Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Las armas del genocidio 1

Las armas del genocidio 1

.

.

Las armas del genocidio 1

       Murallas de Pamplona.  Cara Norte.

.

……….   Un Médico alemán con una larga experiencia habla claro. Es de los que no se chupa el dedo, como los niños pequeños, ni mira para otro lado en temas comprometidos. De los que cuando algo no le parece claro, investiga por su cuenta. Y de los que cuenta lo que encuentra.

……….   Él habla de las armas de siempre. En el Comentario final aquí actualizaremos algunas armas concretas, usadas en estos últimos dos años.

.

Comentario de esta Casa.   Las armas del genocidio 1

……….   Nuestro aplauso al coraje de este Doctor. Todos debieran ser como él, pero ya ha dicho que sus compañeros de Universidad … muchos tomaron otros derroteros. Y ahora están en el bando opuesto. 

……….   Ahora que ya han pasado dos años de soportar una Guerra Mundial no declarada, solapada, aviesa, desleal y criminal, hay motivos sobrados para saber qué ha pasado, qué armas han usado contra nosotros. Las armas han sido variadas, simultáneas en algunas ocasiones. Y los señuelos, los chivos expiatorios, que se han usado ha sido también varios. Ahora ya los conocemos todos. Vayamos por épocas.

Primer Trimestre de 2.020.   Las armas del genocidio 1

……….   De Enero a Marzo. Las armas fueron las inyecciones contra la gripe y las ondas electromagnéticas de Telefonía móvil. Combinadas, se demostraron muy efectivas, muy letales, en las Residencias de mayores. Casi todos los residentes de vacunaron contra la gripe. Lo que no sabíamos nadie – los mayores de 65 años menos – es que había dos tipos de inyecciones, o punciones. Para los menores de 65 años, para la gente que trabajaba, sin cierto coadyuvante. Para los mayores de 65 años, con POLISORBATO 😯, un coadyuvante que en teoría mejoraba la solubilidad. En realidad, facilitaba el paso de las substancias tóxicas de la inyección a lugares vitales, esenciales, mortales, del que la recibiera.

……….   Combinado con esto, desde años atrás los instaladores de antenas de Telefonía móvil ya se habían ocupado en colocar una antena gigantesca a menos de 50 metros de cada una de las Residencias de mayores. Y en muchos casos dirigidas hacia las Residencias. Con ello se bombardeaba a los mayores con unas ondas perjudiciales para su salud. La debilidad de muchos de ellos, por enfermedades frecuentes a esas edades, las substancias tóxicas de las inyecciones (estimuladas por el coadyuvante), más el bombardeo con ondas electromagnéticas con potencias elevadas, fueron suficientes para causar el estrago que todos recordamos. 

……….   “El Informe de Barbastro” fue el primero que denunció una posible correlación entre las inyecciones contra la gripe y las muertes en Residencias de mayores. Un Doctor Ingeniero de Telecomunicaciones denunció la gravedad de las agresiones mediante ondas electromagnéticas no ionizantes, ante la pasividad/complicidad de los Reguladores.

……….   Esas fueron las armas. ¿Y el chivo expiatorio, el culpable al que se achacó la carnicería? Un “bichito” que ni su supuesto descubridor, ni nadie nunca jamás, aisló, ni secuenció, ni pudo colocar en una probeta, ni envió a Laboratorio alguno. Lo cual no fue obstáculo para que su falso descubridor – un oscuro profesor Drosten, de la Charité de Berlín – afirmara haber descubierto una prueba para localizar el bicho que ni el propio Drosten fue capaz de localizar. El bicho iba a ser el señuelo, el invisible causante de los daños humanos.

……….   Recuerde el lector esta combinación: Se inventa un falso causante, invisible, inexistente. Y se actúa físicamente sobre las víctimas más idóneas, con armas creadas, organizadas  y manipuladas por humanos. Humanos visibles y concretos: Fabricantes, Reguladores, políticos – europeos y nacionales – y autoridades sanitarias. Las consecuencias penales que se derivan son claras y el lector debe deducirlas.

……….   En el segundo Trimestre entra en acción el “test de las narices”, invento del mismo Drosten. Pero eso lo dejamos para el artículo de mañana.

.

.

.

Las armas del genocidio 1  Las armas del genocidio 1  Las armas del genocidio 1  Las armas del genocidio 1  Las armas del genocidio 1  Las armas del genocidio 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *