Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas

Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas

.

.

.

……….   Enlace al artículo anterior:   http://www.sofiaoriginals.com/historia-de-una-epidemia-33-introduccion-a-la-ortodoxia/

.

……….    Volvamos al origen de la sospecha. La señal de que algo muy raro estaba pasando era la discrepancia entre la visión de la situación que daba la curva de «Contagiados» diarios por un lado y la que daba la curva de «Defunciones» por el otro. Últimamente parecía como si una muerte fuera algo a impactar a toda la nación. Y los fallecidos por esta epidemia estaban siendo del orden de 1, 2, 3 o cifras de un dígito día tras día.

……….    Entonces hice un cálculo aproximado de la situación en España. Somos 46´7 millones de habitantes. La vida media de los españoles no es 90 años, es menor. Pero vamos a suponer que fuera de 90 años. Eso quiere decir que en ese tiempo los 46´7 millones de españoles que hoy vivimos, vamos a estar difuntos en 90 años. Nosotros y sólo nosotros. En efecto, los que nazcan a partir de mañana, como también van a vivir 90 años, no se morirán en los 90 años que consideramos, sino al día siguiente. Eso significa que moriremos al año del orden de 46.700.000 / 90 = 518.888 personas. Y al día resultan ser 1.421.

……….    ¿Podemos extrañarnos y considerar que estamos en una «pandemia», en una epidemia, o en una crisis sanitaria auténtica, por el hecho de que haya 1, 2 ó 3 fallecidos al día por la tal «pandemia»? Al día deberíamos morirnos, seguramente estaremos muriendo, sin necesitar epidemia alguna para ello, por el total de causas, unos 1.000 ó 1.400 ciudadanos. ¿Qué pasa con esa discrepancia entre los que fallecen por esta epidemia y la película que contaba la gráfica de «Contagiados», origen de las medidas que tomaban todas las autoridades regionales, confinando a sus poblaciones y limitando los horarios de hoteles, restaurantes, bares y demás comercios en base a una curva de «Contagiados» creciente?

……….    Era posible que hubiera un tremendo error en la interpretación que se daba a la situación. Se imponía saber el criterio que usaban las pruebas que decían que aumentaban los «Contagiados» y que uno estaba «Contagiado». ¿Se estaba arruinando a la nación con una causa justificada? Los datos diarios de Defunciones decían que no, que aquí no estaba pasando absolutamente nada. ¿Podría ser todo el producto de un inmenso, dramático o maquiavélico error? ¿Cuál de ambas curvas era correcta? ¿Cuál mentía? Estábamos arriesgando la ruina del país por obra y gracia de … una curva. ¿Cómo de fiable es el instrumento que genera esa curva?

……….    Hemos de seguirle la pista a la prueba que define cuántos españoles están «Contagiados». Por eso ayer nos fuimos a conocer a su inventor, a Christian Drosner. Para saber lo que hizo entre Diciembre y Enero últimos. Ahora llega el momento de dejarnos de hechos anecdóticos, de fuentes periodísticas, y acudir a referencias profesionales, médicas, científicas. Pero para poder entenderlas con facilidad, expongamos antes algunos conceptos que no son muy conocidos. Que no lo eran en absoluto antes de este inmenso mare mágnum. Y habrá que rogar al lector que no se sorprenda. El panorama que va a aparecer en este tema no es singular: Es el que funciona en todos los aspectos de la vida. En casi todos, para ser cautos. Raro será el campo en el que no funcione ese modus operandi.

.

Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas

.

……….   Debemos conocer un poco sobre Virología, sobre virus, hay que entrar en el campo de lo infinitamente pequeño, de lo que no se veía antes de 1.931, cuando Ernst Ruska construyó en Alemania el primer microscopio electrónico, precisamente en la Universidad de Berlín. Los primeros modelos para venta al público datan de 1.938 [1]. Hasta la entrada en función del microscopio electrónico, estaban vigentes los microscopios ópticos. Con ellos se podían distinguir perfectamente los hongos y bacterias que pueblan el organismo humano. Pero había ciertas enfermedades con origen en partículas que no podían verse en el microscopio al uso; a tales partículas se las denominó «virus», del latín virus-i = jugo//humor//virus, tósigo, ponzoña, veneno//mal olor, fetidez//baba. (Diccionario Latín-Español VOX). Conviene retener la idea de que se llamó «virus» a algo que no podía verse, pero que causaba enfermedades. Estos conceptos se confirmarán con las referencias que aparecerán en breve.

……….   Cuando se han puesto en marcha los microscopios electrónicos se ve todo lo que hay en el organismo de todos los seres, humanos, animales y vegetales. Y entonces se aprende que las células humanas – y también otras – cuando tienen problemas graves liberan pequeñas cápsulas, con un envoltorio del material de su propia membrana, que contienen en su interior partículas infinitesimales, del orden de nanómetros (la millonésima parte del metro, la milésima parte del milímetro), partículas que antes no eran visibles.

……….   A esas partículas, que están dentro de las células cuando éstas hacen su vida normal y todo va bien, y que en cambio son expulsadas cuando la célula va a perecer, se las llamó «exosomas«, de ex = de, procedente del interior, y swma-swmatos-swmato (pronuncia soma-) = cuerpo. Los «exosomas» proceden del propio cuerpo. Los «virus» serían agentes externos que se han infiltrado en el organismo y le causan problemas. Nos van a decir mañana en la referencia [1] que las células liberan «exosomas» cuando tienen problemas de salud, cuando sufren disgustos serios, cuando se las trata con antibióticos – porque los antibiótios tienen también su componente tóxica – y en ocasión de agresiones varias.   

……….  Otro detalle importante al que vamos a llegar son las condiciones establecidas por Koch, sus famosos Postulados. Koch los estableció definitivamente en 1.890 con el fin de definir con claridad «los criterios destinados a establecer la relación de causa y efecto que vinculaban a un microbio y una enfermedad» [2]. Son los que vienen a continuación:

  1. «El agente patógeno debe estar presente en los animales enfermos y ausente en los sanos.»
  2. «El agente debe ser cultivado en un cultivo axénico puro aislado del cuerpo del animal.»
  3. «El agente aislado en un cultivo axénico debe provocar la enfermedad en un animal susceptible al ser inoculado.»
  4. «El agente debe ser aislado de nuevo de las lesiones producidas en los animales de experimentación y ser exactamente el mismo al aislado originalmente.»

……….   Un científico cualificado los va a exponer y desarrollar en el próximo artículo, por lo que no ampliaremos detalles. Pero sí conviene adelantar que todo el problema que sufrimos se va a centrar en quién ha definido el virus que provoca nuestra pesadilla, y como de fiable es esa relación entre el virus causante y la enfermedad resultante, la que ha llevado a la muerte a numerosos terrestres y que no hace falta nombrar. Para lo que deberemos analizar con todo detenimiento la adecuación de la prueba en cuestión a la función de localizar el virus causante y estar seguros de que es precisamente la causa de lo que sufrimos. Es decir, que hay una relación de causa-efecto entre el virus y la enfermedad.

.

……….   Referencias utilizadas:   Historia de una epidemia 34 Miroscopios virus y exosomas

……….   [1]   https://www.news-medical.net/life-sciences/History-of-the-Electron-Microscope-(Spanish).aspx

……….   [2]    https://es.wikipedia.org/wiki/Postulados_de_Koch

.

.

.

Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas  Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas  Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas 

Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas  Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas  Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas 

Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas  Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas  Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas 

Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas  Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas  Historia de una epidemia 34 Microscopios virus y exosomas

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *