Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Sí y no 1

………. Sí y no 1 es una de las primeras series de artículos destinadas en teoría a ser publicados en diarios locales. No hubo suerte. Así que los publiqué en mi blog, luego Web.

.

Sí y no 1  © Copyright  Fernando Conde Torrens el 10 Nov 1.989  Sí y no 1

.

……….Hemos tratado ya en varios artículos cómo pueden ser las cosas. Hemos planteado una hipótesis como alternativa a otras hipótesis que circulan por el mundo. Y hemos argumentado a favor de nuestra tesis. Hemos repetido que no es a la mente a la que planteamos  nuestras hipótesis, sino a lo que en el humano está por encima de la mente. Aquí, a eso le llamamos Fondo. Se le puede llamar también espíritu, principio rector, Conciencia, Corazón, “YO SOY” o de otros modos. 

……….Lo ideal sería que sometiéramos a la “voz interior” cuanto nos viene de fuera. Porque en nuestro interior puede actuar una capacidad que discierne la Verdad de lo que no es Verdad. Puede actuar si le consultamos. No actuará si, por creer que no existe, nunca la planteamos nada. Consultada, esa “luz interior” emana una sutil certidumbre cuando se topa con algo que pertenece a la Verdad. 

……….A esa “luz” quisiéramos que el lector presentase cuanto aquí le sugerimos. Y de antemano nos atenemos a su veredicto. Tal vez ésa sea también la postura del propietario de la “luz”. Lo que no le recomendaremos nunca es que acalle la “voz” o haga caso omiso de las claridades que su “luz” aporte por seguir la moda, la rutina o el hábito. Estaría perdiendo una ocasión preciosa de realización, que es como ahora se llama al hecho de evolucionar. 

……….Como continuación de artículos anteriores, parece que debiéramos descender más a las ideas que circulan por esos mundos de Dios. No limitarnos a hablar de las alturas y del pino sendero que a ellas conduce, sino mirar a izquierda y derecha y sopesar los pros y los contras de conceptos que están de boca en boca.  

……….No subyace en el autor de estas líneas ningún afán de crítica, ningún orgullo desmedido, ni deseo alguno de protagonismo. Nos veríamos satisfechos simplemente con el hecho de que el lector reflexionara. Si ocurre que el lector, además de reflexionar, interiorizara, brincaríamos de contento. Y si en una de ésas topara con su propio Fondo y se diera cuenta de que lo tiene, no sabríamos ya qué hacer de pura euforia. No digamos nada si, por un bendito azar, el lector comenzara a trabajar con su Fondo y deviniera más y más él mismo. Eso ya sería el colmo y no hay palabras para describir lo que aquí haríamos.

……….

Sí y No (2 de 12)  Sí y no 1

……….

……….Veamos hoy cuál va a ser nuestra metodología, si es que tenemos alguna. No pretendemos sembrar dudas, aunque dudar sea un ejercicio muy saludable. Tampoco pretendemos convencer a nadie de que nuestras tesis son las acertadas. Ésa es una labor del Fondo de cada humano. Intentaremos llamar la atención del lector sobre la posible encrucijada en que se encuentra. Nos gustaría ser como un catalizador, que favorece la marcha de la reacción y luego hace mutis por el foro. 

……….¿Quiénes no deberán leer lo que sigue? Las personas con una fe inconmovible, las fáciles de escandalizar, las personas muy aferradas a sus creencias, sobre todo las de cierta edad, siendo esa cierta edad la de 76 años y un día. 

……….¿A quiénes se dirigen nuestros comentarios? A las personas que dudan, a los que han decidido no creer en nada, a las mentes abiertas, a los jóvenes, a los no mediatizados. Vamos a ir sometiendo a revisión numerosas ideas relacionadas con las concepciones del mundo, de la vida, del Universo, del ser humano, de Dios … La que expondremos es una opinión personal, no de grupo u organización alguna. Desde el principio nos definimos como un pájaro solitario. Y es que una de nuestra tesis es que sólo se vuela solo.

……….Trataremos de argumentar la razón de nuestro respaldo o nuestro rechazo a numerosas ideas del hombre o mujer modernos. Pero ya hemos indicado que ello serán sólo sugerencias para que cada cual reflexione, interiorice y perciba claridades interiores, mociones, intuiciones.

……….En nuestro recorrido por el proceloso mar de las creencias procuraremos seguir un orden que se inicie en el propio ser humano, pase por el mundo, la vida y termine en lo Superior. Y advertimos al lector que vamos a actuar desenfadadamente. Rehuiremos ser circunspectos y engomados. Y dejaremos en el aire todos los interrogantes que creamos sea más fructífero que sean resueltos por el propio lector. No se sorprenda el lector si somos un poco iconoclastas (rompedores de imágenes). Nuestro objetivo es remover, sacudir, hacer pensar. Ya hemos advertido que lo que sigue no es apto sino para corazones fuertes.

……….El primer concepto que pondremos sobre el tapete es el del propio ser humano. ¿Qué somos realmente? Porque  del concepto que tengamos del género humano van a depender muchas cosas. Y cuando analizamos las respuestas que se dan a tal pregunta se observa que un porcentaje que raya en la locura no acierta. ¿Qué somos realmente, lector?

……….

Sí y no 1

       Sí y no 1

.

Sí y No (3 de 12)   Sí y no 1

……….

……….Hemos planteado la pregunta ¿Qué somos los humanos? Y debemos analizar las respuestas que se oyen en la calle, matizándolas con un SÍ o con un NO.

……….* Somos seres creados por Dios. Ésta es la respuesta que se oye en medios religiosos. Dado que escribimos para quienes o creen o dudan, podemos decir que esta respuesta se sitúa más cerca del NO que del SÍ. Hay demasiada diferencia entre la respuesta que analizamos ahora y la Realidad como para poder pasarla por alto.

……….Por sorprendente que pueda parece a alguno, el ser humano no es una criatura hecha por Dios. Tampoco es que existamos por un capricho, por un azar. “Éramos una probabilidad entre un millón y tocó. ¡Que casualidad!” Ni lo primero ni esto último, sino todo lo contrario. Lo que sucede es que las cosas están puestas de modo que nuestras mentes sólo tengan para elegir dos disyuntivas tontas. O Dios nos ha creado o somos una casualidad con piernas y Dios es un puro invento.

……….Hay otras soluciones. Lo que sucede es que tampoco somos muy generosos concediéndole a Dios oportunidades. Quizás nuestra falsa concepción del ser humano arranque de nuestra falsa concepción de la Causa Primera, a la que muchos llaman Dios. Mantendremos que hay una Causa Primera, a la que denominaremos Plenitud o Divinidad, nunca Dios. Y actuamos así para que no se la confunda con la vieja idea del Dios personal. No. La Plenitud de la que hablamos no tiene nada que ver con la idea que se nos inculcó de Dios cuando éramos niños.

……….Tal vez el problema resida ahí, en que nos grabaron en nuestra pequeña y moldeable mente infantil una idea de Dios que llenaba nuestros horizontes de entonces. Hoy, veinte, cuarenta o sesenta años más tarde, pueden suceder tres cosas:          

……….– Que sigamos con nuestra idea de niños.

……….– Que dudemos que así sea.

……….– Que hayamos “pasado” ya de Dios y de los grabadores.

……….Las tres posturas son dignas, correctas subjetivamente y respetables. Y todas ellas son camino para acceder a la verdadera Divinidad. A través de todas ellas se puede llegar a la Plenitud como seres humanos.

……….El acceso se acelerará si existe honradez interior, si existe un deseo de acercamiento a la Plenitud (nótese que no hablamos del Dios de los textos cristianos), si uno procura formase, si trata de observar un comportamiento ético en su vida privada.

……….Si estas cosas fallan, el recorrido se hará más largo, pero se terminará por llegar al mismo sitio. ¿Y cuántos años harán falta en este último caso? ¡Uuuuhhhhhhh …! No menos de doscientos.

. Sí y no 1

Siguiente artículo: Sí y no 2.

. Sí y no 1

……….Fernando Conde Torrens es autor de “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”,  “La Salud”, recientemente “Año 303. Inventan el Cristianismo” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En  https://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.

. Sí y no 1

. Sí y no 1

. Sí y no 1

. Sí y no 1

. Sí y no 1

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *