Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

El Reino y 4

El Reino y 4 pone punto final a la serie.

.

© Copyrigth Fernando Conde Torrens

.

……….Todo el problema consiste en que hay ciertos tonos que son para lo profundo y hemos tratado desde siempre de entenderlos con la mente. Porque era lo que teníamos a mano, porque el interior nos funcionaba muy deficientemente. Y la mente, la pobrecita mente, la limitada, miope y corta mente, la literal mente no es capaz. Es imposible entender lo que sucede en una Dimensión sin poner en marcha el vehículo propio de esa Dimensión. Las cosas sutiles, o se analizan y se experimentan con el instrumento sutil o no entendemos ni patata.

……….Un ejemplo de esto puede ser la llamada Teología. Tratar de comprender la Esencia Divina, tratar de acercarse a la Divinidad, usando la mente, la lógica, la correlación, tratar de averiguar sus designios y planes, el Plan, hilvanando frases sagradas, es el prototipo de la labor mental aplicada a lo que trasciende la mente. Es como proponerse cubicar el agua del mar bebiéndosela. No es el camino.

……….El que nos enseñó sabía que hay edades en el espíritu y en el relato evangélico el Maestro procuró que los discípulos crecieran. Se nos dice que estuvo con ellos bastantes meses, quizás incluso tres años. Al menos año y medio. No obstante al final les dijo: “Muchas cosas tengo aún que deciros, pero no podéis comprenderlas ahora

……….Hay edades en las que ciertas cosas aún no se comprenden. Se cree saber y uno vive tranquilo. Bendita tranquilidad. Hay una edad primera, la edad del desprecio. Hay otra edad, la edad del temor, la edad del cumplimiento, la edad de las obligaciones. Hay otra edad aún, la edad de la apertura, la edad de la acción, la edad del grupo, de la lectura y la oración. Y hay por fin otra edad, la edad de la insuficiencia, de la búsqueda individual, del avance en solitario, del vacío, la edad de la soledad dichosa, cuando van llegando las claridades, la edad del despertar … El Reino es el abrir los ojos.

……….Hemos empezado hoy hablando mal de la mente, que no del ser humano. Terminamos nuestro recorrido en el nivel profundo, en el nivel del Ser. Porque el ser humano es precisamente su interior sutil, no su mente. Todos los que aún hablan mal del ser humano es que todavía no diferencian entre mente y Dimensión sutil. Ese es su problema, su gran problema. Pero su mayor problema es que creen que no tienen ninguno. Pero ése no es nuestro caso, así que no tenemos por qué cavilar sobre ello.

 ……….

EL REINO (11/12)

……….

……….Hemos hablado de las distintas concepciones del ser humano. Es éste un tema interesante y hoy volvemos sobre él. Dijimos que hay algunas concepciones que frenan, de alguna manera, el desarrollo humano. Vamos a esbozar hoy la concepción más proclive a despertar el espíritu. Y para ello nos valdremos de una hipótesis.

……….Supongamos que nos obligaran a convertirnos en una pequeña bestia. Que debiéramos volvernos zafios, maleducados, groseros, despiadados, egoístas … Tendríamos que hacer las cosas de la peor manera posible. Sin duda se produciría un rechazo interior, porque nosotros no somos así. Podríamos fingir ser así, pero no podríamos disfrutar ni sentirnos cómodos haciendo algo con lo que estamos en desacuerdo. No podríamos identificarnos con una forma de ser que nos es ajena.

……….¿Por qué? Porque nuestro yo más profundo se ha identificado con determinada forma de ser y no podemos renunciar a ella. Porque hemos llegado a cierto nivel de evolución y hay ciertos valores que nos son propios. Porque cada uno de nosotros somos precisamente ese conjunto de valores. Hasta ahí hemos llegado y lo que hemos conseguido es irrenunciable, porque somos Eso.

……….Nuestro físico es sólo la cárcel que encierra ese conjunto de valores. Nuestro corazón es sólo la guitarra que canta la canción de los valores. Nuestra mente es sólo el transistor que capta los valores que hay en el aire.

……….Los valores, el nivel de los valores, ésa es nuestra auténtica naturaleza. Tú, amigo lector, eres un determinado nivel de valores. Eres pura energía, pura evolución.

……….Hay toda una gama de valores, una amplia gama. que empieza en la animalidad, en el “homo homini, lupus“. Y progresa hasta el punto más elevado. Eso es el Reino. Al vehículo que hace posible el Reino, vehículo que hay que volver operativo y entrenado, se le llamó principio rector, se le llamó piedra filosofal. En nuestro rebaño se le llama espíritu. Aquí le llamamos Fondo. Hemos llegado con él a un cierto nivel de evolución, que es cómo de crecidos y potentes andamos de espíritu. El nivel de evolución es nuestra característica más importante. De ella emana todo.

……….El nivel de valores va depurándose a través de la vida, se va acercando al nivel elevado. Al nivel de total depuración se le ha llamado Reino. El Reino es la perfección de los valores, o, si se quiere, los valores de la Perfección.…..

……………. El Reino y 4

EL REINO (12/12)

El Reino y 4

      El Reino y 4

.

……….. El Reino y 4

……….Cuando los valores se hayan purificado y se hayan convertido en Paz, Alegría, Tolerancia, Sabiduría, Amor, Bien, Gozo, Felicidad, Plenitud, Desasimiento, … entonces ese manojo de energía ha llegado al Reino y es ya Reino. La Plenitud de la Divinidad reina en él.

……….Ahora diremos que lo que llamamos Dios no es sino el conjunto de valores en su máxima pureza. Por eso se ha dicho de los humanos que somos “hijos de Dios”. Porque el hijo llega a ser igual que el padre. Hay un acertijo profundo en el vocablo, que nunca se termina de adivinar. Decimos con la mente las verdades más profundas sin darnos cuenta de lo que decimos. Decimos la Verdad sin querer y sin percatarnos de ello. Porque somos como niños. Como niños que aún no han crecido.

……….Sí, amigo que esto lees, eres pura Energía y tu destino es muy alto. Crees que eres poca cosa y lo que te falta es Conocimiento de tu propia Esencia, experiencia de ella. Cuando logres ese Conocimiento, que equivale a la experiencia, al uso, llegarás a ser lo que siempre fuiste en potencia. Pero la falta de ese Conocimiento te impedía hacer realidad tu propia Esencia. Por no saber, no eras. Pero a la vez no sabias porque aún no eras. De lo que se deduce que en lo Uno, causa y efecto se confunden.

……….Conocedores de nuestra verdadera Esencia, podemos llegar a percibir la Realidad Universal. Ignorantes de ella, viviremos en el mundo de la ilusión, creyendo que somos algo radicalmente distinto de lo que somos.

……….Somos energía en transición, una gota de Esencia en desarrollo. Y el estado de pureza absoluta es nuestra meta. Caminamos hacia el Reino. La incógnita es la velocidad.

……….El problema no consiste en qué trecho del camino nos queda por recorrer, sino en cuántos pasos damos al día. El problema consiste también en saber si estamos en el camino correcto, el que conduce directo al Reino. Porque si ignoramos nuestra verdadera Esencia, podemos estar caminando hacia el Reino, pero por un camino tortuoso. No obstante, todos los caminos llevan a la larga al Reino. Porque llega un momento que si no son buenos, se abandonan. Cuando somos lo suficientemente fuertes y crecidos.

……….El Reino es nuestro punto Omega. ¿Qué importa el tiempo si todo el tiempo es nuestro, si somos atemporales? Todos, un día, seremos Uno. Algún día, pues, nos encontraremos.

.. El Reino y 4

FIN

……….. El Reino y 4

Siguiente artículo: 

……….. El Reino y 4

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud”, recientemente “Año 303. Inventan el Cristianismo” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  https://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

. El Reino y 4

. El Reino y 4

. El Reino y 4

……….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *