Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos

“Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos”, un intento de conocer escrituras lejanas, exóticas, y soportes diferentes a nuestro papel, papiro o pergamino.

.

© Copyright  Fernando Conde Torrens, el Lunes 21-9-2.009

.

.

.

        El día pasado comenté sobre la Bula de 1.810, en plena guerra contra Napoleón, como si todos los lectores supieran qué era eso de las Bulas. Luego, pensando, me di cuenta de que sólo los mayores de … 50 años o así vivieron tal cosa. Amplío, pues, lo dicho añadiendo que hace 50 años existían los mandamientos de la Ley de Dios y los mandamientos de la Iglesia. Los primeros siguen comentándose, pero los segundos se han borrado del uso común. Sin embargo desde la Edad Media estuvieron vigente los mandamientos de la Iglesia, que obligaban tanto como los de Dios. Eran éstos:

        El primero, oír misa entero todos los domingos y fiestas guardar.

        El segundo, confesar a lo menos una vez al año, o antes si hubiera peligro de muerte o si ha de comulgar.

        El tercero, comulgar por Pascua florida.

        El cuarto, ayunar cuando lo manda la Santa Madre Iglesia.

        El quinto … pagar los diezmos y primicias.

        Y la Santa Madre Iglesia mandaba que había que hacer ayuno y abstinencia todos los Viernes del año. Es decir, hacer sólo una comida fuerte al día (ayuno) y que en esa comida no hubiera carne (abstinencia de carne). Había que comer pescado. Recuerdo perfectamente que en restaurantes y sitios públicos para comer, los Viernes ponían pescado. En otros sitios preguntaban cautelosamente si el cliente deseaba tomar pescado o … dejando los puntos suspensivos en el aire.

        Pues bien, impuesto el mandamiento, la misma Iglesia te ofrecía el modo de sortearlo, porque el Santo Padre había dado una Bula por la que todo cristiano que pagara a la Iglesia 3 reales de vellón podía disfrutar de todos los beneficios espirituales del que hacía el ayuno y la abstinencia todo el año, pero sin hacerlos. Sólo debía hacer abstinencia de carne los Viernes de Cuaresma. Y fíjese el lector la ventaja que eso suponía. ¡Sólo los Viernes comprendidos en los 40 días de Cuaresma tenía uno que abstenerse de carne, menudo alivio! Así que la gente pagaba religiosamente sus tres reales de vellón y comía normal casi todo el año, 45 semanas, concretamente.

        Por si se quiere volver a la Bula.

      De modo que el ayuno se convertía en ayuda económica a la Iglesia, por no hablar de los diezmos y primicias, que también lo eran . Pero esto última no lo tengo documentado.

        Pero vayamos a hojas raras que me compré en eBay. Las mostraré por orden de cercanía. En primer lugar, una hoja rusa antigua, en cirílico, de 18 x 22 cm.

.

Hoja de un Himnario ruso, manuscrito, sobre papel, de finales del siglo XVIII (hacia 1.685)

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos

(Colección particular.)

.

        De un poco más lejos, de Etiopía, viene esta hoja de pergamino duro, también manuscrita, a dos colores, de 12 x 16 cm.

.

Hoja de una Biblia copta de Etiopía, en lengua Ge´ez, ya en desuso, datada hacia 1.780.

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos

(Colección particular.)

.

        De más lejos aún son tres hojas en papel de arroz, procedentes del Nepal. La hoja entera mide 48 x 12´5 cm. y no puedo escanearla entera. El papel soporte es muy grueso, casi cartulina.

.

Parte mayoritaria de una hoja en sánscrito, sobre papel de arroz. Tíbet, 1.785.

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos

(Colección particular.)

.

        También en papel de arroz es esta caligrafía más artística. La enorme hoja de 57 x 20 cm. tiene dos espacios para pasarla a través de dos barras y almacenarlas así. Se ve una de ellas.

.

Parte mayoritaria de una hoja de oraciones budistas, en dialecto newarí. Katmandú, 1.870.

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos

(Colección particular.)

.

        También compré hojas del mundo árabe. Casi todas ellas son a dos colores, algunas llevan incluso trazos con tintas fosforescentes, a base de metales incluidos en la tinta. La que sigue tiene comentarios en los márgenes, hecho muy frecuente en tiempos lejanos.

.

Hoja de un Libro de Leyes islámicas de Persia, caligrafía thalik, de hacia 1.655.

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos

(Colección particular.)

.

        No podían faltar hojas en hebreo, como ésta, que compré sobre pergamino. En ella se ven los espacios que separaban párrafos y cómo, para lograr que todas las palabras terminen en la misma vertical, se alarga la última letra de la palabra lo necesario.

.

Hoja de una Torá hebrea. Pergamino muy blando

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos

(Colección particular.)

.

        Como se ve, estas hojas sólo tienen un valor estético, pues no hay forma de saber lo que dicen, ni si son del lugar que me asegura el Vendedor y de la fecha descrita. Pero el tema era darse un paseo por las diferentes culturas del mundo y comprender que nuestra manera de escribir es una más de las muchas existentes.

        Hecho este pequeño viaje por el mundo y por el tiempo – a través de la huella escrita que el humano ha dejado – el próximo día veremos de qué manera los comentarios al texto se convertían en el plato principal de una página, ya en nuestras latitudes. Tengo para mí que eso es porque la cultura antaño era escasa y al lector había que explicarle qué quería decir el legislador, el autor, o el mismo Dios. Nuestras notas a pie de página son el legado de esos comentarios que veremos  el miércoles.

.

Continuará …

.

……….  Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En https://www.sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

.

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos 

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos 

Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos  Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos

2 comentarios en “Mi biblioteca 3 Las hojas de lugares ignotos”

  1. LUCIO JOSE PATROCINIO FILHO dice:

    Ese último en hebraico me parece un texto de bendición, puede que tefilat derech.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      No me he puesto a traducirlo, Lucio … Gracias por tu interés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *