Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

A los políticos

A los políticos

.

.

.

…………   Hoy, mientras me hacía la cama, la Musa me ha sugerido el tema del artículo de hoy, mi gente, los españoles. Porque estamos atravesando una situación singular y lo estamos haciendo muy bien. Somos, los españoles, gente sensata y disciplinada. Sensata porque sabemos sacar nuestra sabiduría interior cuando tenemos problemas. Y disciplinada porque acatamos con mucha facilidad lo que nos dice quien manda.

…………   Claro que esto de ser muy bien disciplinados tiene su cara y su cruz. Pero lo otro, la sensatez, sólo tiene cara. Y si alguien dice que “un grano no hace granero”, por lo de la cuarentena contra el virus ése, le diré que no, que no es sólo una vez, que ya llevamos tres veces. Y lo mejor de todo es que cada vez nos enfrentamos, los españoles, a un problema distinto, inédito e inaudito.

…………   Lo recuerdo bien, pues yo tenía 30 años cuando sucedió. Aunque ya había tenido un adelanto con lo que indefectiblemente iba a pasar: Por motivos de trabajo, en Febrero de 1.975, estando yo en un país bastante lejano, europeo, pero lejano, leí en la primera página de un periódico local un encabezado: “Franco dood?” o algo muy parecido. Pregunté a mi acompañante a ver si eso significaba “Franco muerto?” y me respondió afirmativamente. Luego resultó ser una falsa alarma, pero ya se sabe, a “grandes distancias, grandes mentiras”. De todas formas era una pregunta, no una afirmación, dicho sea en honor al periódico sueco.  

…………   Cuando Franco murió, en España se dio lo que se llamó la Transición, de una dictadura – que algunos, con pinta de hablar en broma, llamaban “dictablanda” – a una democracia. No fue nada fácil, ni para los que tomaban las decisiones, ni para los que soportábamos, inermes, la nueva situación. No sabías a qué atenerte. No sabías qué iba a pasar dentro de cuatro años, ni dentro de cuatro meses, no dentro de cuatro días. Veíamos la televisión tratando de comprender lo que pasaba y qué podria pasar en el corto plazo.

…………   Además de la inestabilidad política, teníamos los atentados de ETA. Por si eso fuera poco, hubo atentados de la extrema derecha, como la matanza de los abogados de Atocha. Y otras noticias de muertos en lugares en que no debía haberlos. Los funerales multitudinarios, con políticos de primera línea en las primeras filas, estaban a la orden del día. Se hablaba de ruido de sables y todo el mundo que le interesaba lanzaba comentarios e ideas nada tranquilizadoras.

…………   Yo pensaba para mis adentros: “Necesitamos pasar cuatro legislaturas. Que nos dejen tener cuatro legislaturas y las cosas se normalizarán. Y se acostumbrará todo el mundo a vivir en una democracia, en relativa tranquilidad, no como ahora.”

…………   Afortunadamente, pasaron esas cuatro legislaturas que yo pedía y las cosas se normalizaron. Pero el azote de ETA no pasó tan pronto. Y esa nueva dificultad la supimos soportar los españoles, aguantando, los que aguantaron – a mí no me tocó apenas, sólo el hermano de un amigo cercano murió en un atentado a la puerta de su casa, en Vitoria – las muertes de familiares y amigos.

…………   No puedo pasar por este recuerdo sin expresar mi dolor por las muertes y mi solidaridad con los familiares. Nada justifica la comisión de tales delitos, que suponen quitar la vida al adversario político. Y nada podrá consolar a los familiares por tal ausencia. Pero “es de bien nacidos ser agradecidos”, y no debemos pasar por el recuerdo de quienes sufrieron por librar la batalla por la normalización de este país sin mostrar agradecimiento a los que luego fueron víctimas.

.

A los políticos

.

………….  La actividad de ETA cesó, afortunadamente y gracias al esfuerzo de todos, en Octubre de 2.014. Habían pasado 39 años desde la muerte de Franco, en que hemos comenzado nuestros recuerdos. Más de 39 años soportó el pueblo español disciplinadamente y reaccionando con sensatez a las innumerables adversidades que se dieron en todos estos años.

………….  Y la característica de las dos adversidades soportadas y superadas por este país es que fueron desconocidas con anterioridad. No había precedentes. No había educación de la población para la democracia. No había experiencia de cómo soportar los ataques continuos de una banda armada, ni cómo actual para conjurar tal peligro. Tampoco había experiencia previa sobre cómo soportar un golpe de Estado, que se dio en Febrero de 1.981. Y que también se superó.

………… Y a pesar de la inexperiencia en estos dos problemas, ambos se superaron. Porque la población supo soportar las adversidades y tener paciencia para seguir la vida cotidiana, a pesar de las malas noticias que vertían a diario los medios de comunicación.  

…………   Algo similar sucede con el problema actual, el tercero que ha debido soportar mi generación de este país. Y es no sólo conveniente, sino imprescindible, tener en cuenta la falta de antecedentes, de precedentes, de experiencia, para soportar y poder superar una adversidad semejante. “La experiencia es la madre de la Ciencia” he oído decir muchas veces en mi vida. Llegar a tener Ciencia y acertar en las medidas cuando no hay experiencia debe ser algo superior a la simple Ciencia. Será Ciencia infusa … Sabiduría innata … algo superior a las capacidades normales … algo sobrenatural … Y ya sabemos que lo sobrenatural, lo portentoso, no existe, no se da en este planeta. Tal vez en dimensiones desconocidas – si existen – pero no en el día a día terráqueo.

…………   Por eso debemos, los ciudadanos de a pie, seguir haciendo gala de la sensatez y la disciplina que tan bien conocemos y llevamos dentro. Y a los políticos, a algunos, que también son oriundos de este país, habrá que recordarles que su obligación es imitar a los mass media y mostrar la misma sensatez que todos los ciudadanos hemos demostrado ya en tres ocasiones aciagas. Y construir, en lugar de hacer otras cosas. Hay vidas en juego.

……….

.

.

A los políticos  A los políticos  A los políticos  A los políticos  A los políticos  A los políticos 

A los políticos  A los políticos  A los políticos  A los políticos  A los políticos  A los políticos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *