Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó

.

.

.

……….   Hemos tenido un amigo y yo un debate, rápido pero apasionado, sobre dónde nació Lactancio y cuál fue el motivo de su viaje a Nicomedia, donde residía Diocleciano. Si fue invitado por éste o fue por su propia iniciativa. No me gusta dejar las cosas en el aire y el tema va a servir para aclarar y mostrar aspectos interesantes sobre la vida actual y quién es quién en esto de las noticias que aparecen en las redes.

……….  Para escribir el libro “Año 303. Inventan el Cristianismo” me documenté. En prime lugar para saber todo lo que pudiera saberse sobre los protagonistas, uno de los cuales era Lucio Caelio Lactancio Firmiano. Estuve años, desde 2.006 hasta 2.016 buscando algún libro que lo tuviera como protagonista. Fue en vano. A nadie le ha parecido interesante Lactancio como protagonista de un libro suyo. No sucedió igual con Osio, de quien encontré un libro editado en 1.945, el año en que yo nací, “Osio Obispo de Córdoba“, por Editorial Labor, S.A. y escrito por D. Hilario Yaben, Arcediano de la Santa Iglesia Catedral de Sigüenza.

.

Libro sobre Osio. Tamaño real.

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó

.

……….  El pío autor reconoce en la página 8 de su libro, tras deshacer en alabanzas sobre la fama y lo considerado que fue en vida Osio:

“Sin embargo, nadie escribió una biografía de Osio, y hoy ya no se puede escribir esa biografía.”

……….  Y en la página 12 concreta:

“Ya puede suponerse que del nacimiento y de los primeros años de Osio no tenemos dato alguno.”

.

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó

.

………. Pues lo mismo podemos decir de Lactancio, como veremos en sucesivas citas. En la Antigüedad no se sabía todo de todo el mundo. Había personas que destacaban a partir de cierto momento de sus vidas, por relacionarse con alguien importante. De esa persona importante, en este caso Constantino, sí lo sabemos todo. De Constantino lo sabemos todo; pero, por ejemplo, de su madre, Helena, no se saben muchos datos de su vida, como dónde nació, ni en qué año, ni dónde se fue a vivir al ser repudiada por Constancio Cloro.

………. Vamos a leer referencias de varios medios sobre Lactancio. Nos fijaremos en dónde dicen que nació y con qué seguridad. Pero también nos fijaremos en los esfuerzos que hacen los defensores del fraude cristiano para procurar separar a Lactancio de Constantino, y veremos, por otra parte, qué medios están “colonizados” por defensores del fraude cristiano.

………. La razón de esta “colonización” es que muchos medios no tiene expertos en todos los temas. Y para temas religiosos dejan que eclesiásticos, o personas ganadas por el clero, escriban los artículos. El resultado es que, aunque el medio se suponga laico y aconfesional, en los temas relacionados con el Cristianismo la voz cantante la tienen los sacerdotes católicos. Y su opinión sesgada es lo que leemos cuando, confiadamente, consultamos ese medio.

………. Veamos en primer lugar “Wikipedia”, hablando de Lactancio.

.

……….   Lucio Cecilio Firmiano Lactancioa​ (c. 245-c. 325) fue un escritor latino y apologista cristiano nacido en el norte de África, discípulo del maestro africano de retórica Arnobio.

………………………………………………..

……….   Enseñó retórica en varias ciudades orientales del Imperio romano. Fue instituido profesor de retórica en Nicomedia por Diocleciano. El primer edicto de Diocleciano contra los cristianos (febrero de 303) provocó su despido. Según Jerónimo, vivió en la pobreza subsistiendo como escritor hasta que Constantino I lo reivindicó, convirtiéndolo en tutor de latín de su hijo Crispo. Podría haber acompañado a este último a Tréveris en 317 cuando fue designado César.

(Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Lactancio)

.

………..  Datos a destacar: Según el autor que escribió en Wikipedia:

……….   Lactancio nació en el Norte de África cerca del 245.

……….   Murió cerca del 325.

……….   Fue Diocleciano el que lo instituyó Profesor de Retórica en Nicomedia.

……….   Quizás acompañó a Crispo en Tréveris cuando el 317 fue nombrado César, pues sería su tutor de latín. 

.

……….   La Web de las biografías” hablando de Lactancio.

 

……….   Nació cerca de Cirta (actual Constantina; Argelia), en el año 240, y murió en Augusta Treverorum (actual Tréveris; Alemania), en el año 320, según la mayoría de los especialistas, aunque el año real está aún por determinarse.

(Fuente: http://www.mcnbiografias.com/app-bio/do/show?key=lactancio-lucio-cecilio-firmian)

.

……….  La fecha de nacimiento no es ya 245, sino 240.

……….. Su muerte no es el 325, sino el 320.

……….  No indica dónde nació.

.

……….   Veamos ahora una Web que habla con extensión de Lactancio, refiriendo las fuentes donde ha basado sus afirmaciones, lo cual es de agradecer.

.

……….   “La Iglesia de Pueblo Nuevo” hablando de Lactancio.

.

……….   Vida.

.
……….   Muy poco se sabe de su vida. Jerónimo afirma (De vir. ill., lxxx) que fue alumno de Arnobio y llamado por Diocleciano a Nicomedia como maestro de retórica, obligándole a ser escritor por falta de eruditos; se dice que fue en su ancianidad maestro en la Galia de Crispo, el hijo de Constantino.

……….   Que haya estudiado bajo Arnobio es dudoso, siendo imposible determinar la fecha de su nacimiento o si era de familia cristiana o pagana. Ya que Diocleciano fijó su residencia permanente en Nicomedia en el año 285, el llamamiento de Lactancio no tuvo que ser mucho más tarde de esa fecha, siendo evidente por De divinis institutionibus (I, i. 8) que estaba todavía desempeñando su oficio al principio de la persecución de Diocleciano (23 de febrero de 303).

……….   Si era cristiano en ese momento, debe haber perdido la oportunidad de enseñar ese año, asumiendo presumiblemente su actividad literaria. Pero no hay evidencia cierta de la fecha de su conversión al cristianismo o de su destino en la persecución, si se asume que entonces era cristiano.

……….   Los hechos que describe como testigo llevan a la conclusión de que estaba todavía en Bitinia en 305 y probablemente después. Su estancia en la Galia como maestro de Crispo (nacido el 307) fue probablemente antes del año 317. Si De mortibus persecutorum fue escrito por él y en Bitinia, entonces estuvo allí hasta el 313. [Las negritas en rojo son mías.]

( http://www.iglesiapueblonuevo.es/index.php?codigo=bio_lactancio  )

.

……….  Deseo señalar el esfuerzo por separar a Constantino de Lactancio y la nebulosa que rodea su biografía, que sólo puede escribirse a base de hacer hipótesis. Ver las frases en rojo negrita. Deja claro que no se sabe cuándo nació, ni de qué familia, luego tampoco se sabe el lugar. Y lo que se sabe se conoce porque Jerónimo (347-420) escribió su biografía no antes del año 372, con siquiera 25 años, cuando ya hacía 50 años o más de que Lactancio había muerto, si murió el 320, como acabamos de leer más arriba.

……….   Lo único que deja claro este biografía es que estuvo en Nicomedia, donde coincidió con Constantino, entre los años 303 y 305. No se sabe cuándo nació, ni en qué ciudad, ni de qué familia. Y todo lo demás son hipótesis pías.

.

……….  Vamos a la Web oficial por excelencia, Aciprensa, donde escriben personas de rango de la Organización eclesial.

.

…………  Aciprensa” hablando de Lactancio.

.

……….   Lucio Cecilio Firmiano Lactancio

.

……….   Apologista cristiano del siglo IV. El nombre Firmiano ha despistado a algunos autores que creen que él era un italiano de Ferno, mientras que él era un [[África {africano]] de nacimiento y pupilo de Arnobio, quien enseñó en Sicca Veneria. Una inscripción hallada en Cirta en Numidia, la cual menciona a un cierto L. Caecilius Firminianus, ha llevado a la conclusión en algunas partes de que su familia pertenecía a ese lugar (Harnack, “Chronologie d. altchr. Lit.”, II, 416). Lactancio nació como pagano y en su juventud enseñó retórica en su lugar natal. A pedidos del emperador Diocleciano se convirtió en profesor de retórica oficial de Nicomedia. Uno de sus poemas (Hodoeporicum) en un relato de su viaje desde África hasta su nuevo hogar. Es probable que su conversión al cristianismo no se realizara sino hasta después de su traslado a Nicomedia.

……………………………….

……….   La persecución lo obligó a dejar Nicomedia y desde el inicio de hostilidades hasta quizás 311 ó 313 tuvo que buscar un hogar en cualquier otro sitio. La amistad del emperador Constantino lo levantó de la penuria y, a pesar de su edad (extrema senectute), fue nombrado tutor de latín de Crispo, el hijo del emperador.

……….   Este nuevo nombramiento lo obligó a continuar su cargo en Tréveris, donde pasó el resto de sus días. Parece muy probable que su traslado a Tréveris no ocurrió hasta 317, cuando Crispo fue hecho César y enviado a dicha ciudad. Crispo fue asesinado en 326, pero no se conocen las fechas ni circunstancias de la muerte de Lactancio. [Las negritas en rojo son mías.]

(https://ec.aciprensa.com/wiki/Lucio_Cecilio_Firmiano_Lactancio)

.

……….   Es de notar la separación que se insinúa entre Lactancio y Constantino. Éste estaba en Nicomedia entre el 303 y el 305, como Lactancio. Pero el nombramiento como tutor de Crispo no fue hasta el 317, nueve años antes de morir Crispo por orden de su padre, en 326. Crispo tendría, según las fuentes oficiales, 21 años a su muerte, pues dicen que había nacido el 305, y sólo 12 cuando fue nombrado César, el año 317. Un año antes, con 11 años, había empezado a ayudar a su padre llevando la Prefectura de las Galias, que antes llevara él, heredada de su padre, Constancio Cloro, que también la llevó hasta su muerte. La Prefectura de las Galias – con frecuentes incursiones de germanos por el Rhin – daba trabajo a todo un César, como fue Constancio Cloro durante 10 años y Constantino, entre el 305 y el 316, año en que marchó a Oriente, a pelear contra su cuñado Licinio, para arrebatarle la Prefectura de Oriente y hacerse con todo el Imperio. Y Constantino dejó el mando de la Prefectura a su hijo Crispo cuando éste contaba once años. (?)

………..  

……….   Me conformo con haber planteado el problema, el gazapo. No deseo cansar la lector, pero reflexione un poco en ratos perdidos, e ilústrese incluso, mirando por ahí. Mañana vendrá la solución que proponemos desde aquí y desde “Año 303. Inventan el Cristianismo“, donde se ha dado y probado.

.

.

.

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó  Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó 

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó  Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó 

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó  Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó 

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó 

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó  Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó 

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó  Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó

Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó

8 comentarios en “Tertulia monocolor sobre dónde nació Lactancio y por qué viajó”

  1. GRACIAS FERNANDO. ESTO ES LO TUYO. ESTA ES TU OPORTUNIDAD EN LA HISTORIA. NO PIERDAS EN TIEMPO EN OTRAS COSAS.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Armando … Lo que pasa es que ambos vibramos en común en una dimensión y en otras que habitamos no resonamos. Lo cual no obliga a que ninguna de ellas sea superflua. La riqueza está en ofrecer opciones múltiples, para que cada persona se vaya afirmando en algunas de ellas. No es preciso coincidir en todas, seríamos entonces dos fotocopias … Ten por seguro que, aunque no coincidamos, las que yo ofrezco son serias, científicas, es decir, comprobables personalmente, “falsables”, todas ellas. Un abrazo …

  2. Carlos Eduardo Diaz dice:

    Excelente, esto solo nos sigue demostrando que entre cielo y tierra no hay nada oculto, ya apareceran mas pruebas!

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Bueno … yo no soy tan optimista, Carlos, pero no le voy a quitar el suyo. Me alegra ver a alguien con la mirada tan limpia. Un fuerte abrazo.

  3. Juan Manuel dice:

    Excelente Fernando, yo personalmente he defendido su posición y la del libro “Año 303 Inventan el Cristianismo” incluso me he atrevido a retar Ami his defensores de los “propagandistas”, como usted simplemente los llama, hasta cierto artículo o “Postales” según su autor llama a las publicaciones de cierto muy famoso filólogo que vive de las Publicaciones de más de un par de docenas de libros, en apoyo y defensa del gran timo, orquestado por los lideres eclesiásticos, porque son a todas luces un club de agiotistas, que solo les interesa el cuento propagandístico de la supuesta historicidad del ficticio personaje, Jesús de Nazareth, que dicho sea de paso, ni siquiera la ciudad de Nazareth existía en el primer y segundo siglo de esta era común.

    Pues así de simple en comentarios por el Facebook de dicho famoso filólogo, le llamé mentiroso y propagandista, al que también reté a sus propios “seguidores y alabadores”, para que tengan la decencia y el coraje de leer el libro; para que tengan argumentos de negar el hecho de que ni Jesús ni los evangelios ni el cristianismo fueron ni existieron antes del 303, para que probaran así de esa forma y con base, pruebas y evidencias documentales, expusieran que tienen razón. Pero no, hasta sus seguidores ni tuvieron la valentía de responder a mi comentario y me imagino que lo habrán borrado, por el simple hecho de que resulta una incomodidad….! Todo lo demás es entendible.

    Saludos cordiales y siga con sus exposiciones tan claras y documentales, para que los que tengan que explotar, revienten de que se les ha aguado la sopa de mentiras fraudulentas con las que han tomado al mundo.

    Un abrazo.

  4. Me agrada su comentario, Juan Manuel, pero no me extraña la conclusión final, “no sabe, no responde”.

    Yo me imagino que la historia pudo haber sido como sigue: Ese señor Filólogo que vive del cuento cristiano, como el más circunspecto de los Arcedianos de antaño, entró en una librería en la que no le conocían y se compró el libro. Estaba convencido de que un Ingenierillo de tres al cuarto, que no sabía más que cuatro letras de griego – la épsilon para los infinitésimos, la alfa y la omega, porque las aprendió de joven en la iglesia, por Pascua, y alguna otra más – a uno así le iba a sacar los colores en dos patadas. ¿Qué iba a saber él, que no había estudiado Hermenéutica, ni Propedéutica filológica …?

    Fue a su casa y lo empezó a leer. Y cuando en los capítulos 19, 22 y 24 le salió algo que él no conocía, que no tenía ni la menor idea … frunció el ceño. Cuando a medio libro aparecieron los acrósticos de “SIMON”, trató de ver si había fallos; consultó su NT favorito, para cotejar el texto griego, pero no pudo encontrar fallos, ni manipulación. Los textos en griego eran como el autor del libro decía. Cuando acabó el último acróstico dejó de leer, estaba de pésimo humor, preocupado, nervioso. ¿Cómo era posible aquello? ¿Podia él rebatir la existencia de aquellas cinco letras, “S-I-M-O-N”, en los lugares adecuados para sumar 8 lugares al extremo? Repasó una y otra vez las diversas firmas … y vio claro como el agua que no podía rebatir aquello.

    ¿Qué podía hacer …? ¿Qué postura tomar cuando alguno de sus alumnos fieles, que confiaban plenamente en él, le preguntara …? Los argumentos eran demoledores, irrefutables … No podía entrar en discusión con el autor, maldita sea … ¿Qué postura tomar? “Ya está”, se dijo, “no hay mayor desprecio que no hacer aprecio”. Y con esa decisión salomónica se sintió confortado. Había una salida, ignorarlo, no merecía la pena leer un libro con una proposición tan imposible como ésa. Ésa sería su postura … Y así pudo dormir aquella noche, como si no pasara nada …

    En el fondo, se engañaba a sí mismo. No quería darse cuenta de que su postura era infantil. ¿Cómo podía rechazar un libro que aseguraba que no había leído? Pero aún más, que no podía reconocer que había leído … Pero “no hay mayor ciego que el que no quiere ver” … y él no es que no quisiera, ¡es que no podía ver!

    Un abrazo, Juan Manuel.

  5. Adela dice:

    Me parecen vuestros comentarios tan limpios y veraces como son todas tus investigaciones, Fernando. No hay más ciego que el que no quiere ver. Imagina cómo le vas a quitar sus creencias, de las cuales depende su curro y honorabilidad, que mentes más chapadas a sus creencias no son librepensadores, sino borregos en un mismo corral.

    Gracias, Fernando, por tu interés para que los humanos seamos libres. Abrazos

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Gracias, Adela, por tu preciso y conciso resumen. Con ojos limpios las cosas se ven claras. Sólo se niegan desde intereses espurios. Allá ellos, hay que dejarles en su ceguera.

      La doctrina cristiana tiene su público, aquéllos para quienes seguir los Mandamentos sea una dificultad, suponga un esfuerzo gigante, porque habitualmente matan a alguien casi cada semana, roban siempre que pueden, violentan a personas inermes cada vez que tienen ocasión … Para gente así. Si uno ha dejado atrás esa etapa de la Evolución, si uno no vive en el siglo XXI antes del cambio de era … necesita algo más exigente, más gratificante. Y en eso estamos aquí …

      Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *