Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tesis 77 Arriano y su huella

Tesis 77 Arriano y su huella

.

© Copyright Fernando Conde Torrens

.

.

.

        Sigo hablando del libro Pláticas de Epicteto, editado por su discípulo Arriano al principio del siglo II. Es el libro que hoy tengo en las manos.

        Por cierto, de Flavio Arriano se sabe lo siguiente, tomado de una nota a pie de página del libro que tengo en las manos. Nace en Nicomedia de Bitinia, hacia el año 95 y vive los reinados de Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio. Es griego y ciudadano romano. De joven asiste a la escuela de Epicteto en Nicópolis y redactó las «Pláticas» y el «Manual «(o Enquiridion).

        Obtiene altos cargos oficiales, Cónsul, Legado del Pretorio en Capadocia, entre 131 y 137, donde interviene activamente en una campaña militar contra los alanos, conteniendo un intento de  invasión. Es luego Arconte de Atenas (147-148), donde reside gran parte de su vida, se retira luego a su patria y muere hacia 175.

        Escribió la «Anabasis de Alejandro«, «Acies contra Alanos«, de temática militar, «Periplo del Euxino«, realmente un informe para el Emperador Adriano, «Táctica«, «Cinegético» y una continuación de su obra histórica, de la que sólo se conserva un resumen de otro escritor posterior.

        Cuando vive en Atenas, sube a orar al Templo de Atenea Partenos, a la Acrópolis, el templo que hoy se llama Partenón. Se sube por los Propíleos y se llega a la explanada de los templos. A la derecha, nada más entrar en la explanada, la Biblioteca. Al fondo, el altar de Zeus. Al lado derecho, el templo de Atenea Partenos, a la izquierda, el de Atenea Nike, la de la Victoria. Tras las enseñanzas recibidas en Nicópolis, Arriano es muy relativo en su devoción por Atenea, pero cumple los ritos como buen griego, si bien su corazón está en aquel viejo afable y juguetón que tanto caló en su interior en su época de juventud. El aspecto de la explanada de los templos a los que subía Arriano en las celebraciones litúrgicas era éste.

Grecia Antigua. El alba de occidente. Ediciones Folio

Tesis 77 Arriano y su huella

        Esto es un personaje histórico, amigo lector, del que nadie duda, porque se le puede seguir la pista, porque dejó huella en la historia documentada de su época, porque escribió numerosas obras. Y es que los personajes históricos de cierta envergadura dejan más rastro que un caracol. Y a más envergadura, más rastro. Lo que no cabe es altísima envergadura y rastro documental, histórico, que se pueda rastrear, apenas visible, unos pocos amigos que escribieron sobre él, nadie sabe bien cuándo ni dónde. (Desahogo emocional)

        Otro recuerdo que yo tenía del libro de las Pláticas era que fue en él donde aprendí el concepto de kefalaios, que serían nuestros modernos capítulos. Lo que voy a hacer es reproducir una página del libro, aquélla en la que se indican los primeros 14 capítulos, o kefalaia, del tomo primero de las Pláticas. De paso, vamos a comprobar en directo cómo numeraban los griegos sus libros, ésos que escribían sin puntos, comas ni acento, ésos. En primera línea el lector leerá

 KEFALAIA TOU A BIBLIOU

que significa «Capítulos del libro A», o primero.

Pláticas de Epicteto, por Arriano. Alma Mater.

Tesis 77 Arriano y su huella

        Ya comprenderá el lector por qué tengo ganas de cambiar mis medios informáticos. Con los nuevos, la página volverá a tener el color blanco del libro. Cuando mi scanner lleva encendido un cuarto de hora, se cansa y se pone amarillo.

        Pero ello no nos impide comprender el sistema de numeración que usaban los griegos para las páginas de sus escritos, para los capítulos de sus libros o para el número de libros de que constaba una obra. Combinaban letras, de acuerdo con una clave alfa-numérica, por todos conocida. Ejem.

        Voy a aprovechar para traducir literalmente el título del capítulo primero, el que va marcado con la letra alfa (a) para que se comprenda esa tendencia telegráfica del griego antiguo. Y voy a hacerlo palabra por palabra. Desconozco si esa tendencia se mantiene en el griego moderno.

Peri     twn      ef hmin       kai    ouk    ef ehmin

Sobre     de las    en nosotros       y       no     en nosotros

        También podría ser «Sobre de lo en nosotros y no en nosotros». Pero el efecto de ser un telegrama se mantiene. Lo mismo con el título del capítulo segundo.

Pws    an     tis          swzoi               to     kata proswpon     en panti

Cómo    tal vez    uno    puede salvar        lo             de cara                   en todos

        Está claro que esta traducción «palabra a palabra» es incorrecta. Hay que trasladar la idea a nuestro idioma. Lo que me interesa exponer es ese carácter telegráfico del griego antiguo. El griego antiguo es sintético. Veamos ahora cómo se traduce esto en el libro, de manera correcta esta vez.

.

Pláticas de Epicteto, por Arriano

Tesis 77 Arriano y su huella

.

……….. En general, se observa que en nuestro idioma, las ideas necesitan más letras para ser expresadas. El griego antiguo tiene una gran capacidad de síntesis, el pensamiento se expresa como en jirones. Lo que no quiere decir que, entre frase y frase, no sepan colocar un puntito separador.

……….. Hay, incluso, una nota del traductor a pie de página, que, por su pertinencia, voy a completar. Es la nota primera de la traducción y se refiere a los títulos de los capítulos. El lector tiene el inicio de esta nota en la página reproducida, abajo. Completa, dice así:

……….. 1 A menudo ocurre que los títulos de las Pláticas no indican el principal asunto tratado. Schenkl 2 (pp. LXXVIII, LXXXX-LXXXXII) halla alguna evidencia de que tales títulos (que figuraban marginalmente) son adiciones posteriores, debidas quizás a Aretas; si bien concluye que muchos de ellos (así II 14 Pros Naswna, nombre que no consta después en el texto) fueron escritos por el mismo Arriano. (El remarcado en negrita es mío)

……….. Es decir, el Licenciado traductor de las Pláticas acepta que era normal que Arriano, a principios del siglo II numerara su obra por capítulos, ¿por qué no? Resulta difícil pensar que numeraran los capítulos con una clave alfa-numérica, pero no supieran separar las distintas frases dentro de los capítulos. Y, si sabían, los copistas no reprodujeran la puntuación, que se «reinventó» siglos más tarde.

……….. Falta decir que Aretas es el obispo de Cesarea desde al año 907, y que introdujo algunas explicaciones al margen del ejemplar principal, de finales del siglo XI o inicios del XII, que se conserva de las Pláticas. Parecen conocerse unas 20 variantes manuscritas de este ejemplar único. Las Pláticas fueron impresas por primera vez en Venecia en 1.535.

……….. Mañana, textos taquigráficos de la colección Duke.

………..

………. Fernando Conde Torrens es autor de «Simón, opera magna», «El Grupo de Jerusalén», «La Salud» y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Tesis 77 Arriano y su huella  Tesis 77 Arriano y su huella  Tesis 77 Arriano y su huella  Tesis 77 Arriano y su huella  Tesis 77 Arriano y su huella

Tesis 77 Arriano y su huella  Tesis 77 Arriano y su huella  Tesis 77 Arriano y su huella  Tesis 77 Arriano y su huella  Tesis 77 Arriano y su huella

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *