Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

¿Y tú qué sabes?

........Durante mucho tiempo, de hecho desde siempre, he oído comentarios que ponían en duda todo el trabajo que en estos años hacemos un montón de personas. Algunas personas que se acercaban a este campo planteaban la interrogante de si todo el trabajo de que aquí hablábamos no serían sugestiones, ilusiones, imaginaciones o buenas intenciones. No es que fuera vital convencerles de que trabajábamos sobre algo real, los frutos estaban ahí, al alcance … del que trabajaba, no de los demás. Por eso cabía preguntarles. Y tú qué sabes … ¿Cuánto sabes, por propia experiencia, de estas cosas?

.

........Pero en el fondo era fastidioso no tener una base fisiológica, neurológica, científicamente aceptada, para mostrar que el trabajo de mejorarse uno mismo tenía una base más sólida que la propia convicción, e incluso experiencia, del prokoptes, del que progresa. Esas objeciones no eran de tal empuje como para dudar de la propia experiencia, pero la respuesta debía ser del género etéreo, de tipo experimental, basado en la propia convicción.

........

........Tampoco se trata de creer en la propia realidad a base de convencer a los demás. Sin embargo parece que finalmente hay algo más sólido, de cara a terceros, que la propia experiencia y eso es lo que se ha puesto de manifiesto, de la mano de personas poco sospechosas científicamente, en la película de reciente estreno “y tú que sabes?”. En el Foro y en Prácticas hemos hablado ya de ello, de qué proponemos aquí hacer al buscador insistente. Pero aquí quisiera resaltar el espaldarazo que lo hallado por los científicos da a nuestro Camino particular.

........

........Hace ya unos cuantos meses había leído en algún sitio, en más de uno, que los canales que unen neuronas en el cerebro se terminan necrosando = muriendo si no hay paso por ellas de corrientes cerebrales. Pero no ligaba eso con la transformación que supone nuestro trabajo. En la película esa relación se expone con toda claridad. Y tener conciencia de ella permite definir mejor la esencia de ese proceso de madurez, evolución, mejora, perfeccionamiento o ascenso a la Plenitud.

........

Y tú qué sabes

      Y tú qué sabes …

………......……..

……..Se trata de una transformación, de una mutación, esto ya se definía así desde la Edad Media y los alquimistas. Gracias a los avances de la Ciencia – que tampoco es que esté muy adelantada en eso de analizar nuestro propio cerebro – ya podemos relacionar nuestras prácticas y lo que sucede en el interior de nuestro cerebro. El conocimiento de tales aspectos hace posible comprender el efecto que en nuestra persona tienen esas prácticas que aquí llamamos reglas y permite comprender mejor la transformación que nos proporcionamos cuando nos esforzamos por cambiar nuestras pautas, nuestras respuestas a excitaciones exteriores.

…….........

........Lo que los científicos que hicieron el film detectan es que comportándonos de una forma más sosegada, tranquila, positiva – aunque sea gracias a la voluntad, al sentido del deber, de lo que debemos hacer, porque hemos comprobado que es positivo y nos aleja el sufrimiento – estamos cambiando los canales por los que discurre la información generada en el cerebro. Para explicarlo de manera ruda y burda, es como si de entrada tuviéramos sobre todo canales de intolerancia, por donde canalizamos las informaciones del entorno. Esos canales van al cuartel general del cerebro y allí se generan dardos de ira. Estos dardos se emiten a todas las células de nuestro ser y todas arden en lo que reciben, ira furibunda.

…….........

……..Cuando eliminamos pensamientos negativos o dejamos que lo que hagan otros quede en ellos y pasamos de ello olímpicamente, las informaciones se encaminan por canales de tolerancia, débiles al principio, estrechitos, apenas perceptibles. El hábito, la insistencia en emplear estos canales, y no los habituales, los engorda, los hace anchos y cómodos de transitar, casi piden ser recorridos....

…….......

........Ésa es, en resumen, la transformación, abrir nuevos canales de paz, tolerantes, por los que lleguen al cuartel general mensajes de armonía, sosiego y luz. En tales casos, el cuartel manda palomas blancas a todas las células del ser y surge la sonrisa sin querer.

.. Y tú qué sabes

........Meses, años – sufridos buscadores – alternando canales, reforzando los positivos, dejando sin alimento a los negativos y el cerebro termina por cambiar, al mismo tiempo que cambia el comportamiento, las reacciones, la actitud, la capacidad de percepción, el individuo, que de ser un despistado se convierte finalmente en Ser Humano. ¿Y quién volverá a las andadas, a pasarlo fatal, quién revivirá adrede los canales de muerte? Ni uno sólo.

.. Y tú qué sabes

........Queda el buscador invitado a ver por sí mismo si las cosas son así. Y si lo confirma, sabrá que la clave de la Felicidad es tan sencillo como cambiar de canal, como en la cosa ésa que llaman tele.

.. Y tú qué sabes

Foto: Cortesía de MJC.    Siguiente artículo: El pabilo.

.. Y tú qué sabes

© Copyright Fernando Conde Torrens    31

.. Y tú qué sabes

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “Año 303. Inventan el Cristianismo”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  http://sofiaoriginals.com expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.. Y tú qué sabes

3 comentarios en “¿Y tú qué sabes?”

  1. Lourdes dice:

    Buenas tardes. Mi nombre es Lourdes. Después de leer algunos de los artículos existentes en este apartado de “El Camino”, me ha parecido oportuno escribir en éste “¿Y tú qué sabes”, acerca de lo que ¿”yo sé”?, o más bien, cómo percibo y pienso las cosas.

    Sé que convivimos entre sistemas psicológicos distintos, unos (los menos) creados por la vivencia del hombre, encaminados a sufragar nuestras necesidades en tanto personas, y otros (los más), creados a medida de los intereses del hombre, más bien de quienes han sabido manipular al resto para sus fines (egoístas).

    En el mundo desarrollado, convive el sistema psicológico capitalista, el que se enseña en los Colegios, Institutos y Facultades. Éste en que nos enseñan, que la vida es mejora constante (para apuntalar la competencia eterna entre nosotros), optimizar recursos (para apuntalar el margen del capital, optimizando recursos humanos, naturales y cualesquiera en favor del dinero), trabajo y esfuerzo (no importa en qué condiciones, es mejor cualquier trabajo a no tener nada, para apuntalar la esclavitud en la que vivimos y hacia la que nos dirigen), que hay que ser fuerte (para apuntalar el superar pruebas y dificultades gratuitamente en lugar de exigir responsabilidades y cortar las alas a quien nos esclaviza) … en fin.

    El Capitalismo es un sistema apuntalado en lo que nos enseñan en sus propias Escuelas. Antes del Capitalismo estaban la Iglesia (en Occidente), que se apuntalaba sobre la fe ciega (que hoy ha dado paso a “la esperanza es lo último que se pierde”), el sufrir sin rechistar (apuntalando nuestra existencia en un valle de lágrimas), el perdón y poner la otra mejilla (que apuntalaba a quienes roban y nunca tienen consecuencias por sus actos), el miedo (que sigue vigente hoy en día y que alimentan sin cesar)…

    Frente a este sistema psicológico, que lamentablemente alimentamos cada vez que encendemos la tv, leemos los medios de prensa, utilizamos Internet, está el sistema psicológico humano, natural, al que tendemos por necesidad, ese según el que para vivir hemos de comer, dormir, refugiarnos y relacionarnos (pues somos seres sociales).

    No me imagino cómo en las tribus del Paleolítico hubieran vivido si a cualquiera de sus miembros se le hubiera ocurrido decir este mamut es mío, estos árboles son míos, … La propiedad privada nos quita recursos a todos en beneficio de unos pocos, y sin embargo no nos damos cuenta. La competencia es un engaño, nuestras esperanzas sociales están completamente dirigidas (belleza, juventud, carpe diem, fama, éxito, buen trabajo, dinero…) y todo ello se cimenta en un sistema psicológico abonado permanentemente y que no somos capaces ni de ver ni de cortar.

    A esto hay que añadir que la Sabiduría ancestral ha sido suprimida (cuando han podido hacerlo), o tergiversada con un único fin, tener al ser humano pendiente de todo aquello que no le sirve para vivir, así como fomentar la inacción cuando por necesidad se centra en lo que sí necesita para vivir. A modo de ejemplo, los miles de personas que en España pasan hambre (y que si se unieran sólo en intención de voto podrían pasar de llorar a decidir el próximo Presidente de gobierno), no hacen nada porque en su psique se ven fuera de su propio sistema (mental), se ven sin posibilidades de competir, y atados de pies y manos en tanto creen que no pueden hacer nada para que hagan leyes que les protejan (nada más lejos de la realidad).

    Y muchos de quienes tienen sus necesidades básicas satisfechas corren en busca de las esperanzas e ideales que nos fabrican, o modernamente, de la espiritualidad. No sabemos qué es el espíritu, pero millones de personas centran su vida en buscarlo, alimentarlo … pretendiendo conocer algo que nunca podrán ver, ni dominar, ni mucho menos dirigir, en lugar de centrarse en el aquí y ahora.

    De momento sé tres cosas entre otras, pero no tengo tiempo para alargarme. La primera: No me gustan los lobos con piel de cordero (ejemplo, bajo la bandera de la democracia se han provocado guerras, bajo la bandera de la seguridad, la libertad, el crecimiento … bajo las banderas del bien para las personas sólo se nos esclaviza);

    Segunda: Divide y vencerás: Es el fundamento del machismo, feminismo, ideología de género … y todo lo que implica que las personas compitan en lugar de colaborar;

    Tercera: Pan y circo. La información y la TV tienen un fin, circo, entretenernos, desorientarnos, dirigir nuestra atención hacia lo que no es importante para nosotros (respecto al pan, el Capitalismo nos ha convencido en la Escuela de que los mejores pueden comer, el resto competir – el pobre lo es por falta de dinero no por falta de recursos -).

    Un abrazo.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      He dudado, Lourdes, con su aportación, pero me parece que describe el problema de nuestra sociedad occidental desde su perspectiva y coincido con esa perspectiva y con el análisis. Este apartado de “El Camino” habla de una solución personal, no a ese problema exactamente, sino indirectamente. Primero deberán madurar un número suficiente de individuos y cuando alcancen un cierto peso en la sociedad, la modificarán. De paso, y mientras esto último no llegue a suceder, los que maduren se harán inmunes a muchas cosas. Pero, aunque toca otro problema que el específico y neurálgico aquí, no puedo poner pegas a su exposición, que, como he dicho, comparto.

      Un cordial saludo y bienvenida.

  2. Bravo Lourdes te falto la agresividad deportivas politicas escolares e.tc.vestigios de venganzas sociales antiguas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *