Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

.

.

.

……….   Trabajos y “trabajillos”.   Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

……….  Continuamos con el mismo científico al que seguíamos ayer, porque habla despacio y se entiende bien lo que explica, incluso no siendo uno del cuerpo médico. Hoy llegamos al punto crucial del tema, la fiabilidad de las pruebas que deciden nuestra suerte, si estamos “Contagiados” o no. Tengo que rogar al amable lector que, cuando termine de leer el artículo, vea pacientemente el vídeo [1] completo. Porque con el resumen que me propongo hacer no pueden quedar explicados todos los argumentos, detalles y comparaciones que hace el científico profesional que habla en él. No pueden quedar explicados de manera que el lector pueda debatir con alguien opuesto a nuestro planteamiento. Con lo que explica el profesional que nos ayuda, posiblemente sí podrá.

……….  Sería maravilloso que todos los profesionales que se dedican a la investigación siguieran escrupulosamente los métodos establecidos a la hora de realizar los diferentes pasos que exigen sus investigaciones. Realmente, no debiera yo emplear el calificativo “maravilloso”. Debiera ser normal, exigible, darse por descontado, ocurrir siempre, que las cosas sucedieran como está establecido que tienen que suceder. Que cuando se dice que se ha hecho una cosa, o que se ha dado un paso, ese paso se haya dado, o esa cosa se haya hecho.

……….  Pero hay mucho “chapuza” por el mundo. Durante años tuve la humildad de pensar que las “chapuzas” eran patrimonio de nuestra nación, eran de los nuestros. Ya lo hemos dicho en alguna otra ocasión. Pensaba yo que en Europa las cosas se hacían bien. Ahora compruebo que “en todos los sitios cuecen habas”. Y que las fasificaciones, las mentiras, las “chapuzas” insolentes, no son patrimonio exclusivo nuestro. Son un patrimonio desdichado de la Humanidad.

.

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

.

……….  Las cosas se mantienen, aun estando mal hechas, por una característica de esta sociedad moderna, de la de 1.950 para acá, la que conozco por pertenecer a ella: Se puede mentir en Ciencia porque la inmensa mayoría de la población no tiene conocimientos suficientes para poder analizar los Informes de los investigadores, acceder a ellos, leerlos, entenderlos y juzgar si dicen la verdad o dan gato por liebre. Y los que pueden entender y enjuiciar, si ven algo que no es correcto, prefieren callarse y no singularizarse como detractores de algo que quizás no les incube demasiado, o que está favorecido por el “consenso de los eruditos”. Hoy vamos a ser testigos de cómo se crea un “consenso de los eruditos”, que así de bonito se llaman los “chapuzas” a sí mismos. Minuto 27 de la referencia [2], luego.

……….    Entrando en materia.      Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

………. Como todos saben, la epidemia que nos azota es la segunda versión de otra que funcionó en 2.003, y se llamó 1. La de ahora se llama 2. Ya conocemos los “Postulados de Koch”. Hoy nos los recordarán en el vídeo [1] y nos presentarán una segunda versión de dichos Postulados, que puso en marcha un tal Rivers en 1.939, y se conocen con el nombre de “Criterios de Rivers”, poco después de empezar a funcionar los microscopios electrónicos, que se distribuyeron en el mercado en 1.938, como dijimos el otro día.

………. Koch estableció sus Postulados hablando de “microrganismos”; microorganismos que creaban enfermedades, y que podían ser vistos con un microscopio óptico. Pero los microscopios ópticos no podian ver sino las bacterias, los hongos y otros corpúsculos de similar tamaño. Pequeños todos ellos, pero visibles al microscopio. Y con ellos se podian aplicar cómodamente los Postulados de Koch. Cuando aparecieron los electrónicos, los estudiosos vieron cosas que no veían antes. Y entonces aparecieron ante ellos los virus, porque ya se los veía, estaban allí, moviéndose felinamente bajo la lente electrónica. En principio se les consideró adversos, causantes de enfermedades. Más recientemente, se he aceptado que los hay adversos y los hay favorables a la vida. Vamos a ver cierto deseo de enmendar la plana por parte de Rivers hacia lo enunciado por Koch 55 años antes. Hay que tener en cuenta que las bacterias son seres vivos, y que se reproducen como todo ser vivo. Los virus no se reproducen, son seres inertes, aunqne con la capacidad de multiplicarse en un huésped adecuado.

………. El descubrimiento del agente patógeno que creaba la versión 1 de nuestro azote actual se realizó en 2.003, la fecha en la que el SARS COV 1 vio la luz. El SARS COV 1 surgió en 2.003. Originó 8.000 Contagiados y causó 800 muertos; una bagatela, con nuestras logros actuales.  Dice Wikipedia de él: “No se conoce el origen riguroso del virus del SARS, pero la evidencia sugiere que venía de los murciélagos” [2].

.

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

                                                                                                     Torrevieja, 1.978

.

………. El científico al que seguimos analiza los estudios virológicos que se hicieron sobre el SARS COV 1 en 2.003. Uno de los 4 Informes que analiza es precisamente el de C. Drosten et alia. Y su análisis es demoledor. Los ensayos que hicieron – no sólo Drosten sino también los otros 3 – no cumplieron ninguno de los 6 Criterios de Rivers. En suma, todos ellos eran “chapuzas”, a pequeña escala, virológicas, pero “chapuzas”.

………. Y luego se pasa al tema que nos interesa, al problema actual. Analiza el científico los 3 Informes publicados y un cuarto pendiente de publicar. Muy resumidamente, diremos que ninguno de los cuatro Informes ha conseguido aislar un ejemplar del virus, aunque todos aseguran que sí que lo han hecho. Pero lo más asombroso, según nuetro científico de confianza, ninguno de los 4 Informes verifica NINGUNO de los “6 Criterios de Rivers”.  “Todo mentiras descaradas”, afirma nuestro guía en este campo. ¿Será posible? ¿¿¿¿Para qué se hicieron entonces????

………. Es decir, no hay ninguna prueba científica de que la enfermedad que nos ha atacado sea provocada por el agente patógeno que se dice, un “bichito” que viene de los murciélagos. Y gracias a este agente patógeno, que no ha sido encontrado, ni aislado, en ningun lugar del mundo, se ha elaborado la prueba de los “palitos”, con la que se determina quién está “Contagiado” de dicha “enfermedad”. Eso sí, “pruebas” se han fabricado y vendido. A millones. Y para el remedio universal que se está preparando … hay ya una larga cola de gobiernos que han adelantado millones para coger vez. Mmmmm ….

………. Esperamos que el lector se haga cargo de la gravedad de estas afirmaciones. Da la impresión de que conocer el origen de esta enfermedad, el patógeno que la provoca, no era importante. Que hacían falta Informes y se elaboraron Informes, aprisa y corriendo. Informes que nadie iba a revisar, porque estaban bendecidos. Que lo importante era tener una prueba física – la de los “palitos” – para poder aplicarla a todo el mundo y decidir quién está infectado y quién no. Y elaborar un remedio universal, a aplicar quizás antes de que llegue el frío invierno, prioritariamente a las personas de riesgo, para que no tengan que pasar una gripe más en su vida las pobrecitas …

.

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

                 El amanecer que necesitamos

.

……….  Confiemos que las iniciativas de hace unos días en el antiguo Imperio Austríaco, en la Germania romana y la autóctona de ayer, en una céntrica Plaza de la capital de este Reino, sean los primeros augurios de una ola que se multiplique y nos salve de lo que tal vez se estaba preparando, y no en favor nuestro precisamente …

.

……….  Referencias empleadas

[1]  https://www.youtube.com/watch?v=3wIsHy8-Soc

[2]    https://es.wikipedia.org/wiki/Historia_social_de_los_virus#SARS

.

.

.

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia  Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia  Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia  Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia 

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia  Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia  Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia  Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia 

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia  Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia  Historia de una epidemia 36 El tiro de gracia

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *