importa. Lo que hacían los griegos el año 250 AEC era una composición que se inscribía en un perfil fácilmente reconocible. Por ejemplo, el pedestal de una estatua. Y éste fue el dibujo que eligió Dosiadas para escribir dentro de él sus pensamientos más fuertes del momento. Y no se olvidó, claro está, del que había sido su admirado maestro, Teócrito.

        Como de costumbre, dados mis escasos conocimientos de griego, confieso que traducir un texto tan antiguo como el de hoy es un reto, del que puedo salir mejor o peor parado. He hecho una traducción un tanto libre, procurando respetar las ideas. Puede haber fallos de traducción, pero no estoy haciendo un estudio sobre caligramas, sino exponiendo ejemplos de escritos en prosa griega de época antigua. Y estamos viendo cómo se escribía, si de manera cultivada o en plan granjero. Con mis mejores sentimientos hacia los propietarios de granjas.

        Otro aspecto que adelanto: Para leer y comprender un texto de tantos siglos atrás, hay que conocer la mentalidad de la época y adoptarla como propia. De lo contrario, trasladar los conceptos de entonces al tiempo presente sin esa adaptación de mentalidad, provoca necesariamente juicios anacrónicos. No por ellos, los antiguos, sino por nuestra incapacidad de viajar en el tiempo con ambos componentes, la vista y el sentir. Así pues, que todo lo que digan nuestros huéspedes nos parezca normal, si a ellos se lo parecía. Que parece que sí.

        La traducción libre, y seguro que con fallos, del pequeño texto de Dosiadas.

 

Mi traducción del pedestal de Dosiadas, del siglo IV AEC.

.

El destino me ha brindado

amo, un muy tierno mortal,

 

será . Mas no con la apresurada ansia del que compra, que el destino

se prepara y se busca a sus víctimas entre los bueyes y los esclavos,

 

Si alguien nos ofrece oro puro, nuestras humanas

y flacas piernas temblequean trémulas de felicidad,

 

El huérfano se esfuerza doblemente

 

en olvidar el recuerdo de la madre .

 

Para mí el conocimiento de Dios

 

me lo ha proporcionado Teócrito

 

en tres atardeceres muy ardientes

 

que supusieron grandes sorpresas .

Con gran esfuerzo cada hijo intenta

del seno materno escaparse y huir .

 

El que se lamenta rodeado del mar por todas partes

duda como la madre en si debe dormir por miedo al

ladrón . El ansia del manjar humano como el martillo de Ilión

es como el inicio de la primavera que conduce a la triple ruina .

 

        Creo que hay un error en la primera palabra, donde dice Eimarsenos debiera decir Eimarmenos, que eso es destino en griego. Como se ve, Dosiadas no deja de darle vueltas al regalo del destino. La razón, no la podemos saber. Pero tampoco es cosa nuestra. Lo nuestro es comprobar cómo escribían los autores griegos, incluso 250 años antes del cambio de era.

        La frase en la que habla de su maestro Teócrito es buen ejemplo de la economía de signos de puntuación del griego común, o koiné. Lo que no quiere decir que desconocieran los signos de puntuación y el modo de cortar las frases por donde les decía el buen gusto y el sentido común.

        El pedestal original, seguramente pensado por Dosiadas para colocar sobre él a alguien muy querido. No hace falta ser un lince.

 

 

 Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas

        De manera que creo que estamos probando hasta la saciedad que la afirmación de no existir los signos de puntuación en la prosa griega al tiempo del cambio de era se aleja por completo de la realidad. Manera políticamente correcta de decir lo que tengo en la cabeza.

        Todavía me queda algún que otro caligrama en la faltriquera. Entre ellos, uno de Teócrito. À bientôt, que decía Apollinaire.

 

………. Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas  Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas  Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas

Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas  Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas  Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas

Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas  Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas  Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas

Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas  Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas  Tesis 70 Textos difíciles 3 El pedestal de Dosiadas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *