Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Un sano politeísmo a

………. Un sano politeísmo a era el de los egipcios. Sus creencias se adaptaban muy bien a la forma de ser del antiguo, con vision mágica y sumiso a la autoridad, que proviene de los dioses, claro está. Así se lo decia la autoridad. (Bendita ingenuidad …)

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el 10-12-2.005

.

……….Quede claro que no trato de que el lector se vuelva politeísta, es decir, creyente en múltiples dioses. No es ése el objetivo de este artículo. Pero sí trataré de explicar que lo normal en la Antigüedad es el politeísmo, la convicción de que deben de existir muchos dioses. Ésa fue la convicción de los egipcios, sumerios, acadios, asirios, griegos y romanos, entre otros.

……….Puestos a hablar de los dioses, trataremos de explicar las distintas posiciones de los humanos respecto a esa Entidad difusa a la que solemos llamar Divinidad. De antemano, tranquilicemos al lector: Son sanas todas las posturas. Son aceptables, saludables, normales. De hecho, la posición de cada uno en este asunto, diríamos aquí, para desconcierto de alguno que otro, es absolutamente indiferente.

……….Tanto da creer que hay un Dios, como creer que son muchos, como no creer que no hay ninguno. Defenderemos aquí que creer o no en Dios es como ser del Barsa o del Madrid, cuestión de gustos.

……….Lo importante, lo vital, lo crucial no es creer en Dios o no. Estamos acostumbrados a dar demasiada importancia a ese tonto asunto. Esto es una consecuencia de nuestra herencia congénita, de nuestra intoxicación ideológica, del Cristianismo. Le han dado tantas vueltas al tema de la fe que hemos crecido tomando la fe como rasero, como metro. Y eso es una tontería. Y aun los que lo han abandonado, el Cristianismo, todavía sufren, sin ellos saberlo, esa dependencia, esa querencia, esa herencia.

……….Pero vayamos a la Antigüedad, cuando el ser humano vivía en cuevas, chozas o tiendas. Debemos hacer un esfuerzo, nosotros, habitantes de la ciudad moderna, que dormimos bajo techado, que oímos soplar el viento siempre a resguardo, bien abrigados, calentitos. E imaginar la vivencia del humano antiguo, apenas separado de la intemperie por una lona, unas ramas o la boca de una cueva de profundidad dada. Y vivir una tormenta en esas condiciones.

……….Hoy en día, cuando nos adentramos en la Naturaleza, captamos su inmensidad, su dimensión superior a la nuestra. El humano antiguo vivía esa relación con mucha más fuerza. Y tenía ante sí la evidencia de que había algo que le superaba, que jugaba con él cuando actuaba, algo ante lo que no cabía resistir. A esa dimensión, y con muy bien criterio, el antepasado la llamó dios.

……….Y a cada faceta de esa Naturaleza superior, el buen ancestro definió como un dios particular. Por eso se inventó varios dioses, numerosos dioses, del orden de unos cinco, diez, o cincuenta, según lo rica que era la Naturaleza de su entorno. Con esos seres superiores, a los que no veía directamente, pero de los que sufría sus desahogos, explicó los fenómenos inexplicables de su diario vivir. Y hecho esto, se quedó tranquilo: Su mundo estaba explicado y lo que no abarcaba con su poder, muy limitado, quedaba a cargo de los dioses. A ellos sólo se podía pedir, rogar, tratar de agradar, a fin de que le fueran propicios, benévolos, favorables.

……….El nacimiento de las creencias en varios dioses no prueba, defenderemos aquí, que existan tales dioses. Tampoco prueban que exista una Divinidad única. Prueban que el humano era desvalido, ignorante, que se sentía desprotegido, que tenía conciencia de su fragilidad. Hecho que para nosotros, hoy es evidente de cara a ellos. Otra cosa somos nosotros. Pero sigamos el cauce de la Historia.

……….Hemos visto que los egipcios tenían múltiples dioses, muchos más que los cinco o diez que hemos fijado como medida aceptable. Pero eso se debe, diríamos, a que alguien reunió a múltiples pueblos, cada uno de los cuales ya había diseñado los dioses que necesitaba para explicar el mundo. ¿Y quién le dice a un conquistado, al que se pretende no sólo conquistar, sino mantener calmado, que sus dioses no son dioses buenos, ni reales, ni aceptables? Mala táctica sería ésa.

……….La del primer Faraón que unió, un tanto a la fuerza, a las dos tierras de Egipto, el Alto y el Bajo Egipto, bajo su mando no hizo así. Al igual que luego harán los romanos, aceptó gustosamente los dioses de cada nomos o región. Y los incorporó, con toda tranquilidad, a la familia divina del Imperio que él dirigía. Porque lo que al futuro Faraón le interesaba era el control de tierras y humanos. Y había comprendido que las explicaciones que en cada región había sobre las fuerzas la Naturaleza eran perfectamente asumibles; vamos, que tanto daba.

……….Repasemos algunos de los 50 dioses del Antiguo Egipto para comprender que eran eso, explicaciones a los fenómenos naturales que sufrían los habitantes de aquella larga serpiente de tierra que corría en medio de un desierto siempre presente. Los he agrupados según los diferentes campos que cubren en la vida del egipcio antiguo. Veremos los siguientes campos:

……….

……….1. La creación del mundo y del ser humano.

……….2. La forma en que está organizada la Naturaleza y la fertilidad de la tierra.

……….3. La fertilidad de las hembras.

……….4. Los muertos y la vida del Más Allá.

……….5. La guerra.

……….6. Cajón de sastre.

……….

……….1. La creación del mundo y del ser humano.

……….Elevémonos por encima de la lucha cotidiana del egipcio en pro de la supervivencia. Hay cosas más importantes en las que pensar, por ejemplo, en la razón de la existencia, en la razón del mundo, en cómo fue creado. A eso responden los dioses relacionados con la existencia del humano.

……….

Un sano politeísmo a

  Un sano politeísmo a

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

 ……….

……….Atum, el dios primigenio, el que se hizo a sí mismo, significa tanto “no ser” como “ser plenamente” y ésa es una definición muy buena de un dios primigenio. Los hombres y los dioses eran lágrimas y sudor de Atum. Origen, en Heliópolis. Ya hemos hablado de él. Es un dios que me cae bien.

……….

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

 ……….

……….Khnum, el dios creador de los seres humanos. Vimos su forma de carnero y su descripción recientemente. Culto, en Elefantina y Esna. También nosotros, los cristianos, hemos necesitado de una figura similar, para explicar que estemos aquí.

……….

Un sano politeísmo a

MAAT, la diosa de la Perfección, de la Plenitud, no de la justicia.

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

 ……….

……….Maat, diosa del orden y el equilibrio, la ética, la perfección y la cultura. La diosa que me parece más simpática y auténtica. A los egipcios se les pesaba a su muerte con una pluma de Maat, porque una pluma de Maat es mucho. Si el corazón del egipcio pesaba más que la pluma de Maat, salvado. Si en su corazón no había ni el peso de perfección de una pluma de Maat, mmm… a la gran devoradora de almas.

……….La explicación que estos tres dioses suponían puede decirse que está íntegramente recogida en nuestras creencias.

……….

……….2. La forma en que está organizada la Naturaleza y la fertilidad de la tierra.

……….Veamos la explicación del mundo, compuesto de tierra, aire, humedad y cielo. Lo importante que es el agua del Nilo requiere unos dioses protectores de las mismas y que las proporcionen. De lo contrario, estamos perdidos. El egipcio debía luchar permanentemente contra el desierto y asegurar la feracidad de sus tierras, esto se traslada a la lucha eterna entre Osiris y Seth.

……….Ya conocemos, porque lo vimos hace muy poco a los primeros dioses que siguen.

……….

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

……….

……….Geb, dios de la tierra, junto con Nut, cielo, Shu, dios del aire, y Tefnut, diosa de la humedad, con forma de leona, forman el espacio, donde el dios Sol marca el tiempo.

……….

Un sano politeísmo a

Otra diosa importante, Geb, la Madre Tierra

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

 ……….

……….Nut, la bóveda celeste, da a luz al sol cada mañana y se lo traga al atardecer. El sol nace de la entrepierna de Nut (¿De dónde va a nacer si no?) y ella se lo traga al ponerse, con la boca. Cosa más lógica … En la imagen que sigue, el sol sale al amanecer y se pone por la boca de Nut.

……….

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

 ……….. Un sano politeísmo a

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

 ……….. Un sano politeísmo a

……….Como recordatorio, y aunque ya la pusimos hace no mucho, tres de los dioses que forman nuestro mundo aparecían en esta otra imagen, Nut, Shu y Geb. La bóveda es Nut, Shu la sostiene, es el aire, y Geb, en segundo plano, se dispone a acostarse sobre su dominio, la tierra.

……….. Un sano politeísmo a

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

.

……….Anuket, diosa de las crecidas anuales del Nilo y de las tierras fronterizas del sur. Junto con Khnum y Satet, forma la tríada divina protectora de las cataratas del Nilo. Satet, era “la donante del agua fresca que viene de Elefantina”.

……….Hapi, diosa de la fertilidad del Nilo. Se le representaba como un hombre obeso, con pechos femeninos y una corona de papiros.

……….Min, otros dios de la fertilidad.    

……….. Un sano politeísmo a

(Fuente: National Geographic Historia, nº 21. RBA Revistas, 2.005)

 ……….. Un sano politeísmo a

……….Osiris, en origen era el dios de la fertilidad y las cosechas. Opuesto a Seth dios del desierto, dios de las tormentas y del clima. Osiris es el dios de la tierra cultivada y del mundo ordenado. La lucha entre ambos se representó como la lucha entre los dos dioses, de la que ya hemos hablado en artículos anteriores. Culto a Osiris, en Abidos.

……….Renenutet, diosa de las cosechas y la fertilidad, se la representaba con forma de serpiente.

……….Sobek, dios de la fertilidad, con cabeza de cocodrilo. Hemos dedicado un artículo al bueno de Sobek.

……….Esta multiplicidad de dioses sobre el tema de la fertilidad de la tierra muestra la importancia que el tema tenía en Egipto, donde no sólo la economía, sino la misma subsistencia dependía de las aguas del Nilo. Mañana seguiremos con la fertilidad de las mujeres egipcias, a las que protegían una larga lista de diosas. Las necesitaban.

……….. Un sano politeísmo a

Enlace al próximo día: Un sano politeísmo b.

……….. Un sano politeísmo a

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En www.sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

. Un sano politeísmo a

. Un sano politeísmo a

. Un sano politeísmo a

.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *