Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2

Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2
.
.
.
……….    Enlace al artículo anterior: https://www.sofiaoriginals.com/historia-de-una-epidemia-38-lo-sucedido-aqui-1/
.

……….    Todos los países del mundo asumen que la prueba de los “palitos” es la prueba correcta para diferenciar quién está Contagiado y quién no. De la misma forma que todo el mundo dio por hecho que las inyecciones para prevenir la “influenza” eran una defensa ante tal ataque al organismo, que viene, puntual cada invierno.

……….    Existe la posibilidad de que las cosas no fueran tan simples. Es algo que se deberá investigar, porque causa sorpresa que un tipo de tal líquido se diera a las personas mayores e inútiles para el trabajo, que ya no tenían que trabajar más, por estar jubiladas, y otro diferente, con ausencia de un componente dado, se suministrara a las personas que debían seguir trabajando y salvando vidas.

……….    Del mismo modo, todo el mundo da por hecho que las pruebas preparadas por un alemán, un tal Drosten, y avaladas por “Quien”, una Entidad dedicada a luchar contra la enfermedades en el globo, ejercían la función que se le suponía, diferenciar a los “Contagiados” de los no “Contagiados” por el patógeno asesino.

……….    Si hubieran analizado con lupa, con criterios de verificador experto, la validez de los Informes publicados por quienes supuestamente descubrieron los orígenes del asunto en el Lejano Oriente y quienes habían puesto a punto, en un tiempo récord, los antígenos salvadores, hubieran advertido que los tales no hacían su función, sino que en vez de detectar un patógeno que nadie había detectado, ni aislado, ni definido correctamente, lo que detectaban era fragmentos minúsculos de material orgánico, los “exosomas”, que tenemos todos cuando algo en nuestra salud está irregular, cuando no la tenemos perfecta.

……….    De forma que, aun aplicando supuestamente el procedimiento correcto para defendernos de la epidemia, por defecto en el método que se cree que diferencia a los sanos de los enfermos, seguimos sin acertar en el tratamiento de la epidemia, en la defensa contra el patógeno. Que lo primero que requiere es que sepamos diferenciar entre sanos y enfermos. Por el contrario, con un diagnóstico amañado, engañoso, se está provocando un mal mayor, la ruina de la nación.

……….    Hoy en día se ha sustituido la actuación de los Médicos, que evalúen los síntomas que tiene el paciente y decidan si tiene una enfermedad o no, se está sustituyendo por un diagnóstico ciego, dado por las conocidas pruebas del “palito”. Pero ya sabemos que este procedimiento está falseado, es fraudulento.

……….    No detecta el virus, que todavía no está demostrado que exista, sino que detecta sólo algunas cadenas de material genético, que pueden provenir de muchos sitios, de una pequeña infección que tenga el paciente o haya tenido hace pocos días o del “misteriosos virus” que nadie nunca vio.

……….    De modo que ahora a quien dice tener fiebre se le da algo que combata la afección que parecen indicar los síntomas y/o se le manda  a hacerse una exploración en la nariz y la tráquea. Como esa persona ha llamado por teléfono al Médico, ha tenido fiebre hace poco, tiene “exosomas” en su organismo, y por ello da positivo en la prueba. Un “Contagiado” más, a guardar cuarentena él y los que contactó y recuerde. Así  se crea, con un poco de suerte, un “repunte” local allá donde sólo hay una personas un poco indispuesta. Indisposición de la que probablmente se repondrá ella sola.

.

Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2

.

……….    La existencia de muchas personas con fiebre dando positivo en múltiples lugares, origina un total de “Contagiados” nacional o por regiones cada vez mayor. Y las autoridades, que creen en la bondad de los instrumentos de diagnóstico, imponen restricciones y vuelta al confinamiento.

……….    Y cierre de locales públicos, con la amenaza de ruina que eso provoca tanto en los propietarios de los locales como en sus empleados, que se quedarán sin trabajo, con lo problemático que va a ser encontrarlo más adelante. El caos va aumentando de manera automática. Se ceba de forma autónoma, con los ingredientes puestos en marcha. Los responsables secundarios son todos los que se han dejado engañar por el truco de las pruebas que detectan, que en realidad no detectan virus, sino “exosomas” que circulan libremente por todo organismo que no esté perfectamente sano.

Para sacudirse su reponsabilidad deberían revocar la situación que han contribuido a crear.

Cuanto más tarden en hacerlo, peor librados podrían salir.

……….    Ha funcionado el engaño planeado y al que contribuyeron determinados entes y entidades. A ésos los denominaremos responsables primarios, porque nadie los engañó. Ellos actuaron “motu propio“, engañaron de manera autónoma. Por el beneficio.

……….    Otra manera de llegar a la solución es el famoso dicho que usaban los romanos cuando se enfrentaban a chanchullos de éstos, “quo bono” = “¿a quién beneficia, para quién es bueno?”. De forma que “nada nuevo bajo el sol”, que decía el otro.

.

.

.

Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2  Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2  Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2  Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2 

Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2  Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2  Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2  Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2

Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2 Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2 Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2  Historia de una epidemia 39 Lo sucedido aquí 2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *