Escuela virtual de Sabiduría de Pamplona.

fcondetorrens@hotmail.com

Carta 2ª de Santiago

Carta 2ª de Santiago

© Copyright Fernando Conde Torrens

.Carta 2ª de “Santiago”

.Carta 2ª de “Santiago”

.Carta 2ª de “Santiago”

………. Haremos una sugerencia al lector. Busque esta Carta en su Nuevo Testamento. Localice y subraye los párrafos que la componen. Seguro que se lleva una sorpresa. De paso, se va a hacer una idea de cómo se escribieron los Evangelios.

……….La misma actuación puede hacer con cualquiera de las Cartas que reproducimos, y con el mismo notable resultado.

1.     Si alguno piensa ser hombre religioso,
1.     no refrenando su lengua y engañando su corazón,
1.     vana es su religiosidad.

2.    Si alguno no falla a la Esencia,
1.     ése es perfecto,
1.     capaz de refrenar también todo el cuerpo.

3.    En la boca de los caballos ponemos el freno
1.     para que se nos sometan,
1.     y gobernamos así la dirección de todo el cuerpo.

4.    Mirad también los barcos, tan grandes como son
1.     e impulsados por fuertes vientos
1.     son gobernados por un timón muy pequeño.

5.    Así también la lengua es un miembro muy pequeño.
1.     Ved de qué tamaño ha de ser un fuego
1.     para encender un bosque de gran extensión.

6.    La naturaleza de las fieras
1.     ha sido dominada por la del hombre,
1.     pero la de la lengua ningún hombre puede dominarla.

7.    Con ella bendecimos al Padre,
1.     y con ella maldecimos a los hombres,
1.     nacidos a semejanza de Dios.

8.     ¿Hay algún manantial que del mismo caño brote lo dulce y lo amargo?
1.     ¿Puede dar olivas una higuera o higos una vid?
1.     Ni fuente salada, dar agua dulce.


1.    Carta 2ª de Santiago

1.    Carta 2ª de Santiago
Fernando Conde Torrens
es autor de “Año 303. Inventan el Cristianismo”, recientemente editada, “Simón, opera magna”, “El Grupo de Jerusalén”, “La Salud” y una serie de artículos sobre el mundo de las ideas. En http://sofiaoriginals.com/ expone los resultados de sus investigaciones sobre la eterna búsqueda del ser humano.


8 comentarios en “Carta 2ª de Santiago”

  1. Luis García dice:

    Sigue rugiendo la marabunta del dogmatismo.
    En vez de tanto hablar, hagamos el ejercicio de descubrir la interpolación que propone el Sr. Conde Torrens y dejemos de perder el tiempo.
    Tal vez así alguno se entere de otras interpolaciones como las que se hicieron en la historia de Flavio Josefo, célebre traidor judío al servicio de Roma.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Vd. y yo predicamos en el desierto, Luís. Los detractores no quieren conocer la verdad, la realidad, sólo defender sus ideas. Por eso no hacen la tarea, aunque eso no les impide minusvalorarla y rechazarla. Son así, nosotros no podemos hacer nada, sino aplicar muestra inteligencia y darnos cuenta de cómo funcionan algunas personas, que no es poco. Un fuerte abrazo.

      PD: ¿Debemos tutearnos porque nos hayamos conocido de jóvenes?

  2. José Luis dice:

    Para muchos es mejor vivir en la mentira comoda, que en la verdad incomoda.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      Para mí que el que está en la mentira cómoda, no se percata de que es mentira. Se siente cómodo sin pensar dónde pueda estar; él no se plantea esas cosas. Esas cosas nos las planteamnos nosotros, y gracias a ello distinguimos qué es vivir en la mentira, pero ellos no. Incluso los hay que están convencidos de que los equivocados son los demás, nunca ellos. Lo he captado en muchos comentarios recientes con personas super-convencidas de que a los no creyentes-practicantes nos espera algo malo tras la muerte. Y piden a Dios por nosotros, por los no creyentes.

      Ésa es nuestra jungla, ésa es nuestra prueba, convivir y ser tolerantes con todos, con independencia de su forma de pensar. Realmente, la forma de pensar importa muy poco. Lo que inporta es la forma de ser. Ahí está la verdad.

      Un abrazo, José Luis

  3. Eduardo Nuñez Blanco dice:

    Creo que hace mucho tiempo que las religiones en general han llegado al punto en el cual sustentar sus diferentes versiones del mundo y la vida se volvieron contradictorias y hasta ridículas a medida que vamos despertando a nuestra realidad. Y que si es espiritual, vasta con un guía, el cual aparece en el silencio complentativo.
    Las investigaciones que se realizan son muy enriquecedoras pues se convierten en la pauta afirmativa de que: hay que seguir solos, que mal acompañados.
    Lo felicito y es mi deseo que pueda continuar con su apoyo hacia la revelación de la verdad, que sustenta el despertar.

    1. Fernando Conde Torrens dice:

      En efecto, Eduardo, estas cosas se consiguen en la soledad, investigando a solas, leyendo, evidentemente, pero hay que leer a personas que saben algo más, o bastante más, que nosotros. Yo hice eso, leer, leer y leer, pero muy selecionados, no a cualquiera. Y fruto de aquellas lecturas y de mucha reflexión fueron surgiendo lo que me atreví a llamar Verdades Universales, fragmentos de la Verdad Universal. Todo eso lo tengo recogido en la Web, en el apartado “El Camino”, donde te invito a entrar y recorrer muy despacio. Estas Verdades Universales no son para ser comprendidas, ni para ser aceptadas, sino para ser vivenciadas, vividas. Y eso lleva tiempo.

      Caemos, pero hay que levantarse. Caemos mil veces; hay que levantarse mil una. Con eso basta para llegar a la Meta, a la Cima de la Montaña Sagrada, a la Meseta, la llamamos aquí. Mucha constancia.

      Un fuerte abrazo.

  4. Raúl Ugalde León dice:

    A mi ver, se puede ver la descripción de “las dimensiones del ser humano”
    O cómo trabajar en ellas; el control de la mente como motor para “activar” al fondo (escencia), como conclusión estar en positivo se deja la dualidad negativo…

  5. Fernando Conde Torrens dice:

    Eusebio, autor de este escrito, no disponía de mucho espacio para explicar temas de Conocimiento. Y trazó pinceladas, salteadas, sobre temas varios.
    Lo bueno puede ser cogerse el Nuevo Testamento, buscar esta Carta, marcar en fosforito, o subrayado, el texto de Conocimiento arriba indicado, y compararlo con la interpolación, con lo añadido. Y ver la diferencia abismal entre ambas teorías. Así se escribieron los Evangelios, alternando cosas ciertas con cosas insulsas, penosamente. Hubiera sido ideal que Eusebio lo hubiera escrito entero con total libertad. No la tenía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *