Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo

Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo

.

.

.

……….  Alfonso Ochoa   
……….  Enviado: domingo, 28 de julio de 2019 4:38
……….  Para: Fernando Conde Torrens
……….  Asunto: Una pregunta sobre su investigación.

……….  Buen día Sr. Fernando

……….  Le mando un saludo desde México.

……….  Sin más preámbulo, he visto varios de sus conferencias y entrevistas que están en youtube. El tema del origen y la invención del Cristianismo me ha interesado desde hace muchos años. El trabajo de investigación que ha hecho usted es el mejor que conozco. Pero quisiera hacerle unas preguntas, si es que tiene tiempo de responderme.

……….  La mayor parte de las investigaciones sobre el origen afirman que los primeros libros del Nuevo Testamento comenzaron a escribirse en el año 50 (cartas de Pablo) y posteriormente en el 80 (evangelio de Marcos), tesis que siempre dudé, porque creo que nunca hubo un movimiento cristiano en Israel en el siglo I. entonces no entiendo por qué los investigadores en historia del cristianismo hacen dichas afirmaciones, como es el caso entre otros de Demetrio Charalambous, aquí le dejo el enlace por si le interesa verlo:

https://www.youtube.com/watch?v=k1gu28brM4U

……….  Me parece que la tesis de usted es mucho más acertada, pero mis preguntas en concreto son:

……….  ¿Por qué se han inclinado tanto otros investigadores en situar el origen de los primeros textos hacia el año 50 u 80?

……….  ¿En que hechos históricos se basan para llegar a esas conclusiones?

……….  ¿Cual sería el propósito en concreto de Constantino para querer constituir e imponer una nueva religión con dichos fundamentos (cristianos) si la cultura romana no era la de la piedad y la sumisión, sino más bien la de la fuerza y la conquista?

……….  Sus respuestas aunque sean breves serán valiosas.

……….  Saludos.

……….  Alfonso Ochoa

.

.

.

……….  Fernando Conde Torrens

…………. Enviado: Domingo, 28 jul. 2019 a las 9:40

.

……….  Estimado Alfonso: Me agrada su interés por el tema. Respondo a sus preguntas una a una.

……….  1ª. Muchos de ellos son clérigos cristianos o laicos que dan clase de Cristianismo primitivo en Universidades de la Iglesia. Le basta con ver en Google el Currículum Vitae de dichos supuestos historiadores.

……….  Hay otros que opinan diferente, son los investigadores independientes. Casi todos, por no decir todos, niegan la existencia de Cristo. Unos se basan en las características de los mitos y ven que la historia de cómo surgió Jesús tiene las mismas características. De ahí deduces que es un mito más. Luego están Salvador Freixedo y el Dr. Llogary Pujol. Éste ha aprendido demótico y visto que casi todas las escenas evangélicas provienen de textos egipcios, en demótico y otros idiomas egipcios. Luego son copia, luego son falsos.

……….  Charalambous razona por su cuenta, explica el «testimonium flavianum», hecho en el que muchos coincidimos, pero no acierta en lo grueso. Se basa en argumentos lógicos, pero da por existente a Pablo y con eso lo estropea todo.

……….  2ª. Los ligados a la jerarquía cristiana, por interés personal, tanto los clérigos como los Catedráticos de Cristianismo primitivo, que sin Jesús se quedan sin trabajo.

……….  Todos siguen los escritos falsificados, dándolos por buenos. Y se suman a la corriente mayoritaria, lo que facilita su CV.

……….  3ª. Lo explico en el libro, según Lactancio el Dios único iba a mandar el fin del mundo sobre Roma por permitir que se adoraran a tantos falsos dioses. Eso a Constantino le vino bien para reunir el Imperio bajo su mando, un Emperador, una religión. Y ya está el lío armado.

……….  Sólo saldrá de dudas si lee el libro, Hágase con él, y lea poco a poco, como se lee una Tesis, hasta entender todo bien, los capítulos 19, 22 y 24. Los demás se pueden leer normal.

……….  Un cordial saludo y vuelva si algo no queda claro aún.
……….  Fernando Conde
.
Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo
.
.

………..  Alfonso Ochoa 

……….  Enviado: lunes, 29 de julio de 2019 16:04
……….  Para: Fernando Conde Torrens
……….  Asunto: Una pregunta sobre su investigación.

……….  Estimado Fernando, le agradezco mucho el tiempo que se tomó para responder a mis preguntas.

……….  Efectivamente, he conocido dos investigadores independientes que aunque niegan que Jesus haya sido un personaje histórico afirman que los primeros libros del Nuevo Testamento se escribieron en el siglo I. Esa teoría me pareció siempre algo incoherente por varias razones. Una de ellas es que los Evangelios están escritos de forma organizada, profesional, y en forma de dogma, no de relato biográfico. ningún hebreo de la época hubiera sido capaz de producir algo así, a excepción de los Sumos Sacerdotes, lo que sería improbable. 
……….  Segundo, porque no hay textos en hebreo de los evangelios y si así lo hubiera sido sería una tradición judía. 
……….  Tercero, desde el punto de vista de los negadores de LA existencia de Jesús, pero que afirman evangelios escritos en el siglo I, ¿cómo podrían haberse escrito relatos de un personaje como Jesús y sus dicípulos en el siglo I si dicho perosnaje ni sus dicípulos fueron reales y sin que exista ni nuna sola fuente independiente de la época que haya documentado tales hechos?
……….  Y cuarto, si los dicípulos eran hebreros ¿por qué todos tenían nombres latinos? Para mí ese fue el primer indicio de que todo se escribió en Roma.
……….  Bueno, quisiera pedirle su orientación en cuanto a qué libros históricos se pueden leer para investigar sobre la veracidad de las supuestas persecuciones mortales de los cristianos hechas por los romanos en los primeros siglos, de las que tanto hablan muchos cristianos.
……….  Le agradezco de antemano por su tiempo.
……….  Alfonso Ochoa
.
.
.
 ……….  Lunes, 29 jul. 2019 a las 18:45

……….  Fernando Conde Torrens

.
……….  Estimado Alfonso: Razona muy bien sobre la irrealidad de Evangelios en el siglo I. En efecto, no hay ni una fuente independiente y limpia, ajena a los cristianos, porque lo de Flavio Josefo es escandalosamente una interpolación; hecha además muy burdamente, o hecha mal adrede, para que se vea lo que es.
 
……….  En lo que no había pensado es en el cuarto argumento. Muy acertado y preciso.
 
……….  Le diré por qué incluso mis colegas investigadores independientes estiman la redacción en el siglo I finales, o en el II, y no en el siglo IV. Deducir que Jesucristo no existió es relativamente fácil: Todos los ateos han llegado a esa conclusión por modos diversos. Otra cosa, mucho más difícil, es averiguar quiénes, cuándo y dónde escribieron el Nuevo Testamento que dio nacimiento al Cristianismo.
 
……….  Les engaña la falsa datación que desde 1.933 se dio al papiro P52, un trocito minúsculo del Evangelio de Juan escrito en ambas caras del papiro. Este detalle tiene su importancia. En base a argumentos de dudosa veracidad, un tanto etéreos, un tal Roberts dijo que bien podía ser de entre el año 100 y el 150. A la Propiedad ese fecha le encantó (con ella se convertía en el papiro más antiguo del NT) y lo asumió como «datación». No es «datación», es sólo una «propuesta de datación».
 
……….  Hoy un investigador independiente, por ejemplo un «mitista», que ha deducido que es un mito, razona así: «Como el papiro P52, el más antiguo, es del año 125 y se encontró en Egipto, el Evangelio de Juan, que es el último en ser escrito, tuvo que escribirse siquiera 25 años antes, para dar tiempo a esa copia a hacerse y a viajar hasta Egipto desde donde sea, pero no Egipto. Como en Marcos 13 se explica la toma de Jerusalén por los romanos, debe ser posterior al año 70, año de la rebelión judía contra Roma. Luego el N.T. ha de ser de entre el 70 y el 125. Escrito que fue por gente culta, ¿qué gente culta hay en una ciudad importante del Imperio romano en esas fechas?»
 
……….  Uno se decide por Roma, y mete a Flavio Josefo y a Plinio el joven en el complot, porque vivieron en esa época. Otro elige Alejandría y coloca la redaccion en manos de los sacerdotes de Serapis. Pero fallan en la base, el papiro P52 no es del año 125; es muy posterior.  Los están engañando a ellos también. «Una mentira antigua sólo se puede ocultar con nuevas mentiras modernas». Lea esto:
 
http://www.sofiaoriginals.com/el-papiro-p52-y-su-datacion/
http://www.sofiaoriginals.com/el-papiro-p46-algo-cambia-en-las-alturas/ 

http://www.sofiaoriginals.com/el-cuento-de-los-papiros-neo-testamentarios-datados/

.

……….  En el primero de los artículos explico lo de «escrito por ambas caras», que le he comentado.
 
……….  No existen los libros que pide. El único que le puede dar luz, aun sabiendo que es todo mentira, es la «Historia eclesiástica» de Eusebio de Cesarea. Yo tengo, entre otras versiones más antiguas, la de la Biblioteca de Autores Cristianos, BAC, traducción de Argimiro Velasco, en dos tomos. No es cara. Ahí puede asomarse al origen de la falsificacion de la Historia. Además, como también está en griego, podrá seguir mis denuncias de falsedad, como las firmas que puso Eusebio  de «SIMON». No tiene más remedio que adquirir «Año 303», si quiere enterarse de cómo fueron las cosas.
……….  Un cordial saludo, Alfonso .
 
……….  Fernando Conde

.

.

.

Alfonso Ochoa

Lunes, 29/07/2019 22:09
.
Saludos de nuevo, Fernando.

Gracias nuevamente por sus respuestas.
Con respecto a su última misiva, creo que definitivamente su libro 303 es obligado para entender el origen del Cristianismo, creo que debe se un libro excepcional. Ya está en mi agenda. 
Hace algunos años acompañé varias veces a un amigo a su iglesia cristiana y cuando hablaba frente a la audiencia constantemente hablaba sobre las dichas terribles persecuciones hacia los cristianos en Israel en los primeros siglos de nuestra era. Insistía de una forma muy dramática que tan solo por el hecho de afirmar que eras cristiano los romanos te ejecutaban. ¡Pero mi amigo jamás había investigado Historia!
.
Yo no soy un experto en Historia, pero hasta donde yo sé los romanos eran tolerantes hacia las prácticas religiosas de los pueblos que dominaban. Por lo que a mi ese cuento de las persecuciones a cristianos me parecía muy exagerado, o inclusive un mito total.
Le agradezco nuevamente por su respuesta y felicidades nuevamente por sus investigaciones y su libro.
Saludos cordiales
Alfonso Ochoa
.
.
.

Fernando Conde Torrens

Lunes, 29 jul. 2019 a las 18:45

.

Estimado Alfonso:

 
                                  Me he hecho gracia su relato de ese amigo predicador. Tras conocer más de un caso de predicador o propagandista, he observado que suplen con aplomo lo que les falta de argumentos sólidos. Da la impresión de que piensan que si los demás les ven muy convencidos, darán por cierto lo que les cuentan sin la menor duda. Y por eso enfatizan tanto, explicando su conviccion como si fuera la verdad absoluta.
 
Bien, cuando consiga el libro, estudie, repase y entienda bien los capítulos 19, 22 y 24, cuando Eusebio le explica a Eladio cómo se escribía en la Antigüedad. Así entenderá bien las pruebas que aparecen en la segunda mitad del libro. Siga los Anexos a lo largo del libro y entienda bien las estructuras que se forman en las cartas entre protagonistas. Los Anexos son para estudiarlos y entenderlos bien. También intervienen en las pruebas.
 
 Al final hay enlaces a una página Web con aspectos que no pude meter en el libro, pero que redondean el relato. Ya dirá algo cuando lo termine.
 
Un fuerte abrazo.
 
Fernando

Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo   Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo  Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo  Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo  Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo  Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo  Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo  Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo  Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo  Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo

14 comentarios en “Tertulia con alguien que deduce realidades sobre Jesucristo”

  1. Juan. dice:

    … Pero, en mi corto saber, los nombres de casi todos estos personajes son de origen judío, ¿no?… En todo caso esto no resta nada. Se los pudieron inventar perfectamente, como otras cosas.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Los Evangelios se escribieron en griego y los nombres están en griego. Los nombres no han sido argumento utilizado por mí para llegar a demostrar que los Evangelios se escribieron en el siglo IV por dos redactores, que conste. Por ello el tema me es ajeno, nunca lo he estudiado. No obstante, recuerdo de memoria un texto en latín de Jesús: «Tu es Petrus et super hanc petram edificabo ecclesiam meam» = «Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.» Esto parece indicar que este juego de palabras estaba presente en la mente del que bautizó a Simón con el sobrenombre de Petrus = Petron en griego (Mateo 4,18).

      Tengo entendido que los nombres hebreos utilizan el «ben» o «bar» para decir de quién es hijo. David ben Gurión, o Barrabas = Bar Abba = el hijo del Padre. Pero en el fondo me da igual. No es argumento necesario para haber demostrado la realidad histórica. Yo me he basado en los propios textos del Nuevo Testamento en griego y allá está la cosa clarísima. Basta querer enterarse …

  2. Juan dice:

    Hola.

    Me refería a lo que decía Alfonso. Siempre oí que, por ejemplo, Juan es de origen judío. También Bernabé, Santiago (Jacobo), Tomás, María o José. Aunque no en cambio Marcos, Andrés o Felipe.

    Refiriéndome a otra cosa, pienso que lo que hecha un poco para atrás de su investigación es el argumento de que esto se hizo pensando en que había que adorar a un dios único para «salvar al Imperio». Desde nuestra mentalidad de hoy en día suena peregrino. Claro que, habríamos de tener en cuenta como eran el mundo, la sociedad y las mentes del siglo IV, así como la situación de Roma en esa fase. Además existía el bagaje del siglo anterior que se las trajo, no es de extrañar que las «neurosis» aumentaran. Aquello era otra cosa.

    Usted Sr. Conde decía que Constantino tenía todo el poder y Lactancio todo el dinero, así que no lo hicieron por eso. ¿Que podría haber en la mente de un Constantino para autorizar y promover la idea de semejante «iluminado»?… Siempre he pensado que lo hizo por que necesitaba una casta sacerdotal universal, poderosa y fuerte que le ayudara a administrar y mantener un mundo que se desmoronaba, pero, ¡vaya usted a saber!…

    Un apunte, ni a Lactancio ni a Eusebio los hicieron santos. Parece que quisieron olvidarse de ellos. Tocarían madera.

  3. ¡Ah, no lo entendí así, Juan …! Tenga en cuenta que mi interlocutor expone su punto de vista, y éste puede ser el que sea.

    Respecto a la causa, según Lactacnio. Me vale su comentario para insistir en que es un error enjuiciar hechos de hace 1.700 años con mentalidad actual. Conduce casi siempre a error, porque las mentalidades no se mantienen durante 17 siglos, cambian. Que ésa era la razón para Lactancio se ve claro en sus «Instituciones divinas», en el libro final de las mismas, que yo resumí en este artículo: http://www.sofiaoriginals.com/lactancio-y-su-fin-del-mundo/

    Siento eso que dice, pero eso es un hándicap negativo para las persoas que piensan así, porque la Historia hay que leerla con la mentalidad de la época. Por ejemplo, en aquellos tiempo había mucha vision mágica. Eso que se ve tambien en las películas del Oeste americano, que un vendedor va con su carro y vende frascos con líquidos que lo curan todo. Eso es vision mágica y el charlatán se aprovecha de la visión mágica de la gente, que cree en la magia. Hoy eso se ha perdido. Yo he visto esa evolución en las atracciones de las Fiestas de aquí. En mi juventud había espectáculos que ya no se dan. Los gustos de la gente cambia en sólo medio siglo. Mucho más en 17 siglos enteros. Ya sé que suena peregrino, pero era la mentalidad de un solo personaje, Lactancio. Lo explica casi en su comentario siguiente.

    Creo, sin pruebas, que a Constantino le sirvió la idea de Lactancio porque era unificar la religión de todo el Imperio. Y eso le daba una tapadera ideológica para robarles la parte del Imperio a sus colegas de la Tetrarquía. Ennoblecía su ambición, por decirlo de otra forma. Pero no he encontrado pruebas de ello en ningún escrito, por eso no lo he puesto con tal claridad en el libro. Eso estuvo en la mente de Constantino y no debía desvelarlo a nadie. No quedó huella de ese aspecto.

    Eusebio fue un traidor, visto desde el punto de vista de la ortodoxia romana. Pero tengo entendido que en Oriente sí que le consideran santo. (https://www.biografiasyvidas.com/biografia/e/eusebio_de_cesarea.htm).

    Lactancio no hizo nada notable para ser santo; fue un hombre oscuro, con un papel disimulado por todos. Los ideólogos posteriores, los Santos Padres griegos, consideran su doctrina un poco anticuada, mal explicada. Es porque era la fuente original y luego ellos la pulieron y expusieron de manera más elegante. Ante la doctrina pulida para cristianos cultos, la exposición de Lactancio resultaba un poco primitiva. Por eso la rechazaron o la dejaron en el olvido. Sólo fue rehabilitada en la Edad Media, cuando se le calificó como «el Cicerón cristiano».

  4. Juan. dice:

    …Algo más. Conocida es la tradicional homofóbia por parte del Cristianismo. Usted que ha leído a Lactancio más extensamente, ¿hay en sus escritos diatribas contra la práctica homosexual (aunque es una denominación actual), o se trataría de una elaboración más posterior y al margen de él?. Se ha hablado muchas veces del tema, por lo general atribuyéndolo al origen judío de los «supuestos» fundadores.

  5. Fernando Conde Torrens dice:

    No, Juan, no las hay. No especialmente contra los hombres. Hay que situarse en aquel tiempo para entender la mentalidad. A la homosexualidad no se le daba la importancia negativa que han sembrado 17 siglos de Cristianismo, en los que se ha dado importancia a lo que los monjes y clérigos sucesivos han querido, al margen de Lactancio. Lactancio estaba en contra de la sexualidad permisiva y extendida de su época, en general. Y para entenderlo, debemos prescindir de nuestra mojigateria educacional, fruto de los 17 siglos. Por ejemplo, eran frecuentes en sitios públicos los altares fálicos, a un pene desnudo. Y a nadie le parecía indecoroso.

    Se trata de una elaboración posterior y al margen de él, la homofobia. La mentalidad de Lactancio se ve perfectamente reflejada en las Cartas de Pablo. Son obra suya y reflejan exactamente lo que él quería para la sociedad cristiana que se disponía a fundar. Léalas y subraye las frases negativas hacia el ser humano. Ahí lo tiene claro como el agua. Las listas de pecados. Él sólo veía pecado en todos los sitios, en todos los ambientes. Y el Cristianismo ha heredado ese concepto pecaminoso de la existencia humana, ese concepto peyorativo del ser humano, imperfecto, incapaz, miserable. Le gustaba las cadenas del tipo: «El rencor engendra envidia, y la envidia engendra maldad, y la maldad engendra crímenes, etc».

    Los fundadores no fueron ni judíos, ni galileos, fue exclusivamente Lactancio y su paranoia, que le vino bien a Constantino para justificar con ideología su ambición de poder. Sin el segundo, el primero no habría conseguido nada. Con el poder imperial detrás, en una época de crisis y temor ante las invasiones bárbaras, lo absurdo se impuso.

    1. Juan dice:

      Discúlpeme, otra cuestión. También se ha dicho de la buena y especial consideración que, para la época, «Jesús» sentía hacia las mujeres, lo que mostraría su elevado nivel. Esto no encaja muy bien, en principio, con la mentalidad de un Lactancio. ¿Posiblemente sea obra de Eusebio?, aunque no sé hasta que punto, incluso él, no participaría también de la misoginia general de la época…

      1. Fernando Conde Torrens dice:

        No, Juan, un Maestro del Conocimiento no es misógino, alguien que odia a la mujeres. Lo que pueda haber de eso en el Nuevo Testmaneto es de Lactancio, que, a lo que parece, se quedó solo en la vida. Ten en cuenta que Eusebio no podía poner lo que quería en lo que escribía. Debía seguir la tónica de Lactancio, que era el que mandaba.

        En todos los textos que nos han quedado de Maestros del Conociminto, no hay ningún comentario misógino. Ser así es un gran fallo interior, es odiar al 50% de los seres humanos. Sólo un ser muy desalmado, pequeño y pobre puede hacer tal cosa.

        Y no había misoginia generalizada en la época. Había machismo superlativo, en quienes lo ejercieran; había respeto nulo a la vida humana, en quienes mandaban; había abuso del poderoso contra el débil, pero no se puede decir que hubiera misoginia generalizada. No juzguemos la Antigüedad con nuestra mentalidad actual, sería injusto. En cada época, la edad media evolutiva de nuestra sociedad ha sido la que ha podido alcanzarse, no nos engañemos. Y la nuestra de hoy no es para disparar cohetes …

        1. Juan. dice:

          Desde luego que no es para tirar cohetes (aunque depende en que zonas del mundo). De todos modos «machismo superlativo» y «misoginia» para mi casi van de la mano.

          No, si lo que quería decir es que en boca de «Jesús» no hay tal misoginia, o muy poca, si no todo lo contrario. Eso es lo que choca. De Lactancio lo dudo, quizá ahí se vea la mano de Eusebio.

          En la sociedad romana no se bien como considerarían a las mujeres. En la judía, por mi poca información, ¡de auténtica pena!.

  6. Fernando Conde Torrens dice:

    Es cierto lo de que «según las zonas del mundo». En unas hay más machismo que en otras. Igual que en la Antigüedad, había más machismo en unas culturas que en otras. Tengo entendido que los romanos y los griegos estaban relativamene bien en lo del sometimiento de las mujeres a los hombres. Desde la perspectiva antigua, no desde nuestra visión moderna. Hay que tener mucho cuidado en no juzgar las costumbres antiguas con metros modernos. Es como si despreciáramos a los niños y jóvenes, porque todavía no son adultos. Es necesario pasar por la infancia antes de ser mayor. Lo mismo pasa con las costumbres en esto de los sexos. No se olvide que en USA y en Europa las mujeres votaron en los primeros años del siglo XX, no antes. De otras países no tengo datos.

    Sobre lo de que «choca que no haya misoginia en los Evangelios»: Unos libros de doctrina deben tener cosas buenas, no van a ser todo barbaridades. En los Evangelios intervino un Maestro del Conocimiento, Eusebio de Cesarea. Luego colocó instrucciones digamos decentes, acertadas. El sermón de la montaña, que es todo suyo, es una muestra.

    Empujo para que se les llame a las cosas por su nombre, y designemos a personajes reales como autores de libros reales. Debemos dejar atrás «el viejo paradigma», porque no es más que un engaño. Lo primero, tenemos que asumirlo; sin forzarnos, desde luego. Un cordial saludo, Juan.

  7. Juan José dice:

    Estoy leyendo actualmente la Historia eclesiástica de Eusebio de Cesarea. Lo que me llama poderosamente la atención es el esfuerzo que hace por demostrar la historicidad de Jesucristo intentando encajar los hechos que aparecen en los textos del Nuevo Testamento con los narrados por Flavio Josefo en sus obras de Antigüedades de los Judíos y la Guerra de los Judíos.

    Parece un teólogo más propio del siglo XX o XXI que un historiador que vivió en una época cercana a los hechos que narra.
    Además, cuando Flavio Josefo narra los acontecimientos que sucedieron en Judea y la destrucción de Jerusalem. lo hace con tal lujo de detalles y de nombres, que hoy en día se merecería un premio Pulltizer como reportero de guerra. Comparando con los Evangelios, supuestamente escritos por personas doctas de la misma época, dada su complejidad estructural desde el punto de vista literario, estos no aportan prácticamente ningún dato histórico ni biográfico relevante. En su día me dijeron que los Evangelios se escribieron así por la forma orientalista de escribir los textos en esos tiempos, sin dar descripciones ni detalles de los personajes, pero ahí está Flavio Josefo para desmentirlo.

    Eusebio zanja todas las cuestiones sobre la historicidad de Jesús como si estuviera todo perfectamente claro, pero no me convencen sus explicaciones. Mi pregunta es: Si Eusebio conocía los textos de Flavio Josefo, ¿por qué no redactó los Evangelios «encajándolos» mejor en el contexto histórico en que se desarrollaron los hechos? Supongo que entonces se delataría, más si cabe teniendo en cuenta que Flavio Josefo para nada indica sobre la existencia de la secta de los cristianos (habla de tribu en la famosa y más que segura interpolación) y qué fue de ella antes, durante y después de la destrucción de Jerusalem.

    Otra pregunta que le haría es si se conserva alguna copia de las obras indicadas en el idioma vernáculo de Flavio Josefo (entiendo que en hebreo o arameo), ya que Eusebio así lo indica en su Historia Eclesiástica.

    Comentar finalmente que he leído su libro Año 303 Inventan el Cristianismo, he visto vídeos de Llogari Pujol y de Antezana; estoy leyendo Eusebio de Cesarea y al plastazo de Lactancio para hacerme una idea de sus mentalidades, y cada vez me queda más claro de que su demostración de la no historicidad de Jesucristo y la construcción de los evangelios es la que mejor se ajusta con todas las demás pruebas que sobre este tema han aportado los diferentes investigadores independientes. Por lo menos a mí me ha dejado definitivamente desengañado de la religión-ideología cristiana. Es decir, ya puedo afirmar sin temor que no soy un agnóstico, odiosa palabra en la que se refugian muchos que no se han preocupado por buscar la verdad, y que hoy gracias a usted y otros investigadores, esta verdad (la evidencia de un engaño que ha determinado el devenir de la historia en los últimos 17 siglos y el deplorable estado en que se encuentra la Humanidad sometida a los intereses de unos pocos poderosos que nos manejan con innumerables falsas ideologías y religiones) esta verdad deberá hacernos libres, lo que para mí significa ser más compatibles con la realidad que nos toca vivir.

  8. Fernando Conde Torrens dice:

    Estimado Juan José:
    Respondiendo a su primera pregunta, «¿por qué [Eusebio] no redactó los Evangelios «encajándolos» mejor en el contexto histórico en que se desarrollaron los hechos?» Creo poderle responder, porque no quería hacer una cosa totalmente creíble, perfecta. No olvide que él estaba en contra de la falsificación que le había obligado a realizar el Emperador Constantino. Él debía convencer a Lactancio de que estaba a favor de la falsificación, pero cometió errores adrede para delatarla. No le pida que lo haga todo perfecto, porque no era ésa su intención. Él siguió la línea que había establecido Lactancio en las Epístolas paulinas, simplemente.

    A su segunda pregunta, «si se conserva alguna copia de las obras indicadas en el idioma vernáculo de Flavio Josefo (entiendo que en hebreo o arameo)». Me sorprende su afirmación de que lo escribió en otra lengua que en griego. Yo tenía la idea de que las Antigüedades de Josefo estaban en griego, como idioma de la cultuara de entonces, como el Nuevo Testamento. Nadie escribía en su idioma materno; eso era condenarse a no ser conocido jamás. Para ser conocido había que publicar en griego. Así que he mirado Wikipedia y dice de las Antigüedades judías: «Antigüedades judías es una obra escrita en griego del historiador judío Flavio Josefo,…» [Fuente: https://www.google.es/search?source=hp&ei=2X1WXdeZIYGWaNTElIgB&q=Antig%C3%BCedades+de+Flavio+Josefo&oq=Antig%C3%BCedades+de+Flavio+Josefo&gs_l=psy-ab.3..0i22i30l8.2085.8302..19281…1.0..1.433.6037.0j18j11j0j1……0….1..gws-wiz…..10..35i39j0i131j0.HAjef6eHO8U&ved=0ahUKEwiX6sKOkIfkAhUBCxoKHVQiBREQ4dUDCAU&uact=5]

    Miro en mi versión de la «Historira eclesiástica» de la BAC y escribe Eusebio: «El mismo [por Josefo] atestigua que no lo entregó solamente en lengua griega, sino también en su lengua materna.» Pero en nota a pie de página en ese punto dice. «Solamente se conserva la redacción griega.» Y sigue con lo que piensa un tal Lawlor, pero eso no deja de ser un pensamientos de un estudioso. Eusebio practicaba mucho el nombrar un libro que no ha llegado a nosotros. Podría haberse perdido o podría no haber existido nunca.

    De forma que no, no se conservan, posiblemente porque no han existido nunca. No sabe bien lo que es escribir un mamotetro de ese tamaño en otro sidioma. Contento con el hecho de que lo hizo en griego.

    Veo que no hace mención a las tres pruebas aportadas y explicadas en el libro «Año 303», incluyendo las pruebas complementarias en los enlaces que se dan en los capítulos de la segunda parte. Me parece que ellas solas podían haberle dejado claro la realidad de la falsificación. No es que me parezcan mal sus comprobaciones, quede claro, me parecen muy bien.

    No sé si ha entrado en los artículos sobre Lactancio que comienzan por este primero: http://www.sofiaoriginals.com/lactancio-propagandista/ En ellos se hace un estudio de cómo era y qué defendía Lactancio. A ver si coincidimos.

    Me alegra que haya llegado a una conclusión final que vea clara. Ése era el objetivo. Enhorabuena.

  9. Juan José dice:

    Muchas gracias por su respuesta.
    No mencioné de forma explícita las tres pruebas que aporta en su obra, hablo en general de su demostración, que en realidad son las tres pruebas; doble redacción, estructuras del texto y acrónimos. Que además el Nuevo Testamento se haya escrito con simetrías y recogiendo vocablos y fragmentos de la literatura tanto en griego como en demótico o egipcio disponibles para las personas cultas de la época viene a ser la guinda del pastel, que para nada desmiente que los Evangelios fueran redactados por el equipo que usted identifica. Para mí es evidente que fue el poder absoluto que ejerció el emperador Constantino el que impuso la nueva (pero vendiéndola como antigua) religión.

    Y esto se demuestra claramente viendo hoy en día, como incluso a pesar de la información de que disponemos, muy pocos son los que se interesan en la búsqueda de la verdad en esta y otras materias. Y damos por sentadas muchas «verdades» que los aparatos de propaganda que representan en nuestra época los medios de comunicación de masas nos imponen y nos creemos, por muy independientes, críticos e inteligentes que nos sintamos. Con mucha más razón imponer esta historia inventada en una época e la que la mayoría de la población vivía e la más oscura ignorancia, sometida al hambre, las guerras, las epidemias y sometida al poder de una minoría. No hablemos ya de los pueblos bárbaros que rodeaban al imperio.

    Gracias de nuevo por su trabajo. Saludos.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Gracias por su aclaración, Juan José. Es el riesgo de la correspondencia epistolar, que no se escriben todos los detalles que el otro quizás espera. Está claro que lo ha captado todo a la perfección. Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *